«Con las mismas características que el de la Tablada»
Fuente:

«Con las mismas características que el de la Tablada»

Se trató de un atentado simbólico directamente dirigido contra los objetos que constituyen el sentido de identidad cultural de un pueblo. Por las particularidades del atentando queda en claro que no se trató de un simple robo, como el que ocurrió hace sólo uno par de meses. En el actual, al dejar tiradas las placas de bronce quedó en claro que la intención de sus autores era otra.

El primero en descubrir el siniestro fue Sandoval, el encargado contratado por la comunidad para conservar el lugar. Al realizar el recorrido habitual, notó que las tumbas del final sector izquierdo, se encontraban absolutamente destrozadas. Con terrible indignación, nos comentó: «sentí que volvía a estar en la Tablada. Las mismas características de ese atentado. Todo tirado, roto … pero aparentemente no faltaba nada…».

Inmediatamente comunicó lo ocurrido a Hugo Chprintz, vocal de la comunidad y responsable del cementerio. El mismo pidió comunicarse con el agente que supuestamente debía estar al cuidado del lugar. Fue imposible, no se encontraba.

La cantidad de atentados que históricamente fueron registrados contra la Comunidad Judía en la Argentina, hizo que fuese imprescindible que todas las Instituciones sean cuidadas por el servicio policial las veinticuatro horas. El Sábado 20 alrededor de las cuatro de la tarde el agente responsable de la seguridad del cementerio no se encontraba.

El presidente de la Comunidad Israelita de Santa Fe, Daniel Steinberg, inquirió a los superiores del agente. El encargado de la Brigada B.O.U, al darse por enterado de lo acontecido, tomó la medida de retirar al involucrado. Y dijo ponerse al frente de la investigación para encontrar a los responsables.

Cabe resaltar que la indignación va más allá de la falta de presencia policial en el lugar. Se trata de la posible existencia de grupos antisemitas capaces de haber perpetuado los actos de vandalismo ocurridos en la jornada. La hipótesis que se maneja es que no se trató de la profanación de tumbas con el objeto de robar las placas de bronce, como ya ocurrió el 9 de Julio pasado. Miembros integrantes de la Comisión Directiva aseguran que en dicha oportunidad la preocupación fue menor. Si bien se trataba de un atentado, los daños habían sido ocasionados con el objeto de saquear las placas de las tumbas.

En esta oportunidad la situación es más alarmante. Los daños fueron efectuados en un sector del cementerio, en dónde se encuentran ubicadas las tumbas de los años cincuenta – sesenta. A las que parecería no habérselas maltrato con elemento alguno, sino que directamente derribadas por medio de la fuerza de varias personas. La mayor parte de las mismas fueron dañadas en la parte superior, amurada con cemento al resto de la tumba. Se piensa que el desplome fue lo que produjo las rupturas.

La Comunidad Judía de Santa Fe quiere hacer público el repudio que representan los hechos ocurridos en estas jornadas.

Fuente: Prensa Comunidad Israelita de Santa Fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *