El senador Borla propone se incluya en la currícula educativa la asignatura “Educación Emocional”
El senador Borla presentó proyectos de ley en la Cámara alta de la Legislatura. Crédito: Prensa Senador provincial Rodrigo Borla

El senador Borla propone se incluya en la currícula educativa la asignatura “Educación Emocional”

El proyecto de ley se encuentra en comisión de la Cámara alta de la Legislatura para su correspondiente estudio. La idea es que se agregue a la currícula educativa como contenido obligatorio en los establecimientos educacionales de todos los niveles y modalidades.

Los objetivos del proyecto es desarrollar, mediante la enseñanza formal, cada una de las habilidades emocionales -conocimiento de uno mismo, autorregulación emocional, motivación o aprovechamiento productivo de las emociones, empatía y habilidades sociales- como las habilidades para elegir en cada niña y niño y tutores/as -docentes y padres- mediante la Educación Emocional. Para ello, se debe instituir en la currícula educativa la asignatura titulada “Educación Emocional” como contenido obligatorio en los establecimientos educacionales de todos los niveles y modalidades de la provincia de Santa Fe.

La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales, como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, y con objeto de capacitarle para afrontar mejor los retos que se le plantean en la vida cotidiana.

El Informe Delors (UNESCO 1996) reconoce que la educación emocional es un complemento indispensable en el desarrollo cognitivo y una herramienta fundamental de prevención, ya que muchos problemas tienen su origen en el ámbito emocional. La educación emocional tiene como objetivo ayudar a las personas a descubrir, conocer y regular sus emociones e incorporarlas como competencias.

La ley N° 26.206, Ley de Educación Nacional, en su artículo 20 promueve una  educación integral y establece como objetivo de la educación “promover el aprendizaje y desarrollo de un proceso de formación integral de una familia y de una comunidad”.

Asimismo, esta ley estima esencial “promover en los/as niños/as la solidaridad, confianza, cuidado, amistad y respeto a sí mismo y a los/as otros/as”, así como también recepta la importancia de la educación integral, en tanto hace hincapié en la necesidad de esforzarse por conseguir el máximo desarrollo según sus capacidades y posibilidades.

Siguiendo con estos postulados el siguiente proyecto de ley busca desarrollar, a través de la enseñanza formal, las habilidades emocionales de la población, con el fin de que cada individuo pueda desarrollarse plenamente y alcanzar una mejor calidad de vida.

El impacto de la inteligencia emocional en la vida de las personas ya fue empíricamente comprobado en los Estados Unidos. Se demostró que el éxito obtenido en la vida de las personas es debido, en un 70-80%, a las habilidades emocionales.

Es importante mencionar que en Argentina en el mes de noviembre de 2016 se aprobó por unanimidad la Ley de Educación Emocional en la provincia de Corrientes, convirtiéndose en el primer lugar del mundo en tener una legislación al respecto, asegurando que toda la comunidad educativa tenga un espacio para desarrollar la Inteligencia Emocional en forma sistémica, sustentable y con un fundamento científico.

Es necesario fomentar una educación que estimule y desarrolle la salud emocional y satisfacción personal, la resiliencia, la tolerancia a la frustración y automotivación, entre otros recursos y habilidades emocionales. Para lograr planear una estrategia educativa e implementarla de modo eficiente, es preciso un esfuerzo conjunto y un compromiso sostenido en el tiempo de los distintos actores sociales necesarios a tal fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *