Medir el consumo de agua, una premisa que se afianza
Seminario de Tarifa Social y Micromedición Crédito: El Santafesino
Sin categoría
Redacción El Santafesino
02/01/2011
consumo de agua Micromedición tarifa social

Medir el consumo de agua, una premisa que se afianza

Se llevó a cabo en la capital provincial, el II Seminario Taller Regional de Tarifa Social y Micromedición, organizado por el Ente Regulador de Servicios Sanitarios de Santa Fe y AFERAS, la Asociación Federal de Entes Reguladores de Agua y Saneamiento de la República Argentina. Este encuentro, del que participaron autoridades del Enress y del gobierno de la provincia de Santa Fe, además de referentes del sector, es continuidad del primero encuentro desarrollado en Salta en el mes de agosto.

Según explicó a El Santafesino Oscar Pintos, vicepresidente del Enress y secretario de la AFERAS, esta convocatoria permite el intercambio de información y de experiencias, para analizar en cada jurisdicción como se implementa la tarifa social, que es el subsidio que se otorga en cada provincia o jurisdicción, con respecto al pago de la tarifa conforme a la condición socio económica de cada uno de los usuarios.

“En cuanto a la micromedición, tiene que ver con un hecho que para nosotros es muy importante, que es lograr la equidad en el pago de la tarifa, a fin de que cada uno pague por lo que consume. Por eso, el micromedidor domiciliario, es un objetivo que debe fijarse la empresa Aguas Santafesinas y todos los prestadores de agua de la provincia de Santa Fe” sentenció Pintos.

El vicepresidente del ENRESS consideró que las experiencias de otras jurisdicciones, permitirán enriquecer la visión que se tiene en la provincia y mejorar la performance en la aplicación de la tarifa social, que apunta a los sectores más vulnerables socioeconómicamente. Pintos advirtió que una de las dificultades actuales, es el tiempo de respuesta a las solicitudes de subsidio para el pago de la tarifa.

En cuanto al principio de equidad en el pago de tarifas, de acuerdo al consumo, puso énfasis en un aspecto que dificulta la puesta en práctica de esta premisa: la determinación del costo del servicio desde la perspectiva catastral, en lugar de su fijación a partir de lo que se consume. Es decir, el sistema considera la superficie edilicia del usuario y no la cantidad de metros cúbicos de agua potable que consume. “Esto genera situaciones de injusticia que hay que revertir, a partir de un concepto fundamental que es que uno debe pagar por lo que consume” remarcó. En ese sentido, planteó la necesidad de segmentar la tarifa conforme el destino final del agua, posibilidad que se estudia en el marco de la elaboración de un nuevo marco regulatorio que deberá regir la actividad de los servicios sanitarios de Santa Fe en los próximos años.

“Invertir más en saneamiento”

Por su parte, el presidente del Enress, Alberto Muñoz, valoró esta convocatoria en el marco de la rediscusión del papel de los reguladores en el proceso sanitario. “Para nosotros es muy importante que los reguladores tengan autonomía para intermediar en el proceso sanitario desde un lugar que pueda poner de acuerdo a las partes en un sistema que sabemos, tiene problemas” explicó a El Santafesino.

Muñoz recordó un concepto señalado en otras oportunidades: la puja entre calidad y cantidad, que todos los veranos exige esfuerzos importantes. En ese contexto, destacó las temáticas de tarifa social y medición del consumo. “La tarifa social hoy tiene que apuntar a las distintas situaciones que tenemos después de la década de los 90” enfatizó.

El titular del Ente consideró que es necesaria una reestructuración total del tema tarifario, tanto por la tarifa social como en el caso de los grandes consumidores, además de las diferencias socioeconómicas. “En ese marco, hay que impulsar el servicio medido. En Santa Fe, tenemos un agua de muy buena calidad pero en el verano no tenemos suficiente cantidad. Debemos tener un consumo racional” insistió.

Citó el caso de la localidad de Capitán Bermúdez, la única que tiene un 100 por ciento de la población con medidores. El consumo allí es de 160 litros por habitante, cuando en la ciudad de Santa Fe asciende a 400 litros.

Sobre la posibilidad concreta de que estos cambios se produzcan, Muñoz destacó que es muy importante para esto, antes que esperar las decisiones políticas, “la concientización y la participación de la ciudadanía. A los cambios que hay que ayudarlos” advirtió.

El funcionario, recordó que sólo el 20 por ciento de los usuarios de Aguas Santafesinas tiene el consumo medido. “Tenemos que modificar esta situación” remarcó, sin dejar de cuestionar a los gobiernos, “que no están poniendo las inversiones como se hicieron en el 1900”.

Muñoz insistió en la necesidad de invertir cada vez más en saneamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *