Bertini: la apuesta tecnológica de un líder de la agroindustria
Planta modelo de Enrique Bertini en Rosario Crédito: El Santafesino
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
13/09/2016
agroindustrial China Enrique Bertini siembra directa

Bertini: la apuesta tecnológica de un líder de la agroindustria

Cuatro galpones equipados con tecnología de última generación integran esta planta modelo en la ciudad de Rosario. Una de las características de esta industria es que se realiza el proceso completo de fabricación de las sembradoras desde las piezas más pequeñas hasta la pintura, para esto trabajan un centenar de operarios comandados por Enrique Bertini y su hijo.

De profesión ingeniero proyectista, Bertini con sus 80 años todavía está al frente de los diseños y muestra con orgullo su tablero de dibujo de más de 50 años, inmigrante italiano que desde el norte de la península trajo sus ganas de crecer a la ciudad de Rosario cuando era un niño de 12 años y nunca más se fue.

Sus máquinas son reconocidas a nivel mundial y se exportan a países como Rusia, Bolivia y el resto de América Latina. Si bien la situación económica de Argentina no es la mejor, Bertini aclara que este es un buen momento para el campo y eso lo favorece, también reconoce que en su caso siempre le fue bien gracias a su capacidad de inversión en tecnología de punta lo que lo hace competitivo a nivel mundial.

-¿Cómo fueron sus comienzos como industrial?

-Empecé en el garaje de mi casa con un torno viejo y una agujereadora, me saqué el saco y la corbata y me puse el mameluco. Empecé de abajo haciendo partes de máquinas agrícolas que yo diseñaba y comencé a venderles a los que hoy son colegas. Vendía automáticos de levante, cajas de velocidad, dosificadores de semillas. En el 82 me mudé a este galpón que ya era una cosa grande para mí, tiene 1000 metros cuadrados.

-Si tiene que hacer una comparación de la Argentina en la que usted comenzó con la fábrica y la de hoy qué tiene para decir.

-Siempre crecí, en los años buenos y en los años malos, crecí porque nunca distraje un centavo para otras cosas, ni para campos, ni para hacer un chalet para vivir, vivo en la misma casa hace cincuenta años y todas mis inversiones han sido siempre en la planta. Siempre crecí, menos y más, en los años buenos fui comprando y hoy tenemos 22.000 metros cuadrados.

-Saliendo de las fronteras del país con quiénes compite en el mercado internacional.

-El mundo es terrible. Hace seis años que voy a Alemania a la feria agrícola de Hannover y la competencia es tremenda, de Europa o de EEUU. Muchos fabrican en India en China o arman en México y los precios están bajos porque la mano de obra es más barata, nosotros eso no lo podemos hacer porque la mano de obra local es cara, sobre todo el costo indirecto que esto genera, nosotros sobre 100 pesos que le pagamos al operario hay 130 pesos de costo indirecto, por lo tanto si yo sumo eso estoy más caro que la mano de obra de Italia, Alemania o EEUU.

-¿Qué características tiene un producto agroindustrial argentino que no tiene los de otros mercados?

-Nosotros exportamos por la tecnología en la siembra directa que somos pioneros.

-¿Qué visión tiene de China?

-China cambió totalmente, China hace productos regulares y productos muy buenos y tenemos la desgracia que un fabricante argentino, mandó en know how a China para fabricar las maquinas allá, supongo que con eso nos van a invadir en los mercados donde exportábamos nosotros. Fue una actitud realmente no muy loable.

-¿Puede decir quién es?

-No lo voy a decir.

-Igual esto usted lo toma como una actitud de competencia desleal.

-Si una actitud, realmente no necesitaba hacer eso, es así, es lo que sucede, somos así los argentinos.

-¿Cómo observa la realidad del campo y su sector?

-Muy buena, respecto a los años anteriores ahora es otro país. El país avanzará con el campo y no contra el campo. Un gobierno que estuvo enfrentado al campo que es lo único que tiene producción eficiente porque la industria automotriz y todas las industrias intermedias son deficientes con respecto a otros países, los autos valen más caros, los lavarropas valen más caros, no por la mano de obra directa, sino por todo lo que viene atrás, es un país caro para trabajar.

-¿Qué rescata del gobierno anterior y de estos siete meses del nuevo gobierno?

-El año bueno fue el 2010, después menos y llegamos a fabricar casi nada, lo peor que le pudo pasar al país fue el gobierno kirchnerista. Al gobierno de Macri le va a costar porque hay que enderezar en país.

-¿Usted confía entonces en el nuevo gobierno?

-Totalmente.

-A pesar de que no tengan una mirada industrial del país.

-Es industrialista pero la gente tiene que entender que hay que ser competitivo sino siempre estamos en lo mismo.

Entrevista: Diego Montejo. Rosario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *