Cumpleaños del salón de ventas de la panadería Furman
Cumpleaños del salón de ventas de la panadería Furman Crédito: Prensa Gobernación
Sin categoría
Redacción El Santafesino
05/02/2014
inclusión social Panificadora Solidaria Sara María Furman

Cumpleaños del salón de ventas de la panadería Furman

El vicegobernador Jorge Henn, junto con los ministros de Seguridad, Raúl Lamberto, y de Desarrollo Social, Mónica Bifarello, participó de la celebración del primer aniversario del salón de ventas “La Sarita”, perteneciente al emprendimiento panaderil Sara María Furman, en la ciudad capital.

En la oportunidad, Lamberto expresó su satisfacción de “poder ver en funcionamiento y en crecimiento este emprendimiento iniciado formalmente en enero de 2013. Ese año pudimos firmar otro convenio con la Fundación Furman, a los efectos de extender el comodato que nos permite contar con este edificio por tres años más, lo cual nos da la posibilidad de dar continuidad a este emprendimiento tan importante”, agregó.

Seguidamente, el titular de la cartera de Seguridad se refirió al Plan de Intervención en Barrios que se lleva adelante en el marco del Gabinete Social, y aseguró que “la idea es que este tipo de emprendimientos no solamente panaderiles, sino vinculados a servicios y a comercios, se puedan implementar y extender a otros barrios de las ciudades de Santa Fe y Rosario”.

“Creemos que este es un camino muy importante para dar oficios y esperanza de trabajo a muchos jóvenes; y para dar posibilidades de recuperar espacios de actividades que permitan capacitar a personas que recuperan su libertad”, destacó Lamberto.

“Estamos caminando tras un objetivo, un plan, el de lograr modificar los síntomas de violencia a través del trabajo, de los oficios, de la educación y de la ocupación del tiempo libre. Hoy los Estados tienen la obligación de tener políticas activas y este gobierno está comprometido con llevar a cabo las tareas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, concluyó el ministro.

Del acto participaron también los secretarios de Seguridad Comunitaria, Ángel Ruani, y de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni; y los directores del Instituto Autárquico de Industrias Penitenciarias (Iapip), Matías Fernández, y de Seguridad Comunitaria, Ramiro Arola, junto con demás autoridades provinciales.

Proyectos en marcha

Actualmente el emprendimiento panaderil tramita las inversiones en maquinaria y equipamiento necesarias para el aumento de su producción a los 500 kilogramos diarios, lo cual permitirá crear un nuevo turno de capacitación que incorpore ocho personas más al grupo de trabajo.

Por otra parte, y atento a las normativas y sugerencias realizadas por la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) en el marco de los cursos brindados a los participantes del proyecto se llevan adelante las tareas que permitirán la remodelación del edificio y refuncionalización de los espacios.

“Sara María Furman”

La Panificadora Solidaria “Sara María Furman”, ubicada en Vera y Lamadrid, de la ciudad de Santa Fe, fue inaugurada en 1988 por la Fundación Sara María Furman, con el objetivo de “elaborar 1.200 kg de pan diarios destinados, sin costo alguno, a 1.200 familias carenciadas del barrio obrero Santa Rosa de Lima”.

La crisis durante el año 2000 en el país provocó el cierre de la panificadora que ya no pudo sostenerse. Tres años más tarde, sus instalaciones y maquinarias sufrieron las consecuencias de la inundación de los barrios del oeste santafesino.

El 15 de abril de 2009, gracias a un acuerdo entre el gobierno provincial y la Fundación Sara María Furman, la panificadora volvió a funcionar con tres grandes objetivos: producir pan para ser entregado a los sectores más necesitados; brindar la posibilidad de que un grupo de ciudadanos aprenda un oficio digno; y generar una herramienta para facilitar el proceso de inclusión y reintegración social.

En enero de 2013, con la apertura del salón de comercialización “La Sarita” se inició la venta al público de productos a bajo costo. El producto central de “La Sarita” es el pan solidario, que tiene un valor 50% más económico que el de mercado y es adquirido por los vecinos de los barrios Santa Rosa de Lima, Roma y zonas aledañas.

De esta manera, además de elaborar un producto que es valioso para los vecinos del barrio, se fortalece el vínculo de los jóvenes emprendedores con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *