El Matadero Comunal reabrió sus puertas
Reapertura del Matadero Comunal de Helvecia Crédito: Exequiel Kay
Economía
Redacción El Santafesino
17/06/2014
fuente laboral Helvecia industria cárnica Matadero Frigorífico

El Matadero Comunal reabrió sus puertas

En tiempos de “vacas flacas” para la industria cárnica, la Comuna de Helvecia dio un paso fundamental en su desafío de motorizar la producción y el trabajo en la cabecera del departamento Garay. Y lo hizo nada menos que en el contexto de una actividad que está resentida por la ausencia de políticas nacionales acordes al potencial de toda su cadena productiva.

Se trata de la reapertura del Matadero Frigorífico Comunal que ya es explotado por la reconocida firma Matadero Frigorífico San Justo que tiene sede central en la ciudad que lleva su nombre y desarrolla su labor en más de 40 pueblos y ciudades del interior provincial. La empresa que conduce José Cristante, resultó el único oferente de la licitación que realizó la Comuna de Helvecia.

La noticia tiene impacto tanto en la comunidad económica helveciana como en el rubro cárnico a nivel regional. Por un lado, dará mano de obra –en principio- a unos 15 operarios, y por otro lado, representará un punto de referencia de matarifes de localidades ubicadas tanto en la Ruta Provincial Nº 1 como en la Ruta Nacional Nº 11.

Nueva etapa

El acto de reapertura de la planta se realizó con la presencia del Presidente Comunal, Víctor Flores, y del titular de Matadero Frigorífico San Justo, José Cristante, además de integrantes del gabinete comunal, trabajadores y vecinos en general.

Durante el mismo, Flores recordó parte de la historia reciente del Matadero, que conllevó traumáticas etapas tanto en la órbita comunal como durante su última concesión. En ese sentido, advirtió que en su momento, su funcionamiento suponía un déficit de 40.000 pesos mensuales para las arcas comunales, dada la ecuación entre la actividad que desarrollaba y las limitantes del mercado local.

“Siempre procuramos mantener la actividad en el mismo. Se potenció la planta con nuevo equipamiento, pero tuvimos que adoptar la decisión de concesionar el Matadero dado el flujo de recursos de todos los helvecianos que se iban en esta empresa”, señaló el presidente comunal, para luego citar la fallida concesión posterior producto de la quiebra de la firma que tuvo a su cargo la explotación entre los años 2010 y 2012.

Flores lamentó todas las críticas a las que estuvo sometida la gestión comunal al respecto, pero celebró que luego de un engorroso proceso burocrático, se haya arribado a esta instancia donde una firma del prestigio de Matadero Frigorífico San Justo, se hará cargo de la explotación del matadero comunal.

Impacto local

La reapertura de este emplazamiento será importante para Helvecia desde el punto de vista laboral. Como se dijo, dará trabajo a unos 15 operarios, que en un 80 por ciento deberán ser de la localidad de Helvecia, según exige una de las cláusulas del pliego licitatorio. “Es un hecho trascendente para nosotros. Siempre se opinó sobre los destinos del Matadero. Pero nuestra gestión está convencida de esta decisión, en un país donde se han cerrado más de 100 mataderos en los últimos años. Así, la gente puede llegar a entender porqué la gestión comunal se apartó de la responsabilidad administrativa de la planta”, advirtió.

Flores recurrió como argumento a la importancia de “adoptar decisiones cuando uno tiene una responsabilidad de gestión” y reconoció que muchas veces esas decisiones “no son sencillas ni son las más simpáticas”. Así justificó que en su momento se haya concesionado la planta, con la mala fortuna de ceder la misma a una empresa que presentó quiebra y paralizó su funcionamiento por más de dos años.

La reapertura del Matadero Comunal de Helvecia se encuadra en una política de la gestión de Víctor Flores que promueve la producción y el trabajo. Tal premisa se materializa en el territorio, puesto que en inmediaciones de esta planta, se ubica la balanza para el pesaje de ganado concesionada a la Cooperativa Guillermo Lehmann, y la sede de la Secretaría de la Producción comunal.

El legado del trabajo

En su alocución, el titular de Matadero Frigorífico San Justo, José Cristante, celebró la posibilidad de llevar a cabo este nuevo desafío y consideró que se trata de una apuesta al futuro “por los jóvenes y para que cada operario tenga la dignidad de sentirse realizado mediante el trabajo en el seno de su familia”.

En diálogo con El Santafesino, el empresario instó a seguir trabajando, particularmente en su rubro, “porque el mundo necesita de la alimentación”. Manifestó que el desafío de radicar este emprendimiento en Helvecia, está fundado en la convicción de que funcionará con la idea de “dejar algo a la comunidad” y en especial a “nuestra querida juventud” para que crezcan en la dignidad del trabajo.

Cristante aseguró que en un comienzo se dará trabajo a 15 o 20 personas, pero en el futuro pueden ser más. Consideró que además de Helvecia, esta fuente laboral repercutirá en la región. Recordó que Matadero Frigorífico San Justo recorre más de 40 localidades, que ahora también serán visitados desde la cabecera de Garay.

Finalmente, admitió que la actividad cárnica no está en su mejor momento, pero desde su habitual empuje consideró que se presenta una nueva oportunidad para inyectar recursos y trabajo “para seguir adelante”.

La historia reciente

El Matadero Frigorífico de Helvecia abre sus puertas en el año 1984, durante la gestión de Ronald Degiorgio al frente de la Comuna de Helvecia. Posteriormente, la gestión comunal que lleva adelante Víctor Flores, mejoró la infraestructura existente y realizó algunas inversiones importantes en el predio como la construcción de una cámara frigorífica y la compra de una caldera. El predio actualmente cuenta con 72.596 m2, donde se emplazan los corrales, la manga, sector de estacionamiento y 610 m2 de construcciones edilicias cerradas.

En su momento, Flores tomó la decisión de concesionar los servicios del matarife, con especial atención en la creación de puestos de trabajo.

Como antecedente, puede señalarse que la planta había sido concesionada en el año 2010 a una empresa de la ciudad de Villa Ocampo, pero en abril de 2012, la misma dejó funcionar, quedando 23 trabajadores sin su fuente de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *