El hospital Alassia recomendó que los niños no usen pirotecnia
Hospital de Niños “Dr. Orlando Alassia” Crédito: Prensa Gobernación
Sin categoría
Redacción El Santafesino
24/12/2015
Hospital de Niños pirotecnia pólvora blanca

El hospital Alassia recomendó que los niños no usen pirotecnia

El Ministerio de Salud provincial, a través del hospital de Niños “Dr. Orlando Alassia”, recomendó especial cuidado en el uso de la pirotecnia en las Fiestas, especialmente en el caso de los niños.

Inicialmente, el director del efector Osvaldo González Carrillo, consideró que “siempre los principales afectados son los niños. Nosotros recomendamos que no usen pirotecnia. Y si lo hacen, debe ser bajo estricta supervisión de una persona mayor, responsable”.

Por su parte, Susana Mouviel, médica del efector y directora asociada, dijo que “la pirotecnia nunca debe estar manipulada por los niños” y que, mínimamente, ellos “deben estar a 1,80 metros de donde un adulto la vaya a manipular”.

El peligro de la pólvora blanca

El uso de pirotecnia está regulado por leyes nacionales y por una ordenanza municipal que determinan puntos de venta habilitados y el tipo de pirotecnia que puede manipularse.

En ese sentido, enfatizaron que “no hay que comprar pirotecnia realizada de modo clandestino porque la misma tiene pólvora blanca, que es muy de flagrante y peligrosa”.

Estadísticas

En el país, según los directores del Alassia, todos los años hay alrededor de mil pacientes que ingresan por lesiones moderadas, severas o potencialmente graves. El 50 por ciento de ellas se produce en niños.

“Se registran amputaciones de parte o toda una mano, pérdida del globo ocular, lesiones en rostro, entre otras”, describió Mouviel.

Respecto de las estadísticas del Alassia, informaron que en 2013 hubo 20 consultas. Una por pérdida del globo ocular y otra de quemadura de córnea, entre las más graves. El 50 por ciento de los casos afectó al cráneo y en particular a los ojos. Mientras, en el 2014 hubo 16 ingresos. El 40 por ciento fueron por lesiones localizadas en el rostro, y un niño perdió la audición por la explosión.

Finalmente, Mouviel resaltó que “en lo que va de 2015 ingresó un niño quemado que quedó internado porque tenía pirotecnia en los bolsillos y detonó ahí. La quemadura alcanzó gran parte de su cuerpo, con lesiones que comprometen sus genitales. Otro niño perdió las falanges de dos dedos, y otro puso la pirotecnia en un frasco y, al explotar, no solamente lo quemó sino que tiene incrustaciones en el rostro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *