Controversia por renegociación de contratos en Santo Tomé
Controversia por renegociación de contratos en Santo Tomé

Controversia por renegociación de contratos en Santo Tomé

Además de ser un nuevo caso que demuestra los enormes perjuicios causados por la improvisada salida de la Convertibilidad, vía devaluación y pesificación asimétrica, la renegociación de contratos de obras públicas en la ciudad abre un nuevo debate y pone bajo la lupa otro aspecto de la gestión del intendente Roberto Schmidhalter.

Las obras de la controversia son tres: la ampliación de una red de agua corriente; la pavimentación de cincuenta y cinco cuadras; y la planta de tratamientos de líquidos cloacales.

Las mismas se ejecutaban normalmente hasta el estallido de diciembre de 2001, pero luego comenzaron los problemas. Entonces, teniendo en cuenta que Santo Tomé no adhirió a la Ley de Emergencia de la Provincia de Santa Fe, el Concejo Deliberante sancionó una ordenanza que autorizaba al Municipio a renegociar todos los contratos de obras suspendidas y luego enviar las actuaciones al cuerpo legislativo para su aprobación.

El caso de la obra de pavimentación muestra los perjuicios que esta situación trae a los contribuyentes: un porcentaje de ellos pagó al contado una obra… ¡que no está ejecutada!; otro tanto no firmó el contrato de adhesión a la obra y un porcentaje firmó la adhesión pero se encuentra en mora. La obra se proyectó gracias a un crédito contraído por la Municipalidad de Santo Tomé por un millón de dólares o pesos, en plena Convertibilidad. Y surge un interrogante central: ¿quién se hará cargo de la diferencia entre el costo de la obra acordado antes de diciembre de 2001 y su costo actual, obviamente mayor?

Negociar y renegociar

Según comentó a El Cronista Regional, la concejala Mirta Cuaini (PDP), “el Municipio firmó dos contratos: uno con la provincia cuando tomó el crédito, aproximadamente un millón de pesos/dólares, y otro con el contribuyente. En ambos hay diferencias. Respecto de los contratos con sus contribuyentes, el intendente planteó que quienes hayan pagado la obra al contado y la misma no esté ejecutada, esa diferencia sea solventada por Rentas Generales. Y se está estudiando cuánto se cobrará a quienes no hayan pagado”.

En el primer caso, significa que la diferencia será pagada por todos los santotomesinos, en el segundo… un caro interrogante.

Cuaini se refirió también con preocupación a la planta de tratamiento de líquidos cloacales, proyectada en base a un crédito de aproximadamente 3 millones de pesos/dólares del Banco Mundial, de la que aún resta un 14 por ciento de ejecución y la empresa responsable (Gualtieri) se declaró en quiebra. A partir de esta situación, se firmó una rescisión de contrato de mútuo acuerdo y debería llamarse a una nueva licitación.

En la actualidad, el Concejo está analizando todos los antecedentes que envió el Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) en referencia a la rescisión mencionada. “Nos tiene muy preocupados el estado actual de la planta. Debemos evaluar posibles vicios ocultos de la obra” admitió la edil.

En relación a estos temas, Cuaini adelantó que el DEM ingresó al Concejo un proyecto para adherir a las normas que tiene la provincia de Santa Fe en relación a la renegociación de contratos y redeterminación de costos. “En este caso -reveló- no vamos a acompañar al Municipio porque entendemos que el intendente tiene un instrumento que es la renegociación individual de cada uno de los contratos. La ley provincial se aplica en función de una fórmula polinómica, que Schmidhalter puede aplicar sin adhesión a esa ley, aunque cercenando las funciones del Concejo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *