El Padre Sebastián Noriega y su experiencia en Monte Vera
El padre Sebastián Noriega Crédito: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
11/03/2010
Chaguaya Monte Vera Sebastián Noriega

El Padre Sebastián Noriega y su experiencia en Monte Vera

A través de este tiempo se ha ganado el cariño de toda la gente del pueblo y localidades vecinas, por ser emprendedor y estar siempre al lado de las necesidades de los feligreses y comunidad en general. En diálogo con El Santafesino contó algunas facetas que notó en la comunidad Monte Vera, señalando que cruzando la Av. Gorriti de la ciudad de Santa Fe la vida es distinta, el ambiente es un poco más calmo.

Cuando llegó a la parroquia del pueblo, el Padre Sebastián comentó que lo hizo en momentos que tenía 28 años y en ese entonces estaba en San Javier, zona costera. Remarcó que el aviso para el traslado le llegó en forma rápida y en dos semanas se encontró en su nuevo destino. Dijo que de Monte Vera solo conocía la ruta y nunca había entrado antes a la localidad.

Sobre la devoción que pone la gente del pueblo en las fiestas patronales que se celebran año tras año en septiembre, en honor a “Nuestra Señora de la Merced”, expresó que es sorprendente, ya que no se celebra solo un día sino que se prolonga durante todo un mes, donde se programa una serie de actividades con este motivo. También resaltó la experiencia que le significó la festividad de “Nuestra Señora de Chaguaya” en Ángel Gallardo, la que desconocía por la magnitud que representa.

En relación a proyectos a realizar dentro del ámbito de Monte Vera, dijo que hay “varios guardados en el cajón”, como una propuesta de la Comuna para hacer una actividad cultural, pero la que aún no está definida. Además la idea es tratar de sostener todo lo que ya está funcionando.

Una arista saliente de la personalidad del Padre Sebastián es la “música”, ya que en cuanta circunstancia que se le presente, demuestra sus dotes en el rubro. Al respecto señaló que la música siempre fue parte de su vida, sobre todo la clásica, ópera, el folclore y rock nacional de los ‘60 y ‘70; con la idea de que a través de ella se pueda acercar al corazón del hombre y al Señor. Toca el piano, flauta y algún otro instrumento. El mensaje para toda la gente de Monte Vera fue simple: “Sigamos trabajando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *