Dicen los chicos: “Un científico es como un detective”
Dicen los chicos: “Un científico es como un detective”
Cultura
Prensa Universidad Nacional del Litoral
13/04/2008
científico experimentos Paleontólogos

Dicen los chicos: “Un científico es como un detective”

“Hay muchos científicos diferentes que sirven para todo: científicos químicos, de bichitos, de animales, de la tierra, de los planetas, los paleontólogos”, contaron los nenes y nenas de segundo grado de la Escuela Primaria de la UNL. Según los chicos: “hacen experimentos, y prueban ellos mismos para ver si funcionan”. Y como si fuera poco “usan patas de rana para fabricar pócimas”. “Yo quiero tener un laboratorio loco”, dijo uno de los futuros hombrecitos de ciencia.

Existe una forma socialmente compartida de entender a la ciencia y estereotipos desde los que pensamos el trabajo de los investigadores. Desde los clásicos Dr. Jekill y Mr. Hide o Frankenstein, pasando por Volver al futuro, hasta los contemporáneos dibujitos El laboratorio de Dexter, Las chicas superpoderosas o Jimmy Neutron: todo ayuda a sostener la imagen estereotipada del científico. Un loco, solitario, encerrado en su laboratorio, cubierto con su bata blanca y lentes gruesos, rodeado de microscopios y tubos de ensayo, haciendo experimentos dudosos para tratar de inventar cosas nuevas. A veces son hombres malvados, en otras ocasiones, personas con buenas intenciones envueltas en experimentos que salen terriblemente mal.

Un científico, un loco

La primera respuesta de los niños encuestados a la pregunta “¿Qué es un científico?” es: “¡Un loco!”. Lo mismo pasó al preguntar “¿Dónde trabaja?”, de forma unánime se escuchó: “En un laboratorio”. Pero como los científicos trabajan en cosas diferentes y por eso “a veces salen a buscar pistas, juntar bichitos, mariposas y buscar huesos de dinosaurios”. Y para hacer todo esto, un investigador necesita: microscopio, pinza, tubitos, muchos útiles, “guardapolvo para no mancharse la ropa” y “una lupa para ver los bichitos que son como las hormigas”. Por supuesto, los chicos aclararon que, además de esos materiales, necesitan “estudiar y practicar mucho”.

“Yo una vez fui un científico, medio loquito, porque le arranqué un pelo a mi perra, lo miré en el microscopio y eran como millones de pelitos muy chiquitos”, dijo con mucho orgullo uno de los nenes de segundo.

Pero más allá de la primera reacción, los chicos mostraron que más que un loco, el científico es un inventor. “Inventan cosas que no había”,“descubren”, contaron los chiquitos de nivel inicial.

Además, no todos los antiguos estereotipos siguen firmes. Para la mayoría de los chicos las mujeres también pueden ser científicas, algo menos visto en las imágenes caricaturescas de los investigadores. Por otra parte, los científicos tienen una imagen más positiva que negativa en los más chicos –“no es un loco malo”- porque los vinculan con el cuidado del planeta.

Detectives curiosos

Los investigadores están constantemente en la búsqueda de aquello que no conocen. “Son como los detectives, porque buscan cosas”, reflexionó uno de los chicos. “[Un científico] investiga cosas que no se sabían y cuando ya sabe el resultado se lo va pasando a otra gente, se lo cuenta a los demás”, explicó una de las nenas de la primaria.

Pero no todos tomaron esa búsqueda de una forma tan metafórica: “buscan cosas antiguas” y “huellas, y después buscan a las personas que hicieron esas huellas y las siguen”.

La curiosidad y las ganas de conocer son las cualidades que definen tanto a los niños como a los científicos. Por eso, a la hora de hablar de qué van a hacer cuando sean grandes, muchos chicos contestaron que querían ser científicos: “de bichitos, de animales, de dinosaurios, de plumas”, contestaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *