Con las altas temperaturas se debe tener cuidado con la aparición de alacranes
Los alacranes se suelen ver en esta época porque aumenta la cantidad de alimento disponible. Crédito: Universidad Nacional del Litoral
Sociedad
Redacción El Santafesino
29/12/2020
Alacrán control químico desagües Entomología plagas rejillas sanitarias

Con las altas temperaturas se debe tener cuidado con la aparición de alacranes

Para controlar su presencia y evitar picaduras, desde la Universidad Nacional del Litoral se brindan una serie de medidas a tener en cuenta sobre cómo evitar el ingreso de los mismos al hogar y los sitios donde podemos encontrarlos.

En una temporada en la que predominarán los espacios ventilados y abiertos para prevenir los contagios de COVID-19. La Universidad Nacional del Litoral (UNL) continúa desarrollando medidas preventivas de contención y concienciación ante la presencia de alacranes, un grupo de arácnidos, que si bien se encuentran durante todo el año, se registra un aumento de su población y actividad en período de primavera/verano.

El alacrán, visitante común en el hogar, es un arácnido cuya picadura puede llegar a ser letal, dependiendo de su especie. La ciudad de Santa Fe tiene temperaturas favorables durante todo el año para la proliferación de las plagas. Sin embargo, en esta época del año vemos una creciente significativa, y por lo tanto, se dan mayor cantidad de casos; explica la docente de las cátedras Entomología Sanitaria, Control de Plagas y Vectores, Haydee Peña, de la Facultad de Bioquímicas y Ciencias Biológicas, de la UNL.

Sus características y hábitos

La experta en estas plagas advierte que están presentes tanto en zonas rurales como urbanas, y que se suelen ver en esta época porque aumenta la cantidad de alimento disponible. “Tienen un hábito urbano o peridomiciliario. Por eso, tenemos tantos episodios en los domicilios y esto se fundamenta en el hecho de que los alacranes son depredadores de las cucarachas, donde hay cucarachas vamos a encontrar alacranes”, asegura.

A las precauciones que son necesarias tomar para limitar el riesgo de un aguijonazo, se suma la necesidad de conocer la morfología y los hábitos de las especies que podemos encontrar en casa o en espacios abiertos. “El Tityus Trivittatus es la especie que con más frecuencia se encuentra en la región y la más peligrosa. Presenta una cola con aguijón y púa, pinzas alargadas y el dorso con rayas longitudinales oscuras”, detalla. La otra especie que no es venenosa, es el Bothriurus Bonariensis, de color marrón oscuro o negro.

Además, suelen salir más de noche cuando es menor la visibilidad. Lo que se recomienda es tener cuidado en los lugares oscuros y húmedos, donde suelen esconderse. “En el interior de la casa, pueden buscar resguardo dentro de zapatos, en las almohadas, entre los trapos de piso y en grietas en paredes y pisos. Es importante revisar toda la casa para identificar si hay, y averiguar en qué lugar se puede estar escondiendo”, explica.

Cómo controlarlos

Se deben promover medidas relacionadas con el orden y la limpieza. Controlarlos al detectar su presencia y mantener una vigilancia activa. La especialista en manejo y control de plagas, sugiere no llegar a efectuar control químico, porque puede ser contraproducente. “Es muy difícil alcanzar los lugares donde viven los alacranes, y por sus características biológicas sería imposible deshacernos de ellos. Y si se decidiera efectuar control químico de manera masiva, se debe contactar a una empresa de control, con profesionales habilitados y exigirles el uso de insecticidas aprobados en ANMAT, SENASA u otros productos que contengan aprobaciones de la provincia”.

Otro factor clave a la hora de los cuidados son las medidas de tipo comunitarias: “Evitar la acumulación de hojas secas, el pasto alto, escombro, leña o basura. Hay acciones que se deben tomar para impedir la rápida reproducción del ejemplar y minimizar el impacto de esta plaga”, agrega Peña.

Cómo actuar ante un eventual episodio

Al momento de picar, los alacranes tienen la capacidad de fraccionar el veneno en función del tamaño de su agresor o presa, por eso las picaduras en niños o niñas revisten mayor gravedad. La especialista insistió en la importancia de “colocar una compresa fría en la zona afectada y con­cu­rrir al centro de salud más cer­ca­no”.

En ese sentido, remarcó que “en cual­quier SAMCO están pre­pa­ra­dos pa­ra aten­der”. Las personas no deben tocar el arácnido bajo ningún concepto. Es vital que si quieren mostrárselo a un profesional intenten ponerlo en un frasco o tomar una fotografía. “En estos casos es fundamental la premura con respecto a la actuación”, enfatiza.

El rol de la Universidad

La Facultad de Bioquímicas y Ciencias Biológicas de la UNL lleva adelante desde hace años un trabajo sostenido en la temática. En ese sentido, se destacan acciones de formación y capacitación a futuros profesionales de las Carreras de Licenciatura en Saneamiento Ambiental, Licenciatura en Higiene y Seguridad en el Trabajo y Tecnicatura en Higiene y Seguridad en el Trabajo; profesionales de la salud y a la población en general.

“Nuestra Universidad tiene un punto de vista conservador, en relación con el control químio. De ser necesario seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la misma problemática. Desde la FBCB se promueve la formación de los profesionales en el conocimiento e identificación de los diferentes tipos de plagas que afectan a la población. Esto conlleva aunar criterios en relación a los diferentes métodos de control de plagas, los recaudos en el manejo, utilización y aplicación -en el caso de ser necesario- métodos químicos de control”, explica.

Medidas de prevención

Para evitar ser afectados por este tipo de plagas, Peña describe que hay una serie de medidas, emitidas por el Ministerio de Salud de la Nación. “No es suficiente con las medidas personales que cada uno pueda llegar a tomar, si no hay acciones de tipo comunitarias que realmente funcionen”, enfatiza.

Protección personal: revisar y sacudir las prendas de vestir, y el calzado antes de vestir o calzar, especialmente si han quedado tiradas en el suelo; sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño; tener precaución cuando se examinan cajones o estantes. Retirar progresivamente los elementos de su interior en lugar de introducir la mano o revolver; evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

Protección intradomiciliaria: utilizar rejillas sanitarias o de trama adecuada o con protección sanitaria en desagües de ambientes y sanitarios; controlar las entradas y salidas de cañerías así como las aberturas y hendiduras; en puertas y ventanas conviene colocar burletes donde queden hendijas; también puede utilizarse alambre tejido (mosquitero). Hacer lo mismo con las rejillas de desagües; revocar las paredes, reparar las grietas en pisos, paredes y techos; control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes en los que pueden encontrarse.

En el ámbito peridomiciliario: realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores; efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos que sirven de alimento a escorpiones; revisar cuidadosamente la hojarasca y los escombros y evitar juntarlos con las manos; pueden encontrarse en áreas rurales (debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos) o urbanas (sótanos, túneles, depósitos, cámaras subterráneas) por lo cual se recomienda mantener especial cuidado cuando se examinan lugares oscuros y húmedos.

Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se usará la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado. (Nunca aplicar plaguicidas sin haber seguido primeramente las recomendaciones sobre los métodos de prevención en el ambiente habitado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *