Agua potable: fijan plazos para alcanzar parámetros de calidad
Calidad del agua en Santa Fe Crédito: El Santafesino
Sin categoría
Redacción El Santafesino
09/03/2008
agua potable cloruros hierro manganeso sodio sulfato

Agua potable: fijan plazos para alcanzar parámetros de calidad

El Ente Regulador de Servicios Sanitarios de la provincia de Santa Fe, dictó la resolución Nº 740/07 de diciembre de 2007, en la cual se revela que de las 292 localidades que cuentan con servicio de agua potable fuera del área no abastecida por Aguas Santafesinas S.A., 237 servicios “presentan en la fuente de provisión anomalías químicas de disitnta magnitud e importancia sanitaria”.

A partir de este diagnóstico, decide agrupar a los prestadores (municipalidades, comunas o cooperativas) de acuerdo a la calificación de las características físico-químicas del agua como buenas, aceptables, de regular calidad y de inaceptable calidad. Y establecer plazos para el cumplimiento de la normativa vigente, que determina los parámetros de calidad en el marco de la Ley Nº 11.220.

Para entender la esencia de este nuevo capítulo en la historia de la búsqueda de una mejor calidad de aguas para todos en una provincia con problemas estructurales graves, los desvíos en la calidad química del agua alcanzan parámetros que no tienen incidencia en la salud cuando se los ingiere en el agua de bebida, como sí ocurre con los tóxicos como el arsénico o los nitratos.

En ese sentido, el ENRESS estudia las concentraciones de Residuos Secos a 180º C; sodio; hierro; manganeso; sulfato; cloruros y dureza (relativo al calcio). Estos componentes, no afectan la salud al momento de beber agua, pero sí fuera de los parámetros normales pueden alterar el sabor del agua (y condicionar alimentos e infusiones) o su color (y así manchar ropas y sanitarios).

A pesar de su no incidencia en la salud, la legislación protege el derecho de los ciudadanos a recibir un servicio de agua potable en óptimas condiciones, en forma adecuada y segura en forma continua, y por eso se procura la realización de obras y/o instalaciones para alcanzar los niveles exigidos. Para ello se establecieron plazos para cumplir con la normativa vigente y otorgamiento de pautas diferenciales, a saber:

-6 años en el caso del Grupo I, que comprende a 64 localidades, cuya calidad de agua ha sido calificada como buena.

-5 años en el caso del Grupo II, que incluye a 54 localidades, en las que las características físico-químicas del agua han sido calificadas como aceptables.

-3 años para el Grupo III, que alcanza a 70 localidades donde el agua servida es de regular calidad.

-2 años para el Grupo IV, un total de 48 localidades, con agua de inaceptable calidad.

La Resolución Nº 740/07 señala que los plazos establecidos para los Grupos I y II se ha tenido en cuenta la calidad química de las aguas y el proyecto de Acueductos, que ya está en marcha en la provincia y al cual seguramente se podrán integrar en el futuro inmediato. En tanto, para el Grupo IV, por tratarse de aguas no aceptables para al bebida, se proponen plazos exiguos, con el objeto de mejorar lo antes posible la calidad de vida de los usuarios.

Consultado por El Santafesino, el Dr. Helio Vázquez, integrante del directorio del ENRESS, detalló que los prestadores del Grupo IV, “son servicios que tienen agua no apta para la bebida por su salinidad, porque tienen el sodio muy elevado o porque tienen mucho hierro y manganeso. Estos componentes en grandes cantidades no afectan directamente la salud (aunque sí el sodio en el caso de los hipertensos), sino el sabor y el color del agua”.

“A este grupo se le impusieron plazos de dos años. Pero no les pedimos que cumplan con el Anexo A de la Ley Nº 11.220, porque sería injusto, sino que alcancen al Grupo III, es decir, los límites obligatorios. A los del Grupo III, que en tres años, cumplan con las exigencias del Grupo II. En términos prácticos, en los casos que el agua es muy mala, tendrán que poner en marcha tratamientos de remoción de hierro y manganeso (elementos que enturbian el agua)” expresó Vazquez.

Escenas de la vida cotidiana

El sabor del café es afectado cuando el agua contiene concentraciones de Cloruro de Sodio de 400 mg/l o 530 mg/l como Cloruro de Calcio. Este es un ejemplo de los componentes que afectan la calidad de vida de los usuarios al ingerir agua. La Organización Mundial de la Salud, establece que los valores umbrales aceptados para Cloruro de Sodio y Cloruro de Calcio están dentro de un rango de 200 a 300 mg/l.

La preparación de alimentos o infusiones puede verse alterada cuando la concentración de sales (Residuos Secos a 180º C) supera los 1200 mg/l. En ese caso el sabor del agua cambia. La OMS establece un valor guía de 1000 mg/l, en tanto el Código Alimentario Argentino fija como máximo 1500 mg/l para los Residuos Secos.

Cuando los sanitarios toman un color marrón o aparecen manchas en la ropa, el agua utilizada debe tener hierro por encima de los niveles exigidos: el límite obligatorio es 0,2 mg/l. Cuando está por sobre los 0,3 mg/l ocurre lo señalado. Idem con el manganeso, del cual la OMS recomienda no superar los 0,50 mg/l.

Es imprescindible que los ciudadanos sepamos el agua que ingenimos y la información es una condición necesaria.

Mg/l: microgramos por litro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *