El gobierno presentó el proyecto de Reforma Tributaria
Presentación del Proyecto de Reforma Tributaria Crédito: Prensa Gobernación
Política
Redacción El Santafesino
14/08/2008
Ingresos Brutos recaudación tributaria Reforma Tributaria

El gobierno presentó el proyecto de Reforma Tributaria

El gobierno provincial presentó el proyecto de reforma tributaria que elevará a la Legislatura y “que apunta a tener un sistema tributario más estable y más sólido, para el mediano y largo plazo, en la provincia de Santa Fe”, explicó el ministro de Economía, Ángel Sciara, en la apertura de la conferencia de prensa realizada en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. El proyecto fue explicado por la subsecretaria de Ingresos Públicos, Teresa Beren, y por el secretario de Finanzas Públicas, Carlos Fernández.

Por un lado, Beren explicó que el “problema de la pérdida de autonomía se ve reflejado a través del tiempo. Si tomamos cómo ha crecido la economía santafesina y cómo pagan los distintos sectores económicos en Santa Fe, observamos que el sector productor de bienes –que incluye el sector agropecuario, la industria y la construcción–, tiene una escasa participación en el financiamiento de la provincia por su presión fiscal, que para el año 2007 rondó el 0,7%, mientras que el sector servicios –que incluye al comercio y los servicios– participa de una manera notablemente superior y su presión fiscal ha estado en aumento, y en el año 2007 alcanzó aproximadamente 2,19%”.

Esto muestra una inequidad tributaria “que está ocasionada por la plena vigencia de los pactos fiscales a través del tiempo. A esto se le suma el crecimiento desequilibrado de la economía santafesina en la que, si bien nuestro producto bruto geográfico creció un 237%, hay sectores que han crecido por encima de ese porcentaje”, como ser “el sector industrial y la construcción, esencialmente”, expresó Beren.

La subsecretaria explicó que la inequidad tributaria muestra un desequilibrio en el crecimiento de la economía provincial. En ese marco se presenta el proyecto de reforma, que “se rige por los principios rectores de inclusión social; equidad tributaria y equilibrio intersectorial; contribución al crecimiento de la infraestructura social; desarrollo sustentable; y una nueva relación Estado – ciudadano”.

Principio de inclusión social

El principio de Inclusión social se basa en un régimen tributario simplificado, mediante el que se verán beneficiados 40.000 pequeños contribuyentes con una menor carga fiscal, de la que tienen actualmente con el impuesto sobre los Ingresos Brutos y el impuesto de Sellos. “A través de este régimen simplificado, los 40.000 contribuyentes van a pagar mensualmente una cuota fija, que en los niveles más bajos de facturación va a estar en 33 pesos, es decir, con un peso por día cancelan toda su obligación con el fisco santafesino, con excepción de Impuesto Inmobiliario que va a seguir rigiendo para estos contribuyentes”, explicó la subsecretaria de Ingresos Públicos.

Aquellos contribuyentes que estén incluidos en el régimen simplificado estarán eximidos de impuestos de Sello en las actividades que estén directamente relacionadas a su emprendimiento, y también estarán eximidos de “regímenes de retención y percepción vigente”.

Este nuevo régimen “beneficiará a quienes facturen hasta 216.000 pesos al año, un 50% más de lo que contempla el monotributo nacional, con un ahorro máximo de 1.500 pesos anuales en relación a lo que se paga actualmente de Ingresos Brutos”, señaló Beren.

Asimismo, el nuevo régimen se va a instrumentar a través de la web, facilitando el proceso y simplificando el cumplimiento, lo que permitirá visualizar la nueva concepción de vínculo entre el Estado – ciudadano. “Va a ser una experiencia de coordinación fiscal entre la provincia y la Nación, a la que también vamos a invitar a los municipios de Santa Fe para que adhieran y podamos tener así tres niveles de gobierno, considerando y facilitando el cumplimiento a los contribuyentes de menor envergadura económica”, dijo la subsecretaria.

Equidad tributaria y equilibrio intersectorial

Otro de los vectores del proyecto son los principios de equilibrio y equidad tributaria. En este sentido, “la propuesta formulada y elevada a la Legislatura se hizo bajo la consigna de no afectar el poder de compra sobre artículos de primera necesidad”, sostuvo Beren. Para eso se disminuirá la alícuota de Ingresos Brutos para el sector mayorista del comercio de alimentos y bebidas del 2,8%, que rige actualmente, al 2,5%, y no se modificará la alícuota al comercio mayorista y minorista de medicamentos, que está en el 1%.

Con el propósito de “mantener la equidad tributaria”, otro de los ejes que rige el proyecto es favorecer a las pymes santafesinas. “En ese sentido –continuó Beren– se va a dejar en tasa cero a 8.500 pymes que declaran actividad industrial y facturan menos de 2 millones de pesos al año, y a 3.500 empresas santafesinas dedicadas a la construcción que facturan menos de 1 millón de pesos al año”.

También en relación a la actividad industrial, el proyecto elevado a la Legislatura propone la suspensión de la ley de promoción industrial (N° 8.784), beneficio del que gozan hoy 100 empresas. La intención es que “a medida que se vayan produciendo los vencimientos de los esquemas de beneficios, no prorrogarlos y que todas las solicitudes en trámite no se renueven”, explicó Beren.

Por otro lado, teniendo en cuenta el crecimiento desequilibrado de la economía provincial, “proponemos incorporar el pago del 1% de Ingresos Brutos a 2.350 empresas santafesinas que se dedican a la actividad industrial y facturan más de 2 millones de pesos, y a 9.600 empresas industriales cuya planta fabril se encuentra fuera de Santa Fe. Estas últimas van a tener una tasa del 3%, igualando el tratamiento fiscal con el de la ciudad autónoma de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Córdoba y otras provincias”, dijo la subsecretaria de Ingresos Públicos.

De esta manera, la provincia de Santa Fe no modifica la alícuota general del impuesto, que es de 3,5% para el comercio y el servicio en general, y esto marca una diferencia clara con el proyecto de la provincia de Córdoba, que elevó en 0,5% su alícuota general, y con el proyecto aprobado por la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, que la aumentó en 1%.

Asimismo, Beren señaló que “sí mantenemos algunas actividades con tratamientos diferenciales. Son actividades que van a tener alícuotas mayores que las que tienen las actividades mencionadas. Aquí se ubican el sector financiero y un tratamiento específico para fideicomisos, financieros y no financieros”.

Contribución al crecimiento de la infraestructura social

Otro de los ejes de la reforma tiene que ver con la contribución al crecimiento de la infraestructura social. “Nosotros encontramos que los desarrolladores inmobiliarios están exentos del impuesto a los Ingresos Brutos, mientras que, todos los ciudadanos usuarios de servicios públicos (gas, luz y agua), a través de su consumo en general, pagan impuesto a los Ingresos Brutos. En ese sentido, proponemos incorporar una tasa del 2,5% sobre los Ingresos Brutos a 656 empresas santafesinas dedicadas a la construcción y a 1.600 firmas del mismo rubro con sede fuera de Santa Fe”, dijo Beren.

“Entendemos –continuó Beren– que otro de los aspectos a los que debemos apostar es al desarrollo sustentable de la provincia de Santa Fe, y es el Impuesto Inmobiliario el que más puede colaborar en ese sentido. Entonces el proyecto contempla una reforma en el Inmobiliario desdoblada con diferente tratamiento para el rural y el urbano”.

En el caso del Impuesto Inmobiliario rural, la propuesta parte de que la provincia de Santa Fe tiene 12,5 millones de hectáreas, valuadas en 6.768 millones de pesos, con un valor promedio por hectárea de 533 pesos.

Entonces, según explicó la funcionaria provincial, “la propuesta elevada consiste en aplicar el revalúo que hizo la provincia de Santa Fe en el año 2002 y que nunca se llegó a aplicar. Se trata de un revalúo muy importante que se hizo con la intervención de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), con la intervención del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), de la Conae, y de los 362 municipios y comunas que certificaron y avalaron los precios de las tierras rurales, como también de los distintos colegios de profesionales de la provincia. Desde el año 2002 está en la Junta Central de Evaluaciones para su consideración”.

“La aplicación de este revalúo que hizo la provincia de Santa Fe implicaría pasar de una valuación de 6.768 millones a una valuación de 29.212 millones, lo que implica llevar el valor promedio por hectárea en la provincia de Santa Fe a 2.332 pesos”, explicó Beren.

De esta manera, el 85% del padrón del inmobiliario rural, con un total de 129.702 propiedades, van a pagar entre 100 y 1200 pesos mensuales, y las 17.276 propiedades restantes, que representan hoy las mayores propiedades rurales de la provincia y son el 50% de la superficie rural de todos los departamentos de Santa Fe.

“El esfuerzo que se le pide al sector agropecuario, a través de ese tributo, de alguna manera coexiste con el compromiso que seguimos sosteniendo dejando en la actividad agropecuaria el impuesto a los Ingresos Brutos en la alícuota cero”, expresó la subsecretaria de Ingresos Públicos.

En cuanto al Impuesto Inmobiliario urbano, del millón de partidas que hay en la provincia, el 40,2%, es decir 498.423 van a pagar anualmente entre 60 y 68 pesos, según esté el inmueble en una comuna o en un municipio; mientras que los 499.336 inmuebles restantes van a pagar hasta 365 pesos anuales. De manera que el 50% de las partidas van a quedar valuadas por debajo de los 43.000 pesos.

Nueva relación Estado – ciudadano

“Finalmente, el último eje de la reforma tiene que ver con establecer una relación más amigable y de proximidad con el ciudadano”, indicó Beren, aspecto que “se va a manifestar en una propuesta de modificación de algunas cláusulas vinculadas a planes de pago para los contribuyentes, otorgándole al Poder Ejecutivo algunas facultades que tienen que ver con la posibilidad de reducir intereses por pago contado y sanciones que haya impuesto el fisco”.

“También se incluye bajo este eje la eliminación de valores retroactivos en Impuesto Inmobiliario, cuando tenga su origen en un error de la propia administración; la incorporación de tecnología a la administración tributaria (AT), lo que se verá articulado a través de la inclusión del domicilio fiscal electrónico, del sistema de oficios judiciales desarrollado por Afip y una serie de cambios en materia de procedimientos que tienden a garantizar la efectividad de la reforma tributaria”, concluyó la subsecretaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *