Santa Fe: una deforestación sin precedentes
Monte nativo santafesino Crédito: El Santafesino
Economía
Fundación Proteger
15/08/2007
biodiesel bosques Cuña Boscosa desforestación

Santa Fe: una deforestación sin precedentes

Un estudio elaborado por la Universidad de Rosario indica que entre el los años 2000 y el 2005 las deforestaciones en la Cuña Boscosa Santafesina han crecido, triplicando los valores de años anteriores.

La investigación realizada por Carnevale, Alzugaray y Di Leo determina, mediante teledetección espacial, que entre los años 1976 – 1986 la deforestación anual fue de 14.301 hectáreas. Entre los años 1986 – 2000 descendió a 9.072 hectáreas anuales, para elevarse a 30.212 hectáreas anuales entre los años 2000 – 2005.

Consultado al respecto el Ing. Martín Simón, titular de la ONG Fundapaz sostuvo “se puede ver claramente que el actual gobierno facilitó la deforestación en la provincia”. Desde el año 2000 a hoy la deforestación se triplicó en Santa Fe y esto significa que en la provincia hemos perdido, solo en ese lapso de tiempo, el 31 por ciento de nuestros bosques“.

La institución fue promotora, en los últimos años, de varias denuncias ante la secretaria de medio ambiente de la provincia por deforestaciones en distintos establecimientos, según Simón los datos son muy claros e indican una total inacción en este tema por parte de dicha repartición del Estado.

Durante el 1er semestre del 2005, por ley de la legislatura provincial, se aplicó una moratoria de desmontes que duró seis meses y pretendía dar inicio a un ordenamiento territorial de la provincia, mediante una zonificación que permita ver donde están los bosques que quedan y cual es el riesgo de perderlos. “Nada de esto ocurrió, en este caso no hubo solo inacción sino también un claro incumplimiento de la ley”.

“La zonificación es solo una herramienta que nos dice donde hay y donde no hay bosques y donde no conviene que desaparezca el bosque. Después debe venir la decisión política de aplicar esa herramienta definiendo zonas donde no se puede deforestar. A este paso, cuando ese trabajo se termine, y suponiendo que se logre una decisión política al respecto; seguramente no tenemos mas bosques”. Pero también otra ley provincial del 2004, que creó el Programa “Bosques para Siempre” cuyo objetivo es incentivar a los propietarios de bosques para su conservación y buen uso; ha sido incumplida por el gobierno, ya que nunca se dispuso para este programa de un presupuesto adecuado.

Qué nos queda

Los datos de la Universidad de Rosario indican que en la provincia solo quedan aproximadamente 570 mil has de bosques pero se pierden anualmente 30 mil que cambian de uso, seguramente hacia agricultura. A esto hay que sumar la quema de leña en las calderas de las empresas del norte de Santa Fe: Alcoholeras, curtiembres, ingenios, papeleras, tableros, refinadoras, frigoríficos y por supuesto las aceiteras. Todas sin excepción funcionan quemando nuestros bosques a razón de 15 mil toneladas las más chicas y unas 50 mil toneladas anuales las más grandes. Esto da unas 300 mil toneladas anuales de madera que van a las calderas de dichas empresas –basta ver como desaparecen en pocas horas pilas enormes de las playas de acopio-; lo cual significa una pérdida diaria de 40 has de bosques (1) o sea aproximadamente otras 15 mil hectáreas anuales. Creemos que estas empresas deben comenzar a leer algo sobre Responsabilidad Social Empresaria.

El biodiesel

Todo esto sin contar la futura planta de biodiesel. Se calcula que solo esta planta consumirá otras 150 mil toneladas anuales de leña. ¿Se trata entonces de un combustible “limpio”?. Pero mejor dejemos esto fuera del cálculo; con la esperanza de que nuestros empresarios se modernicen y cambien de combustible.

Llegamos así a que la pérdida de bosques en nuestra provincia es de aproximadamente 45 mil hectáreas anuales. 570 dividido 45 da algo más de 12. Doce son los años de vida que le queda al bosque en la provincia de Santa Fe. Es decir, 3 gobiernos más que sigan mirando para otro lado, y nos quedamos sin bosques.

Por último el Ing. Martín Simón advirtió que la falta de políticas del gobierno provincial en este sentido afecta a la sociedad de diversas formas. Una gran cantidad de familias viven del bosque, generan alternativas de vida en el campo, a partir del bosque. Toda esa gente va seguir engrosando los cordones de pobreza en las ciudades. El cambio climático ha venido para quedarse. En Santa Fe uno ya sabe que cada 4 o 5 años debe esperar una inundación. Y en el medio de dos inundaciones, como en este preciso momento, un par de sequías.

(1) Datos proporcionados por la Mesa Foresto Industrial en el taller “Estrategias para la aplicación de Políticas Forestales en la Provincia de Santa Fe”, Granja La Esmeralda, 3 de octubre del 2006.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *