Qué es el Ecoturismo
Santa Fe, un paraíso de aves Crédito: Archivo El Cronista Regional

Qué es el Ecoturismo

El término surge, de acuerdo a los estudiosos del ramo, entre los años 60′ y 70′ y empieza a cobrar una fuerza mayor a partir de los 80′ hasta la fecha. En este transcurrir ha aparecido, en medios académicos y no académicos, una amplia variedad de definiciones, mismas que han cubierto determinados fines, muchas de la veces respondiendo a enfoques y ángulos preconcebidos. Sin embargo, no se ha llegado justamente a ningún consenso que permita arribar a una definición generalmente aceptada que responda a los fines estadísticos, técnicos, legales, éticos y funcionales del ecoturismo. Para ello y como parte del mismo proceso, se han organizado conferencias, talleres, seminarios, coloquios, congresos y convenciones a nivel regional e internacional.

A continuación se presentan algunas definiciones:

Para la Sociedad de Ecoturismo (The Ecotourism Society), con asiento en North Bennington, Vermont, E.U.A., es: “el viaje responsable por parte del turista hacia áreas naturales, el cual promueve la conservación del ambiente y el mejoramiento del nivel de vida de las comunidades que se visitan”.

Para la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza) es “aquella modalidad turística ambientalmente responsable consistente en viajar o visitar áreas naturales relativamente sin disturbar con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestres) de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural (del presente y del pasado) que puedan encontrarse ahí, a través de un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socioeconómicamente benéfico de las poblaciones locales”.

Ruiz Sandoval (1997) propone que el ecoturismo “es la expresión económica del deseo de conocer y visitar los espacios naturales de manera ordenada y responsable” y enfatiza más rigurosamente que el ecoturismo “busca minimizar los impactos ambientales, que valoriza y contribuye activamente a la conservación de los ecosistemas y que genera asimismo ingresos para la población local”. Señala que para que sea auténticamente ecológico, el ‘turismo orientado a la naturaleza’ debe respetar los siguientes principios:

-Ofrecer como fuente de valor y atractivo el disfrute de ecosistemas naturales y elementos biofísicos.

-Coadyuvar a la protección de los ecosistemas, paisaje distintivos y la vida silvestre, mediante el apoyo a medidas de conservación concretas.

-Propiciar el desarrollo de manera acorde con las características particulares de cada ecosistema.

-Adaptarse a las condiciones de cada región, incorporando paulatinamente a las comunidades locales en los beneficios, toma de decisiones y operación, permitiendo su crecimiento gradual y con ello la reducción de impactos negativos que pudiera generar.

-Emplear a la población local en empresas turísticas y usar productos y servicios locales tradicionales de la zona.

-Respetar la calidad del paisaje y el ambiente, y

-Publicitar y comercializar los servicios turísticos en áreas naturales con base en la apreciación, el entendimiento y su valorización por parte del público.

Fillion (1994), señala la importancia del mercado del ecoturismo a través de un estudio que realizó sobre motivaciones y propósitos de viaje, en distintos y variados destinos turísticos mundiales. Encontró que más del 60% del turismo internacional, es un segmento de demanda del mercado con marcada inclinación hacia destinos turísticos en los que la naturaleza es el principal ingrediente por conocer.

El Ecoturismo para reconocerse como tal debe reunir dos componentes fundamentales:

1. La preservación y conservación de la biodiversidad y del hábitat local es importantisimo ya que es el capital que sostiene al ecoturismo. Si este capital es dilapidado, se desvanecerá la misma base de los proyectos ecoturísticos.

2. Las poblaciones locales deben participar en y obtener beneficios económicos de los proyectos ecoturísticos, no únicamente porque de hecho son miembros del ecosistema local, sino también porque tales beneficios les darían los incentivos necesarios para participar en la conservación de la biodiversidad.

Fuente: Comisión de Supervivencia de Especies (IUCN)-yacare@arnet.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *