El Banco Central extiende la Línea de Créditos a la Inversión Productiva
Fuente: Archivo
Economía
Redacción El Santafesino
17/12/2014
Banco Central inversión productiva pymes

El Banco Central extiende la Línea de Créditos a la Inversión Productiva

El Banco Central resolvió extender la Línea de Créditos para la Inversión Productiva durante el primer semestre de 2015, concentrando la totalidad del financiamiento en las micro, pequeñas y medianas empresas, especialmente las de menor tamaño, y promoviendo un impulso a la regionalización del crédito. Con esta decisión, la masa de crédito que se volcará a este segmento productivo ascenderá a 37,4 mil millones de pesos en el primer semestre de 2015.

En este tramo, a diferencia de los anteriores, las entidades financieras alcanzadas por la norma destinarán a esta línea, como mínimo, un monto equivalente al 6,50% de los depósitos del sector privado no financiero en pesos, calculado sobre el promedio mensual de saldos diarios del mes de noviembre de 2014. Durante 2014, el cupo de colocación fue equivalente al 5% de los depósitos en el primer semestre y al 5,5% en el segundo semestre.

Los cambios en el régimen fueron presentados en un acto realizado en el BCRA y presidido por su titular, Alejandro Vanoli, del cual participaron las principales organizaciones de PyMEs y empresarios de ese sector.

Al exponer en ese encuentro, el titular del Banco Central destacó la necesidad de la intervención estatal para orientar el crédito. “Si uno deja librado el tema del financiamiento a las fuerzas del mercado gran parte de las regiones del país y muchos sectores no tendrían acceso al crédito. Por eso es necesaria la regulación pública”, sostuvo Vanoli.

“Se escuchó en estos días un reclamo a los industriales respecto a los créditos subsidiados. Desde algún sector del sistema financiero pareciera no haber una cabal comprensión de la necesidad de que haya crédito en condiciones adecuadas para los sectores productivos”, cuestionó el presidente del BCRA.

El funcionario agregó que, “esta discusión en el mundo está absolutamente saldada. Uno puede ver que si se deja actuar sólo a las fuerzas del mercado, sin ningún tipo de regulación o intervención pública, la banca comercial y la banca privada se sesga a los créditos de corto plazo y a las líneas de más fácil colocación y mayor rentabilidad. Esto es una falla del mercado. Si no hubiera regulación pública gran parte de las regiones del país no tendría acceso al crédito. El Estado debe intervenir para compensar esa falla del mercado y lograr que el sistema financiero le preste al sector productivo. Eso se seguirá haciendo. Por otra parte al sistema financiero no le está yendo mal: es sólido, rentable, está líquido y en perfectas condiciones para atender a sectores que no han sido debidamente atendidos”.

En el acto expusieron también el Secretario de CGERA, Raúl Zylberstein; el Presidente de Asociación Pyme, Daniel Molina, y el vicepresidente de Adimra, Juan Carlos Lascurain.

Lascurain saludó la puesta en marcha de este nuevo tramo de la Línea de Inversión Productiva y se refirió a la discusión entre Estado y mercado. “Hemos escuchado en estos días a algunos industriales o representantes de grupos industriales muy importantes discutiendo sobre Estado y mercado. También se habla de si debiéramos tener una inserción en el mundo como en los 90. Todos sabemos que de esa inserción nos tocó la parte de la tragedia”, enfatizó. El dirigente industrial agregó que “es muy importante este anuncio para las Pyme y es alentador que podamos reafirmar la definición que tiene este Banco Central de lo que es el mercado y la necesidad de la intervención del Estado”.

Así, el régimen que estará vigente en los primeros seis meses de 2015 contemplará que la totalidad del financiamiento que otorguen los bancos por esta línea estará destinado a las MiPyMEs, a una tasa máxima del 19% y a 36 meses de plazo como mínimo. Se incluirá además un mecanismo especial orientado a impulsar la federalización del crédito, de modo que la financiación pueda llegar con mayores incentivos a las regiones con menor desarrollo económico.

Como quedó dicho, a los efectos de incentivar la colocación del crédito en las zonas menos desarrolladas desde el punto de vista económico, el importe de las financiaciones de proyectos de inversión destinados a la adquisición de bienes de capital y/o servicios a imputar a este primer tramo del Cupo 2015 se calculará mediante una escala creciente en la medida en que se dirija el financiamiento hacia las zonas con menor acceso al crédito, ubicadas esencialmente en el Norte y en el Alto Valle de Río Negro. El mismo mecanismo regirá a los efectos de privilegiar el crédito a las empresas de menor facturación dentro del universo MiPyME.

En esta nueva etapa también se resolvió destinar parte del financiamiento a capital de trabajo asociado a proyectos de inversión, dado que las empresas más pequeñas son más intensivas en materia de empleo, y se incrementa el importe que puede ser aplicado al descuento de Cheques de Pago Diferido, utilizado ampliamente por este tipo de empresas para su financiamiento habitual.

Según la normativa aprobada por el Directorio del BCRA, las entidades financieras deberán publicitar activamente en sus sitios de internet las condiciones de esta Línea de Créditos.

La Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) se transformó en los últimos años en una herramienta de alto impacto para el financiamiento a las empresas en general y a las MiPyMEs en particular, favoreciendo al sector productivo con mejores condiciones financieras que las prevalecientes en el mercado, fundamentalmente menores tasas y plazos más extendidos.

Desde su lanzamiento en julio de 2012 hasta septiembre último se otorgaron por esta línea más de 100.000 millones de pesos. Más de las dos terceras partes de ese total fue concedido a MiPyMEs.

Los principales sectores que se beneficiaron con esta línea de financiamiento a lo largo de su vigencia fueron la industria (31% del total) y los servicios (24%), que son los segmentos con mayor participación en el producto local (26% y 45% del PIB, respectivamente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *