Consideraciones sobre el Carbunclo
Consideraciones sobre el Carbunclo
Economía
21/01/2004

Consideraciones sobre el Carbunclo

Qué es el carbunclo bacteridiano ?

Es una infección bacteriana aguda o hiperaguda de los animales vertebrados y el hombre. En los bovinos se caracteriza por muerte súbita con pérdida de sangre no coagulada a través de los orificios naturales del animal.

Es una zoonosis, es decir enfermedad que es transmisible entre el hombre y los animales; se conoce que afecta al hombre desde los tiempos bíblicos. Fue descripta en la Argentina desde por lo menos el año 1609 (Actas del Cabildo) y fue mencionado también por José Hernández en 1865 (Instrucción al Estanciero, 1882).

Quiénes pueden enfermarse ?

Son susceptibles todos los animales vertebrados, especialmente los bovinos y ovinos, los equinos y caprinos siguen en susceptibilidad y luego los carnívoros, porcinos y el hombre. También ocurre en animales silvestres, de zoológicos y de parques. Las aves son más resistentes, entre ellas los patos son los más afectados.

Cuál es la causa ?

El agente causal es una bacteria Bacillus anthracis. Cuando el material infectado (cadáver, fluidos animales) se expone al aire, el B.anthracis forma esporos que son resistentes a los factores ambientales (físicos y químicos), persistiendo viable decenas de años en el suelo. La sobrevivencia de los esporos está favorecida por los suelos ricos en calcio y nitratos, mal drenados, con pH neutro o ligeramente alcalinos y clima cálido.

Cómo se produce la infección ?

El contagio de los animales ocurre principalmente por la vía oral mediante la ingestión, a través del alimento (pasto u otro forraje) o agua contaminada, con esporas de B.anthracis. Posteriormente se multiplica y pasa a la circulación linfática y sanguínea con una invasión masiva de todos los tejidos. B.anthracis produce una poderosa toxina letal causante del daño a los tejidos.

Cuáles son los síntomas y lesiones ?

La enfermedad es de ocurrencia aguda o hiperaguda en rumiantes. Se observan muertes súbitas, casi sin signos clínicos previos. En los cadáveres se observa eliminación de sangre no coagulada por los distintos orificios naturales: ano, vulva, boca y nariz. En las cavidades corporales se encuentran derrames sanguinolentos con aumento considerable del bazo (pajarilla).

En carnívoros y cerdos se observa un curso más prolongado con localización de lesiones en la faringe, hinchazón edematosa de la garganta y cuello y enteritis.

En el caso del hombre, es una típica enfermedad ocupacional, afecta a personal de campo por cuerear animales muertos por carbunclo, clasificadores de lana, manipuladores de cueros frescos o secos, veterinarios y personal de laboratorios de diagnóstico (cuando hay fallas en la bioseguridad). Se presentan tres formas distintas de acuerdo a la vía de entrada del organismo: cutánea, respiratoria e intestinal.

Cuál es la situación en nuestra región ?

El carbunclo está distribuido mundialmente y es endémico en la Argentina aunque se presenta en forma de brotes esporádicos. Los registros del Grupo de Sanidad Animal del INTA Balcarce así como de otros laboratorios de diagnóstico veterinario, señalan su presencia con confirmación de laboratorio (aislamiento del B.anthracis de animales muertos) en gran parte de la provincia de Buenos Aires. Si bien se la diagnostica en casi todos los meses del año, se presenta con más frecuencia en verano y otoño; la enfermedad suele afectar más comúnmente a bovinos adultos (70 %) que a animales de recría (27,5%) y terneros (2,5 %).

Los brotes suelen ocurrir luego de cambios climáticos marcados, como por ejemplo inundaciones e intensas lluvias después de una sequía; siendo un factor predisponente una temperatura ambiente mayor a 15° C.

Cuando ocurren brotes que no se controlan se presentan dos series de muertes, la primera que puede ser un solo animal debido a la exposición a la fuente contaminada (suelo); y la segunda que resulta de los animales infectados por las descargas de los primeros.

Cómo sabemos si un animal murió de carbunclo?

Todo animal que tuvo alta temperatura, muerte súbita y pérdida de sangre por orificios naturales debe ser considerado sospechoso de carbunclo. Se requiere tomar muestras adecuadas para la observación directa al microscopio, el aislamiento del agente en el laboratorio y la caracterización de la cepa. El material para enviar al laboratorio debe ser extraído y manipulado por un Veterinario quien adoptará las medidas de bioseguridad adecuadas (guantes descartables, ropa y calzados que puedan ser desinfectados).

Las muestras de elección para el diagnóstico de laboratorio son: sangre exudada del cadáver recogida con un hisopo o sangre recogida con una jeringa de la vena yugular y preferentemente un hueso largo descarnado. También se deben realizar varios extendidos de sangre exudada del cadáver secados al aire. El material obtenido debe ser acondicionado adecuadamente para su envío al laboratorio ya que es peligroso su manipuleo.

Cómo controlamos la enfermedad ?

La vacunación anual de todos los bovinos mayores de 6 meses de edad es la recomendación básica para la prevención. En campos con problemas se recomienda vacunar dos veces al año. La vacuna es de muy bajo costo, la muerte de un solo animal adulto por año en un rodeo de cría de tamaño medio de Buenos Aires excede el costo de la vacunación de todo el rodeo (vacuna más honorarios profesionales) por dos años.

Los animales muertos por carbunclo no deben ser movidos, cuereados ni abiertos por el riesgo de contagio y porque al contacto con el aire el Bacillus anthracis forma esporos que son muy resistentes al medio ambiente y persisten por años. La descomposición del cadáver (autólisis) produce una alta acidez que asegura la muerte de todas las bacterias del cadáver.

Los cadáveres deben ser eliminados adecuadamente, esto implica un costo adicional al de la pérdida por muerte de los animales. Los métodos más comunes son el quemado y el enterramiento profundo (más de dos metros) del cadáver, previo al enterrado debe cubrirse con cal el cadáver. Para que el quemado sea eficaz debe reducirse el cadáver a cenizas, esto debe hacerse en el mismo lugar de muerte del animal para evitar sembrar el campo con los líquidos infectantes que pierde el cadáver por los orificios naturales.

*Dr. Ernesto Spath, INTA EEA Balcarce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *