Afrontar la emergencia hídrica con mayor integración regional
Barletta evaluó efectos de las lluvias Crédito: Gobierno de la Ciudad
La Región
Redacción El Santafesino
05/03/2010
emergencia hídrica estaciones de bombeo Integración regional

Afrontar la emergencia hídrica con mayor integración regional

Al realizar una evaluación de los efectos de la lluvia extraordinaria de 200 milímetros ocurrida en febrero, el intendente de la ciudad de Santa Fe, Ing. Mario Barletta, advirtió que se va a estudiar el excesivo ingreso de agua que hubo por la zona de Recreo. Para Barletta, “el agua caída en la zona de Recreo tendría que haber fluido hacia las estaciones de bombeo, que están sobre el río Salado”. Sin embargo, 24 horas después de la lluvia, “todavía teníamos agua que nos llegaba a la ciudad desde el Noroeste. Suponemos que no funcionaron debidamente los desagües que tienen que llevar el agua a las estaciones de bombeo 7, 8 y 9, y evitan que entre el agua en nuestra ciudad”.

Estas formulaciones públicas molestaron al jefe municipal recreíno, Mario Formento, quien salió a los medios de comunicación locales a aclarar la situación descripta por Barletta. “Creo que se equivoca doblemente”, dijo. “Primero, si hay un tema de jurisdicción debería tratarse de forma institucional. Y por otro lado, debería corroborar porque aparentemente no tiene mucha idea de los desagües que van al reservorio que nosotros tenemos hacia el Salado” aseveró. “Las declaraciones que hizo a los medios de comunicación son totalmente equivocadas -insistió- y debería rectificarlas porque la verdad es que Recreo no le tiró ni un litro de agua a la zona norte de Santa Fe. Todos los desagües llevaron las aguas a los reservorios. Es una equivocación muy grande del intendente Barletta, creo que tiene un desconocimiento de la situación de Recreo y del norte de la ciudad de Santa Fe”.

Tras esta fuerte crítica, Formento ratificó entonces el buen desempeño de los desagües y mencionó que Barletta debería rectificar sus dichos. “Está deslindando responsabilidades propias de él para con la Municipalidad de Recreo”, finalizó.

Más allá de los intercambios verbales, la realidad del clima y su efecto en toda la región obligan a establecer un trabajo coordinado e integrado de los pueblos y ciudades. Las acusaciones a través de los medios de comunicación, parecen no ser la actitud que debe primar ante este tipo de emergencias. En cambio, hubiera sido una buena noticia la conformación de una mesa regional que aborde cuestiones hídricas. La ciudadanía probablemente espere que sus autoridades asuman su responsabilidad en un espacio de trabajo permanente, del cual también puedan participar los vecinos.

Respecto de la ciudad capital, el intendente Barletta, afirmó que se afrontó “bien” el fenómeno pluvial “de acuerdo a la capacidad y la infraestructura que tiene, y que es muy superior a la que había hace un par de años”. También valoró que el sistema de bombeo funcionó a pleno. “No quiere decir que no haya inconvenientes, que no haya razones para la ciudadanía plantee demandas y se ponga de mal humor en determinados momentos. Pero creo que la gente, cuando pasó el problema y vio que el agua se retiraba con bastante rapidez, lo reconoció”, añadió. Además, valoró y agradeció “el trabajo de las cuadrillas municipales que, a toda hora, estuvieron realizando tareas en los lugares que iba determinado el Centro de Operaciones”.

El análisis se realizó luego de que se llevara a cabo la apertura de sobres para la adquisición de 10 electrobombas sumergibles. “La ciudad ha demostrado que ante una lluvia de importante intensidad, en relativamente poco tiempo vuelve a recuperar su estado habitual. Los barrios que resultaron más afectados por las intensas lluvias de la madrugada del sábado volvieron a la normalidad en unas 18 horas, cuando en épocas anteriores el agua permanecía en las calles o en las viviendas durante una semana. Esta es la parte más positiva en la evaluación de estas precipitaciones”, señaló Barletta.

Finalmente, Barletta recordó que es la primera vez que se trabaja en la emergencia y, a la vez, en soluciones definitivas a los problemas estructurales. En este sentido, señaló la relocalización de vecinos de Villa Corpiño y Playa Norte, a las que se agregarán 46 familias de barrio Pompeya que están asentadas en una cava. “Si nosotros vamos resolviendo los problemas de estas familias que está en los sitios más complejos, ante una emergencia como la que vivimos se reduce sustancialmente el problema y se va logrando de a poco un reordenamiento territorial definitivo”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *