¿En que condiciones regresaron los alumnos y docentes a las aulas?
Dinero liberado del corralito argentino Crédito: Archivo El Cronista Regional

¿En que condiciones regresaron los alumnos y docentes a las aulas?

El retorno al aula está siendo conflictivo y los inconvenientes que debe afrontar la comunidad santafesina se incrementan permanentemente. El agotamiento de las energías y el desgaste de los recursos humanos con que cuentan las instituciones comienza a resquebrajarse y a manifestarse en las relaciones propias de la convivencia dentro de las mismas.

Los inconvenientes que deben afrontar hoy los establecimientos educativos que albergan a los alumnos de las escuelas devastadas por la catástrofe hídrica, consisten, principalmente, en que chicos con diversas formaciones y costumbres deben utilizar un espacio común. Esto ha ido generando roces que, sumado a la falta de elementos y a los traslados permanentes convierten a la escuela en verdadero territorio de combate. El trabajo de los directivos y docentes crece notablemente, considerando además que el 80% del cuerpo docente de cada institución está todavía afectado por la inundación y que va regresando lentamente a las aulas sin estar todavía en condiciones de dar clases, complica substancialmente la situación. Cabe destacar que, 116 establecimientos educativos estuvieron directamente afectados por catástrofe del Salado y, que albergaron a más de 25.000 evacuados sin contar la labor realizada por los alumnos y docentes voluntarios.

Al respecto, Gabriela Cuesta de AMSAFE provincial manifestó a El Cronista Regional On Line que en este momento “aparecen otros problemas, los docentes reconocen todo lo que falta ahora, la asistencia no sigue con la misma asiduidad y los docentes se encuentran con significativas limitaciones. Los maestros siguen afrontando todo, como lo hicieron durante la emergencia, incluso sin haberse recuperado”.

En tanto que el ministro de educación, Daniel Germano, en declaraciones realizadas a la prensa minimizó estas cuestiones aduciendo que son “normales”, manifestó que la situación se modificará después del receso invernal y vaticinó que a fin de año estarán localizadas todas las escuelas.

Sería interesante entonces, que las autoridades tomaran el receso como una instancia de autoevaluación a fin de aprovecharlo para replantear algunas cuestiones pendientes en el área (como la convivencia en el mismo edificio de varias escuelas de la ciudad), esbozar estrategias de trabajo tendientes a la integración de las comunidades educativas y optimizar la calidad pedagógica de la segunda mitad del año.

Reconstruir el tejido social dañado por la terrible situación que vivió la cuidad llevará algo más de dos meses. Supone revisar las acciones del pasado, analizar el presente y pensar el futuro en una ciudad que sufrió un fuerte cimbronazo pero que todavía dispone de un importante capital social e intelectual para salir adelante. Resulta imperioso entonces, la realización de acciones tendientes a modificar el estado anímico de la comunidad educativa en su conjunto para poder generar mecanismos de contención y sostener la calidad educativa-cultural santafesina.

Por Pilar Guala-piliguala@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *