Con una inversión cercana a los $240 millones, comenzó la construcción del Aulario Común
El Aulario Común Costanera Este, un edificio de la Universidad Nacional del Litoral. Crédito: Prensa UNL

Con una inversión cercana a los $240 millones, comenzó la construcción del Aulario Común

Incluido en su masterplan de Ciudad Universitaria, la UNL comenzó la construcción de un nuevo edificio para actividades académicas múltiples. Polifuncional y versátil, esta propuesta de arquitectura sustentable es respetuosa del ambiente y relaciona naturaleza, educación, ciencia y cultura.

Comenzó la construcción del Aulario Común Costanera Este, un edificio con el que la Universidad Nacional del Litoral continúa trabajando por su futuro y por el de la región, asumiendo desafíos en función de una planificación sostenida en torno a Ciudad Universitaria. Se trata de una obra de arquitectura sustentable que relaciona la naturaleza, la educación y la cultura con nuevos espacios para el desarrollo escolar, científico y académico.

Tras una licitación pública a la que se presentaron 17 oferentes, Coemyc S.A. resultó ganadora y es la empresa encargada de la construcción de la primera etapa de este edificio polifuncional y versátil de 4.860 m2 cubiertos y semicubiertos -Etapa 1: 3.368 m2; Etapa 2: 1492 m2- que está integrado en el Masterplan de Ciudad Universitaria.

Esta instancia demanda una inversión de $239.778.129,60 que será financiada a través del Programa Federal de Inversión en Infraestructura Universitaria. El proyecto es respetuoso de las condiciones naturales del entorno y cuenta con todas las certificaciones ambientales provinciales y municipales. Cabe señalar que es resultado de un Concurso Nacional organizado por la UNL y actualizado por la Universidad en lo que respecta a su Manual de Arquitectura Sustentable.

Tras anuncios oficiales en torno a la concreción de la obra realizados en diferentes momentos de 2020 y 2021, en abril de este año se concretó el acto de adjudicación. Fue en el Consejo Superior de la UNL y contó con la participación del rector Enrique Mammarella; el gobernador Omar Perotti; del intendente Emilio Jatón; del secretario nacional de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk -que participó de manera virtual-; Marcelo Saba, director de Obras y Servicios Centralizados de la UNL; el Ing. Julio Allaio, presidente de CoemyC SA, y Susana Altamirano de la Dirección de Construcciones Universitarias, y autoridades universitarias.

Arquitectura sustentable

La primera etapa del “Edificio Complementario de Servicios Educativos” -como se lo identifica formalmente- demanda una inversión de $239.778.129,60 que será financiada por la Nación en el marco del Programa de Inversión en Infraestructura Universitaria con apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina. A comienzos de diciembre de 2020 se concretó la licitación de los trabajos, a la que se presentaron 17 oferentes y resultó ganadora la firma Coemyc SA.

Este nuevo edificio estará emplazado en el sector norte de Ciudad Universitaria -Santa Fe-, en un área de 3,5 hectáreas delimitada por la Costanera Este, la avenida Néstor Kirchner, el predio del Conicet y la calle interna conocida como Camino de los cuises. Cabe señalar que cuenta con todas las certificaciones ambientales necesarias como las categorizaciones técnicas y ambientales en el marco de la Ley de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Santa Fe N°11.717; la obtención de Categoría 1, de Bajo o Nulo impacto ambiental, declarado por la Dirección General de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Medioambiente de la provincia de Santa Fe; y la aprobación de la Dirección de Edificaciones Privadas y de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Municipalidad de Santa Fe.

Cuando se complete la construcción total, el edificio contará con 4.860 m2 de espacio cubierto y semicubierto que incluirá un Salón de Usos Múltiples para exposiciones y encuentros académicos, científicos y culturales; 22 aulas para educación inicial, primaria, media, grado y posgrado universitario; 3 talleres; 1 biblioteca; y sistemas de calefacción e iluminación de bajo consumo. La construcción, precisa el director de Obras de la UNL, Marcelo Saba, permitirá “consolidar el borde norte de la Ciudad Universitaria y será un balcón a la Reserva Ecológica administrada junto a la Fundación Hábitat desde 1998, que la va a jerarquizar. Nuestro compromiso es que la infraestructura universitaria conviva con ese espacio natural, de co-administrar sus bordes, haciendo que desde los espacios cerrados haya zonas de transición, galerías, espacios abiertos hacia ese gran pulmón que protegemos y del que estamos orgullosos por la tarea pedagógica que cumple”.

Además de cumplir con las normativas que regulan este tipo de proyectos, la Dirección de Obras incluyó en el pliego de licitación un apartado de Especificaciones Técnicas, Ambientales y Sociales (ETAS), por las cuales el contratista deberá cumplir con un Plan de Manejo Ambiental, que contendrá los siguientes requerimientos: Plan de gestión ambiental, Programa de capacitación ambiental, Programa de protección ambiental, Programa de seguimiento y monitoreo ambiental, Programa de prevención de emergencias y Plan de contingencias, Programa de seguridad y Programa de abandono. Para conocer más sobre el Aulario Común Costanera Este – Ciudad Universitaria es necesario ingresar en www.unl.edu.ar/infraestructura

Crecimiento planificado

Esta nueva obra se inscribe en un proceso de planificación que ya en el año 2000, con el Plan de Desarrollo Institucional y el Programa Milenium, señalaba a la Ciudad Universitaria “como el campo de destino para nuevos proyectos”.
En ese marco territorial se desplegó el crecimiento planificado de la Universidad, con obras como el Predio y el Hotel UNL-ATE, el Aulario Común, las residencias estudiantiles y el área de expansión de seis hectáreas refuladas sobre el sector este de Ciudad Universitaria; edificios del Conicet y del Parque Tecnológico Litoral Centro.

Las obras de la UNL contribuyeron a consolidar el área, identificada como una zona de Equipamiento Especial (EE) en el Reglamento de Ordenamiento Urbano de la Municipalidad; en la que se establece la localización de edificios, equipos o instalaciones necesarias para el desarrollo y el sostenimiento de la actividad urbana, en este caso, para educación, recreación, investigación y transferencia tecnológica.

Plaza de arte y ciencia

El nuevo aulario se planteó como parte de este proceso, por el que en 2006 se realizó el Concurso Nacional de Anteproyectos “Plaza de Arte y Ciencia”, convocado por la UNL y el Colegio de Arquitectos de la provincia de Santa Fe, con el apoyo de la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos.

Las bases del concurso establecían en ese momento un nuevo tipo de relación entre la naturaleza y los aportes humanos, en el que la sustentabilidad constituía el objetivo y el método. Participaron 23 equipos de arquitectos de la República Argentina, entre los que resultó seleccionado el proyecto coordinado por Alfredo Jurado, arquitecto y docente de la FADU-UNL.

A partir de la aprobación de la Guía de Prácticas Arquitectónicas Sustentables en el Diseño y Construcción de Edificios en el Ámbito de la UNL, por el Consejo Superior, y como se trataba de un anteproyecto, los pasos siguientes fueron dados por el área técnica de la Dirección de Obras para adecuar el proyecto a las nuevas exigencias de sustentabilidad para la arquitectura universitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *