El sector metalúrgico permanece en alerta
Empleado metalúrgico de Rosario Crédito: El Santafesino
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
15/09/2016
Acindar autopartismo importaciones industria metalúrgica tarifazo

El sector metalúrgico permanece en alerta

Según un informe de La Federación Industrial de Santa Fe (FISFE), la industria siderúrgica en junio y julio de 2016 presentó en Santa Fe un nuevo e importante retroceso. La producción de acero cayó 18,1% interanual y la elaboración de laminados en caliente se retrotrajo 37,9% interanual. La producción de acero en el primer semestre de 2016 alcanzó a 517,5 mil toneladas, un nivel 18,9% por debajo en relación al mismo período del año anterior. Los productos laminados en caliente presentaron en los primeros seis meses del año una caída de 25,4% interanual tras alcanzar un volumen de 282,7 mil toneladas. La menor demanda de la construcción, de los sectores fabriles y de Brasil posiciona a la industria del acero en Santa Fe en el menor nivel de actividad tras la crisis internacional de 2008/09.

La producción del complejo metalúrgico en la Provincia de Santa Fe presentó en el primer semestre de 2016 una caída interanual de -3,5%. En el mes de mayo de 2016 el personal ocupado en la industria metalúrgica registro un descenso en este caso de 1,5% en relación a igual mes del año anterior. Complementariamente el 42% de las industrias expresó haber reducido sus horas extras, la jornada laboral o solicitó REPROS. Desde la Unión Obrera Metalúrgica seccional Rosario manifestaron que la pequeña y mediana industria y algunos sectores como línea blanca, carroceros y fundición son los que se vieron afectados por las políticas del gobierno nacional. “Liberaron las importaciones, un tarifazo muy brutal donde todos estamos de acuerdo que tenemos que corregir las tarifas pero no de esta manera que en vez de ayudar a la industria la perjudicó”, enfatizó a El Santafesino Antonio Donello, secretario general de los Metalúrgicos.

Recientemente fue sancionado el Régimen de Fortalecimiento del Autopartismo Argentino con el objeto de promocionar y desarrollar el sector autopartista nacional. Este régimen reviste particular importancia para la Provincia de Santa Fe dada la destacada actividad de proveedores de la industria automotriz, de terminales y del sector de fundición. Para Miguel Ángel Conde miembro de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Rosario además de la crisis y la baja en el consumo el problema de la industria del autopartismo argentino es su precariedad y falta de tecnificación. Lo mismo opina sobre las empresas de la denominada línea Blanca: “Ellos –apunta- tuvieron doce años de gloria donde todas las fábricas cuadruplicaron su producción porque estaban protegidos, había cupos de importación, acuerdos internacionales, entonces el sistema hizo que ese tipo de fabricación creciera”. Según Conde los empresarios del sector multiplicaron sus fábricas pero hicieron solo eso, no invirtieron en tecnología. “No fabricaron el moto compresor, entonces hoy vos tenés fabricando heladeras que importar el moto compresor de China, de Brasil o de donde sea, lo único que hicieron fue ordeñar la vaca y ahora la vaca no tiene más leche. Eso lo pongo como ejemplo, no es culpa de ellos quizás hubiese hecho lo mismo si me dan esa posibilidad”.

El Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe implementó recientemente el Observatorio de Importaciones, del cual participa la Federación Industrial de Santa Fe. El mismo suministra información actualizada sobre la evolución de las importaciones permitiendo así disponer de un mecanismo de alerta temprana a los sistemas productivos presentes en Santa Fe. Desde el año 2014 el segmento de micro y pequeñas industrias muestra una sostenida caída en su nivel de ocupación, mientras que las medianas y grandes industrias presentan a partir de 2015 y hasta el primer trimestre de 2016 una recomposición en su plantel de personal. En la Industria Manufacturera en la Provincia de Santa Fe las micro, pequeñas y medianas empresas constituyen el 97% del total y generan el 51% del empleo privado registrado. Un conjunto de 180 grandes empresas industriales genera 60 mil puestos de trabajo, representando prácticamente el 50% restante. La nueva Ley Pyme sancionada recientemente prevé un conjunto importante de herramientas promocionales para el desarrollo de la micro, pequeña y mediana empresa.

“La pequeña y mediana industria no tiene una política a nivel nacional que la resguarde”, manifestó Donello y agregó: “Ellos no están preocupados en el mercado interno parece y eso nos duele mucho porque están corriendo peligro muchos puestos de trabajo, empezamos a caminar los caminos de los 90”.

Línea Blanca

Desde La UOM Rosario revelaron que los despidos incluidos los retiros voluntarios llegan a quinientos a lo que se le suman tres mil trabajadores en acuerdo con las empresas y el sindicato con quita de horas y suspensiones, según Donello estos acuerdos “caducarán a finales de agosto y continuarán en algunos casos hasta octubre”.

“Tenemos que reconocer que muchos empresarios le están poniendo el hombro a esto, apostaron al segundo semestre y no quisieron reducir la plantilla, por eso digo que los problemas se nos vienen de ahora en más pero va a llegar un momento en que ellos no van a poder soportar. Sí estamos preocupados por la planta Acindar porque vemos maniobras como que la quieren cerrar. Es una decisión tomada desde afuera que ayuda y acelera más la crisis”, apunta el dirigente metalúrgico. Desde el Sindicato presentaron ante la legislatura provincial en la comisión de trabajo la posibilidad de que se promulgue una ley anti despidos que abarque a las empresas que cumplen funciones en el territorio provincial, el periodo sería por seis meses.

La línea Blanca se abastece de pequeños talleres con pocos empleados pero que en la sumatoria son cientos de puestos de trabajo en riesgo. En Rosario se fabrica el 70% de las heladeras y sus derivados en Argentina. “Todo eso está realmente a muy media máquina, por ejemplo Electrolux está suspendida la mitad del personal, la mitad trabaja quince días y quince días la otra mitad, cobran el 90% del salario, si bien no es la que más produce es la que tiene mayor espalda económica. Las otras dos también están con suspensiones”, describe Conde sobre la situación.

Competencia desleal para exportar

La caída de la economía brasilera fue un duro golpe para la industria local ya que es el principal receptor de productos argentinos. “Yo exportaba 200 unidades por mes y ahora exporto 20. Brasil se cayó, los precios no dan y el costo argentino se ha explotado, no puede ser que un kilo de pan cueste dos dólares, el dólar no existe” declara el dirigente empresarial. Según datos de su propia empresa, una pieza cotizada en el año 2000 a una fábrica mexicana costaba 1.500 dólares y en esta ocasión el precio llegó a 4.200 dólares, es decir que los costos aumentan en dólares y en quince años se cuadruplicó. “No se puede exportar otra cosa que no sea soja y lo que estamos exportando te diría que casi lo estamos exportando a pérdida”, advierte Miguel Conde.

Por Diego Montejo. Desde Rosario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *