Ampliación de la Planta Potabilizadora de Agua en Santa Fe
Ampliaciones en la planta de ASSA Crédito: Prensa Gobernación
Política
Redacción El Santafesino
05/03/2010
agua potable Aguas Santafesinas planta potabilizadora

Ampliación de la Planta Potabilizadora de Agua en Santa Fe

El gobernador Hermes Binner instó a la población al “cuidado del agua” para el consumo, al inaugurar la ampliación de la planta potabilizadora de Aguas Santafesinas SA (Assa), de la capital provincial. La obra demandó una inversión de más de cuatro millones de pesos y permitirá incrementar en un 12% la producción de agua potable, que beneficiará a alrededor de 390 mil usuarios capitalinos.

Del acto, realizado en las instalaciones de Assa de barrio Candioti –con ingreso por calle Sargento Cabral 1536– participaron también el ministro de Aguas, Servicios y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; el presidente de Assa, Alberto Daniele; el titular del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress), Alberto Muñoz; y el intendente local, Mario Barletta, así como personal técnico y representantes de organizaciones civiles y sindicalistas, entre otros.

En primer término, Daniele explicó que la ampliación de la planta potabilizadora de la ciudad de Santa Fe consistió en “la incorporación de cien metros cuadrados adicionales de filtración que se suman a los 730 preexistentes”.

Desde el punto de vista del servicio, la obra “significa la posibilidad de producir un 12% más de agua para la ciudad y sus 390 mil beneficiarios; pero además, fundamentalmente, servirá para garantizar la calidad de la mayor producción de manera tal de poder seguir haciendo sustentable las ampliaciones de obra que, junto con la Municipalidad local, se están realizando en distintos barrios”, dijo el funcionario.

“Mil litros de agua que ahora van a ver circular (en la planta potabilizadora) tienen un costo de producción de un peso, y se percibe en concepto tarifario menos de la mitad de ese valor. Son ingentes los esfuerzos que el Estado provincial debe realizar para garantizar el balance de los costos operativos del prestador; pero, además, para hacer frente a inversiones, ya sea con el fin de recuperar un proceso de largos años de decadencia en el mantenimiento de las viejas instalaciones, y para ejecutar obras para brindar el servicio a quienes no lo tienen”, explicó Daniele.

Audiencia pública

Por su parte, el ministro Ciancio señaló que Assa “tiene metas y planes, pero sobre todo tiene fe en el esfuerzo propio. A diferencia de otras empresas (prestadoras de servicios sanitarios), como la de Buenos Aires, Santa Fe no recibe subsidios del Estado nacional: aquí nos tenemos que arreglar solos. Nuestros esfuerzos son los que van a hacer que esta empresa siga abasteciendo de agua potable a las 15 localidades donde presta el servicio y a las que vendrán cuando podamos ir concretando el programa (provincial) de acueductos”.

“Assa es de los santafesinos y no es una empresa de un gobierno provincial, de una administración o de una burocracia; y la prueba está que la semana que viene está planteada una consulta (audiencia pública sobre readecuación tarifaria) a todos los ciudadanos para que participen, para que nos digan, para que nos critiquen y para que, además, confíen en que con su palabra pueden modificar las cosas y que con sus hechos pueden ayudarnos a seguir adelante con esta empresa”, dijo el ministro Ciancio.

La lista de oradores en el acto, fue cerrada por el gobernador Binner quien destacó que la ampliación de la planta potabilizadora “es un hecho sumamente auspicioso que viene a llenar una de las necesidades más importantes de la ciudad”.

Binner señaló que “el problema del agua ha acompañado la historia del hombre. Tan es así que se han tenido problemas de sequías prolongadas, luego de inundaciones también prolongadas con todos los costos sociales y económicos que ellas generaron”.

“La humanidad vivió casi toda ella sin tener celulares y determinados medios de comunicación o de bienestar, pero nunca pudo vivir un día sin agua: ésta es una de las cuestiones fundamentales que hacen a la dignidad de los seres humanos”, sostuvo.

Luego, el gobernador recordó que “el agua tiene que ser tratada” para su consumo y “pensar –continuó– en un agua segura significa utilizar todos los elementos técnicos que permitan su captación, su decantación y el agregado de los componentes químicos para tener un agua equilibrada”.

Binner mencionó la baja de la mortalidad infantil en la provincia que “tiene que ver con el consumo de agua segura, porque la mayoría de las enfermedades son de transmisión hídrica; y por lo tanto, tener agua segura significa tener una inversión como la que se hizo aquí para continuar dando la seguridad a la gente de que lo que consume es agua de calidad”.

Consumo sin medidor y con medidor

En ese marco, el mandatario provincial dijo que “le pedimos a la gente que hay que cuidar el agua porque, imagínense, cuando regamos una planta, lo hacemos con un agua que ha sido tratada; imagínense también lo que es lavar un auto, regar una calle o cuando apretamos el botón de descarga en un baño que corren 12 ó 18 litros de agua. Todo esto significa que tenemos que cuidarla por más que no haya medidores y sin decir que hay que limitarse en la comodidad de un hogar, pero hay que prestar atención a una canilla que pierde o un inodoro que ande mal y deja correr el agua”.

Por ello, Binner remarcó que en los lugares donde hay medidores del servicio de agua potable “hay un consumo de 150 litros por habitante por día y donde no hay medidores, se llega hasta 550 litros. Hay que preservar este elemento fundamental porque hace a la vida de la sociedad: es imprescindible tener agua segura para poder tener una sociedad sana”.

Más adelante el mandatario provincial hizo referencia al “gran proyecto por delante que va a comenzar este año, que es que toda la población tenga servicios cloacales y que los mismos lleguen a un lugar donde toda esa agua sea depurada antes de volcarla al Paraná. Este es uno de los grandes avances que tenemos que logar. No pensemos que el río, por más grande que sea, se traga todo; no es así, el río se contamina y la contaminación es permanente: tenemos que parar esa contaminación tratando previamente los líquidos cloacales”, dijo Binner.

El gobernador pronosticó que “en 10 años podremos tener el cien por ciento del Gran Santa Fe cubierto por el sistema de cloacas y una planta de tratamiento de líquidos cloacales. Hay dos planes –continuó–, uno tiene que ver con la extensión de las redes de cloacas que se quiere hacer por contribución de mejoras; y el otro eslabón es que, como la planta de tratamiento es muy costosa y resulta muy difícil hacerla por una administración, la provincia tiene pedido a nivel del Banco Mundial la necesaria financiación para la obra con el fin de darle tratamiento a los líquidos cloacales antes de volcarlos al Paraná”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *