Avanzan los proyectos financiados por la Agencia Santafesina
Cosechadora autopropulsada de algodón Crédito: Prensa Gobernación
Ciencia y Tecnología
Redacción El Santafesino
16/04/2015
Agrobiotecnología biología molecular INTA

Avanzan los proyectos financiados por la Agencia Santafesina

En Villa Ocampo se producirán tiras reactivas para medir el nivel de glucosa en sangre que hoy se importan en su totalidad. En Avellaneda se fabricará una cosechadora de algodón para pequeños y medianos productores, que potenciará la cadena productiva. En Rosario se instalará un microscopio para visualizar células y procesos biológicos con la más alta tecnología disponible en el país. Son tres de los 17 proyectos que se pusieron en marcha a partir de la primera convocatoria de la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación, referidos a innovación productiva y equipamiento de alta complejidad.

“En 2014 destinamos un presupuesto de 32 millones de pesos y a lo largo de este año vamos asignar 100 millones. Estamos convencidos de que Santa Fe tiene que agregar valor y conocimiento a la producción y cambiar su matriz productiva”, afirmó el gobernador Antonio Bonfatti.

En sus líneas de financiamiento, la Agencia promueve la incorporación de soluciones tecnológicas competitivas en las empresas, y que instituciones del conocimiento accedan a grandes equipamientos para investigaciones científicas y transferencias tecnológicas al medio. A poco más de un año de su creación, ya se prepara para lanzar una nueva convocatoria de propuestas.

El secretario de Estado de Ciencia, Tecnología e Innovación, David Asteggiano, remarcó la importancia de “promover el mayor nivel de empleo, mayor desarrollo tecnológico, y la competitividad de las empresas. Para eso no hay secreto, se requieren tres factores: empresarios emprendedores con vocación de innovar, un sector científico-tecnológico maduro y una instancia que aglutine y promueva la unidad de esos actores. Esto es lo que ha logrado la Agencia”.

Tiras reactivas

La firma From The South SA avanza en la investigación y desarrollo de un dispositivo electrónico medidor de glucemia y tiras reactivas cuya producción en escala posibilitará la sustitución de importaciones. “Nosotros desarrollamos un prototipo de medidor y tira reactiva y ahora estamos en la etapa de ingeniería del producto; luego vendrá el proceso de validación con pacientes que vamos a llevar adelante con el Hospital Centenario de Rosario, en articulación con la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UNR; y la posterior autorización de la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica). Estimamos que todo este proceso llevará un año y medio”, detalla Alejandro Varela, quien indicó que el dispositivo de diagnóstico de diabetes será el primero que se produce en América latina.

“Este dispositivo de uso masivo hoy se importa en su totalidad y tiene un costo aproximado de 10 pesos por tira. Nosotros pensamos producirlo con características similares en cuanto a tamaño, precisión y tiempo de obtención del resultado, pero con un valor de mercado inferior”, afirmó Varela. “Bajar ese costo y producir en escala no sólo permitirá reforzar el monitoreo de los pacientes sino intensificar todo lo que es prevención y mejorar la calidad de vida de las personas, a la vez que disminuir gastos para la salud pública”, añadió.

Microscopio de última generación

El Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario / Conicet-UNR se prepara para incorporar un microscopio confocal de barrido láser con la más alta tecnología disponible. El equipo, de origen alemán, ya está encargado y el pago saldrá en unas semanas. “Si todo sale bien estará en Rosario en un par de meses. Luego vendrá la capacitación de los investigadores que van a trabajar con este microscopio y la organización para ponerlo a disposición de la comunidad, esto es, potenciales usuarios del ámbito académico y del sector privado”, explica Ramiro Rodríguez, investigador del IBR y del Conicet, quien remarca que “por su versatilidad, el equipo va permitir usos que por lo variado son imposibles de anticipar”. Es que el microscopio permite visualizar las células en tres dimensiones, todos los colores y un grado muy alto de detalle, para trabajar con células madre, bacterias, agrobiotecnología o nanotecnología, entre otros campos.

Cosechadora autopropulsada de algodón

Dolbi fabrica maquinaria agrícola desde hace más de 50 años en Avellaneda. A partir del proyecto aprobado por la Asactei, la empresa comenzó a trabajar en el desarrollo de la primera cosechadora autopropulsada de algodón a nivel nacional, especialmente para pequeños y medianos productores. Se trata de un equipo de recolección para surcos estrechos (stripper), que cuenta con sistema de limpieza que separa los capullos y que, a la vez, compacta y envuelve la fibra recolectada con una película.

“Estamos trabajando en tres frentes”, explica Elbio Dolzani, desde Dolbi. “Por un lado, está la reingeniería del corazón de la cosechadora: chasis, motor, cabina, mandos, etc. A la vez, aprovechando la época de cosecha, estamos probando por separado una plataforma con el equipo de prelimpieza y la rotoenfardadora, que compacta el algodón en rollos envueltos con film protector”, añadió el empresario.

“El aporte de la Agencia nos ayuda a acelerar muchísimo este desarrollo y nos permite pensar en una producción seriada a partir de 2018. Tenemos expectativas de que siga repuntando del área sembrada en la provincia, donde hoy sólo hay cosechadoras para los productores grandes o recolección manual”, comentó.

La futura cosechadora permitirá bajar los costos de recolección. “Va ser una pieza más dentro del proceso de transformación de la producción de algodón que viene impulsando el Inta y contribuirá al desarrollo de una cadena de valor que tiene un enorme potencial”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *