Actividades en adhesión al Día Mundial contra la Hepatitis
Actividades del Ministerio de Salud en el Día Mundial contra la Hepatitis Crédito: Prensa Gobernación
Sin categoría
Redacción El Santafesino
28/07/2015
cirrosis Hepatitis sífilis VIH

Actividades en adhesión al Día Mundial contra la Hepatitis

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial contra la Hepatitis, el Ministerio de Salud realizó en la ciudad de Santa Fe una jornada de difusión, información, campaña de vacunación, recolección de muestras de sangre para serodetección (detectar Hepatitis en todas sus formas, VIH y Sífilis), recolección de datos poblacionales epidemiológicos y entrega de folletos informativos.

Esta actividad, que se replicará en la ciudad de Rosario, se llevó a cabo en la plazoleta Fragata Sarmiento, peatonal San Martín y Juan de Garay; con la presencia de la directora provincial de Promoción y Protección de la Salud , Andrea Uboldi; y la jefa de la Sección de Hepatología del hospital José María Cullen, Marcela Sixto.

El objetivo de la iniciativa fue acrecentar “la sensibilización y la comprensión de la hepatitis viral y las enfermedades que provoca”, como expresa la Organización Mundial de la Salud (OMS)

También participaron de la organización la Dirección Provincial de Epidemiología, la Secretaría de Salud municipal, CUDAIO – UPROT Santa Fe, Escuela de Enfermería, Banco de Sangre y la Sección Hepatología del Hospital Cullen.

Epidemia silenciosa

En ese marco, desde la Dirección Provincial de Promoción y Protección de la Salud se recordó que existen varios virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) que pueden causar infección e inflamación aguda, grave o crónica del hígado, pudiendo a largo plazo llevar a la cirrosis y cáncer del hígado y trasplante hepático.

Millones de personas padecen hepatitis viral y muchos otros millones están expuestos al riesgo de contraer la infección. La mayor parte de las personas que padecen infección crónica con el virus de la hepatitis B o C no son conscientes de estar infectadas porque es una enfermedad que en general no da síntomas y se la considera una epidemia silenciosa.

Por lo tanto, corren el riesgo de desarrollar una enfermedad hepática crónica grave, y sin saberlo pueden transmitir el virus a otras personas.

Aproximadamente un millón de pacientes mueren cada año por enfermedades relacionadas con la hepatitis viral, en la mayoría de los casos por cirrosis y cáncer del hígado.

Detectadas a tiempo, la Hepatitis B y C tienen tratamiento farmacológico, que prescribirá un médico especialista en hígado (hepatólogo).

Para Hepatitis B contamos con vacuna segura y muy efectiva, el esquema cuenta con 3 dosis (0-1- 6 meses). Es gratuita y obligatoria en el calendario Nacional de Argentina. Se debe iniciar el esquema (sin dosis previas) o completar el esquema para aquellos que alguna vez recibieron una o 2 dosis, disponibles en todos los efectores de salud.

Homenaje al descubridor

El Día Mundial contra la Hepatitis se conmemora cada 28 de julio en homenaje a Baruch Blumberg, descubridor del virus de la hepatitis B (en 1967) y, dos años después, desarrollador de la primera vacuna contra esa enfermedad.

Al respecto, Sixto explicó “que es diez veces más contagiosa que el VIH. Se contagia en relaciones sexuales sin protección, de manera vertical de madre a hijo y por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada, aunque en el caso de una madre con HB se le da al niño gammaglobulina para la prevención del contagio. Luego, en el calendario obligatorio y gratuito de inmunizaciones fue incorporada tanto para niños y adultos”.

En el caso de la hepatitis C, la hepatóloga dijo que “la forma de mayor contagio es parental de sangre con sangre. Antes del 1992 no se hacía el tamizaje de Virus de Hepatitis C y las personas transfundidas en banco de sangre podían contagiarse. Como no da síntomas, es silenciosa y demora 20 o 30 años en desembocar en cirrosis. Tampoco hay vacunas aunque sí dos tratamientos exitosos con medicamentos para tratarla, cuando es detectada a tiempo”.

Las formas de contagio son por compartir agujas con alguien que tiene hepatitis C; tienen contacto frecuente con sangre en su trabajo (por ejemplo, un trabajador de la salud); tienen relaciones sexuales sin protección con una persona que padece hepatitis C; nacieron de una madre infectada con hepatitis C; les hicieron un tatuaje o acupuntura con agujas que no se desinfectaron apropiadamente después de haber sido utilizadas en otra persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *