¿Porqué repite continuamente el mismo dibujo?
¿Porqué repite continuamente el mismo dibujo?

¿Porqué repite continuamente el mismo dibujo?

Alrededor de los 7 años el niño llega a formar un concepto de figura humana y de su ambiente, llamaremos esquema a ese concepto que tiene respecto a un objeto que repite continuamente si es que no hay alguna experiencia que lo lleva a cambiarlo. Este esquema lo determina la manera en que el niño ve el objeto, el significado afectivo que él le otorga y sus experiencias kinestésicas.

El niño va desarrollando gradualmente un símbolo el que repetirá para representar un hombre, dibujará las diferentes partes del cuerpo según sea su conocimiento, no sólo encontramos cuerpo, cabeza, brazos y piernas sino también otros rasgos diferentes como ser la nariz, ojos, boca, cuello y cabello. Le agrega los dedos a las manos y usa otro símbolo para los dedos de los pies. El esquema consiste en líneas geométricas que si separamos alguna de ellas del resto pierde su significado.

El descubrimiento principal en esta etapa es un orden en las relaciones espaciales, el niño piensa “yo estoy parado en el suelo”. Este conocimiento de que es parte de su ambiente se expresa por un símbolo que se llama línea de base que como no ha alcanzado la conciencia de un espacio tridimensional lo representa en dos dimensiones. Todo lo coloca sobre esa línea que no sólo es la tierra sino que puede ser también el piso de su pieza, el patio, la calle o cualquier otra superficie donde él se encuentre parado. La contraparte de la línea de base es la línea de cielo que aparece en la parte superior del dibujo y entre esas dos líneas, el aire.

La línea de base simboliza algunas veces la superficie del terreno ya que la línea puede subir y luego bajar si se trata de una montaña.

En ocasiones por experiencias afectivas cambia el esquema de línea de base por el doblado, dibujan en forma perpendicular a esa línea todos los objetos aunque estos parezcan que están invertidos, otra manera es la mezcla de plano y elevación, el niño rebate el plano ya que para él es muy importante que se vea lo que hay en esa superficie.

De la misma forma que el niño se ingenia para representar dos o tres dimensiones puede representar distintas acciones que ocurren en diferentes momentos en un mismo dibujo. Otra forma de representación es dibujar al mismo tiempo el interior y el exterior de un mismo objeto o lugar lo que llamaremos rayos x.

Si tenemos en cuenta que el esquema es el concepto de hombre y de ambiente que el niño domina, cualquier desviación tiene mucha importancia y estas variaciones pueden ser:

1-Exageración de alguna de las partes.

2-Omisión de alguna de ellas.

3-Cambio de símbolos.

El niño descubre que hay una relación entre color y objeto, y de la misma manera que repite el esquema repite el color, la primera relación que tiene el niño con el objeto es muy significativa y puede determinar el esquema de color que sólo cambiará si existe una experiencia personal.

La tarea del maestro en esta etapa es dar al niño la oportunidad de usar sus esquemas, no sólo como símbolos sino como experiencias vividas. La motivación debe estimular en el niño la conciencia de que él forma parte del medio, por lo tanto podemos resumirlo en tres palabras: nosotros, la acción y el lugar, se debe lograr un clima estimulante donde todos participen y se sientan identificados por algo.

Cualquier material elegido debe ayudar al niño a expresarse, la témpera, los crayones, las tizas de colores, las hojas de papel grande al igual que el uso de pinceles de pelo suave. En cuanto a la arcilla, no es un material más, ya que es tridimensional y estimula otro tipo de pensamientos, su plasticidad lleva al niño a un constante y continuo cambio de formas.

*Mónica Mai – Profesora de Artes Visuales. Escuela Nº 29 Sgto. Bustamante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *