Empresa en Esperanza comercializa con los gigantes de la alimentación
Biosynt SRL es una empresa dedicada a la fabricación de materias primas para aromas y sabores Crédito: El Santafesino
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
23/09/2015
Biosynt industria alimenticia Parque Tecnológico Wohr Química

Empresa en Esperanza comercializa con los gigantes de la alimentación

Biosynt SRL es una empresa dedicada a la fabricación de materias primas para aromas y sabores de la industria alimenticia y perfumería. Incubada en el Parque Tecnológico Litoral Centro de Santa Fe, actualmente desarrolla su producción en instalaciones de Wohr Química, cuyo titular es parte accionaria de esta flamante firma.

Esta integración en la parte societaria, motivó su radicación en Esperanza, pero además abriga expectativas de emplazarse en el futuro Parque Industrial de esta ciudad. “Es un logro para Esperanza por tratarse de una empresa de base tecnológica con alto valor agregado”, resaltó Rubén Wohr, en diálogo con El Santafesino.

Biosynt es la única fábrica en Sudamérica que elabora este tipo de productos, que componen los aromas y sabores de los alimentos. A modo de ejemplo, destinados a las margarinas, palomitas de maíz, jugos de fruta, entre otros de una amplia gama de productos alimenticios. La flamante empresa comercializa con las principales multinacionales del mundo en el rubro: Givaudan de Suiza, IFF de Estados Unidos, Firmenich de Suiza, y Simrice de Alemania.

La iniciativa lleva dos años de formación y prevé radicarse a futuro en el Parque Industrial de Esperanza, aunque tampoco se descarta un emplazamiento en el Parque Industrial de Sauce Viejo, en proyecto de expansión. “Se están evaluando las distintas alternativas”, anticipó el empresario.

Los productos que elabora Biosynt son productos de grado alimenticio que integran formulaciones de aromas y sabores particularmente de la industria alimenticia. “Tenemos como clientes a las principales firmas del mundo en el rubro de aromatizaciones, como Givaudan, que es la número 1 del mundo”, destacó Wohr, quien puso de relieve la importancia del capital humano que posee nuestra región.

“Cuando uno compra un producto de Nestlé o un snack de Pepsi con sabor a pizza, contiene un saborizante que realza ese gusto”, ejemplifica para dar una idea de la masividad que conlleva este tipo de fórmulas químicas. La producción de estos productos, es muy baja, de 10 kilos por hora, por tratarse de productos que se introducen en mínimas cantidades. “En un millón de kilos de masa de conitos por ejemplo, van 30 kilos de este tipo de compuestos”, graficó Wohr, quien destacó que se trata de productos de alto valor agregado y con una proyección enorme en una paleta de más de 5 mil productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *