El Puerto de Santa Fe y las estrategias exportadoras e importadoras
Puerto de Santa Fe Crédito: Archivo
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
20/02/2015
actividad importadora hinterland Puerto de Santa Fe

El Puerto de Santa Fe y las estrategias exportadoras e importadoras

El proceso de reconversión del puerto de Santa Fe sirve como contexto a partir del cual tomar conciencia del potencial existente en términos económicos y sus derivaciones geopolíticas. Para hacer más comprensible esta idea, resulta conveniente abordar dos cuestiones centrales, una conceptual y la otra sobre las magnitudes comerciales en juego.

Del concepto de puerto al de nodo logístico: En primer término, resulta oportuno superar la visión convencional de lo que significa un puerto, como mero establecimiento con una determinada funcionalidad específica donde se desarrollan una serie de actividades de tipo portuarias. Debemos ampliar la visión hasta el punto de llegar a comprender a ese “puerto” como un componente más –tal vez central en el plano simbólico- de un nodo que se integra a un sistema logístico nacional, regional o mundial, donde los procesos identificables van mucho mas allá de las actividades que se desenvuelven solo dentro del puerto.

Las importaciones también “importan” para una estrategia: Un segundo aspecto conceptual radica en poner el foco en todos los flujos de bienes, tanto los que “salen” como los que “entran”. En otras palabras, no sólo pensar en qué se exporta sino también qué, cuánto y desde dónde se importa.

En cierto sentido, la cadena lógica se plantea desde las importaciones hacia las exportaciones, ya que puerto que importa es un puerto más barato y atractivo para exportar, debido a que deja disponible más contenedores vacíos, al mismo tiempo que el volumen mayor de actividad crea una sinergia que favorece la disponibilidad de servicios logísticos y profesionales. Adicionalmente, capta y localiza una mayor proporción de valor agregado de la cadena logística.

De la economía a la geopolítica:

Un tercer aspecto conceptual lo constituyen las relaciones de retroalimentación que surgen entre estas variables:

-Intensidad de la actividad de un nodo logístico

-Los procesos de creación de riqueza en la región circundante a dicho nodo

-La relevancia geopolítica del nodo y su hinterland.

Magnitudes que sorprenden

Recientemente el Instituto Provincial de Estadística y Censos publicó un informe con numerosos datos, de los cuales emergen magnitudes sorprendentes.

En función de las gestiones de exportación que se “tramitaron” durante 2013 en la Aduana de la ciudad de Santa Fe, se puede inferir -con buen grado de precisión- que las exportaciones con origen en ciudad de Santa Fe y su área circundante o “hinterland” en dicho año alcanzaron los 1.179 millones de dólares.

Sin embargo, desde la aduana de Santa Fe se embarcaron exportaciones –especialmente desde su puerto- por sólo 4,7 millones de dólares. Es decir, por cada 100 dólares de exportaciones que se originan en la ciudad de Santa Fe y su área circundante sólo 0,39 dólar se embarcan desde su puerto.

Por supuesto, no todas las exportaciones con origen en la ciudad de Santa Fe y su área circundante son transportadas por medio fluvial / marítimo, pero de los datos del citado informe del IPEC surge que más del 75% de las exportaciones con origen en la ciudad de Santa Fe y su área circundante fueron embarcadas en Rosario, Campana y Buenos Aires. Son casi 899,7 millones de dólares de exportaciones con origen en ciudad de Santa Fe y área circundante que son embarcadas en vías fluviales – marítimas distintas al puerto de Santa Fe.

Si recurrimos al detalle por productos, se observa claramente que las exportaciones que hoy se embarcan desde los puertos de Rosario, Campana y Buenos Aires serían, en su gran mayoría, de factible embarque en el puerto santafesino, de contar con las condiciones adecuadas.

522,1 millones de dólares en leches preparadas, 144,9 millones de dólares en carne bovina, 44,1 millones de dólares en caseína, albúminas y gelatinas, 33,4 millones de dólares en quesos, 32,5 millones de dólares en restos de residuos alimenticios y preparados para animales, 19 millones de dólares en motores de explosión o de combustión interna, 16 millones de dólares en miel, 15,5 millones de dólares en manteca. Toda esta magnitud económica tiene origen en ciudad de Santa Fe y área circundante y fue embarcada en Buenos Aires o Campana o Rosario.

Sintetizando, por cada 1 dólar que hoy se embarca desde Santa Fe –su puerto específicamente- pueden sumarse hasta 191 dólares más de generarse las condiciones necesarias.

Las importaciones

Las magnitudes de las importaciones que ingresan por la Aduana de la ciudad de Santa Fe alcanzaron en el año 2013 apenas los 56,9 millones de dólares, una cifra sensiblemente inferior a los bienes importados que llegan, por distintas vías, a la ciudad de Santa Fe y su área circundante. Abona esta afirmación el hecho de que las importaciones ingresadas por la Aduana de la ciudad de Santa Fe en el año 2013 representaron apenas el 0,07% de las importaciones del país en dicho año (73.656 millones de u$s).

Esta realidad da sobrados motivos para entender que el impulso de las importaciones por el puerto de Santa Fe tal vez sea la mejor estrategia para captar el mayor valor posible del comercio exterior, al mismo tiempo que éste se defina como uno de los ejes fundamentales del crecimiento y desarrollo sustentable de la ciudad y su hinterland. El sustituir parcialmente dicho origen por un mayor uso de la vía fluvial ingresando las importaciones por Aduana Santa Fe, agregaría potencial al puerto de Santa Fe, ya que un puerto que importa es un puerto más barato y atractivo para exportar, debido a que deja disponible más contenedores vacíos, al mismo tiempo que el volumen mayor de actividad crea una sinergia que favorece la disponibilidad de servicios logísticos y profesionales. Adicionalmente, capta y localiza una mayor proporción del valor agregado de la cadena logística.

El desvío de flujo de importaciones como estrategia

Podemos imaginar el proceso de desvío del flujo de importaciones como la transferencia de tránsito que se produce al construir vías alternativas y mejores de tráfico terrestre, como por ejemplo el túnel subfluvial o el puente Rosario-Victoria. ¿Cuáles son las “acciones” que puede llevar adelante la ciudad de Santa Fe y su zona para que el flujo de importaciones que pasa hoy por Buenos Aires (a costos más altos y efectuadas por otros operadores) se vuelque a esta región, y sea efectuada por importadores y distribuidores locales?

-Sustituir algunas importaciones de las que hoy se realizan por otras más innovadoras, eficientes, novedosas o de mayor productividad.

-Intentar maximizar el valor agregado que queda en la zona de influencia de Santa Fe, como parte de la cadena de importación.

-Hacer que la actividad económica del puerto y la disponibilidad de contenedores vacíos generados por la actividad importadora impacte en el costo y crecimiento de las exportaciones por el Puerto. Un puerto que importa es un buen puerto de exportación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *