En Recreo hay un emprendimiento con sello propio
Fabricio Sánchez fabrica sellos en Recreo Crédito: Municipalidad de Recreo
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
01/02/2016
Microcrédito polímero líquido resina sellos

En Recreo hay un emprendimiento con sello propio

Cada emprendimiento lleva el valor agregado de la impronta de las manos que lo elaboran y producen. “Jeremías Sellos” es la concreción de un proyecto que tiene sus orígenes 6 años atrás, en un curso de capacitación, y es hoy la visión de un presente consolidado y un futuro promisorio. Con su domicilio como taller de producción, Fabricio Sánchez fabrica y vende sellos para diferentes usos.

El protagonista de una nueva historia de emprendedorismo en la ciudad, se capacitó en diseño gráfico e incursionó en la carrera de Arquitectura. A raíz de esos conocimientos, desde hace un año y medio se dedica con marcada proyección, a la fabricación y venta de sellos automáticos, semiautomáticos, numeradores y fechadores. Lo hace en madera o plástico, destinados a profesionales y también para niños.

Fabricio cuenta que “sin demasiadas expectativas hice el proyecto y la presentación formal de todos los requisitos para obtener un microcrédito. Llegó la respuesta con el aprobado y empecé a trabajar en lo que hoy me gusta mucho, no pensé que podía llegar a tener un ingreso con esto y hoy lo tengo”.

La participación en las ferias de emprendedores hizo que la firma pueda ampliar su red de contactos de trabajo. “Las ferias me ayudan mucho y logré contactarme con otras personas. Eso es importante para mí. También hice volantes que los distribuí para difundir lo que hago”, explica Fabricio quien además pone en relevancia el Primer Catálogo de Emprendedores porque “reforzó mucho mi trabajo y el de mis colegas, es una gran herramienta que nos ofreció el municipio”, dijo. “Siempre tuvimos un gran acompañamiento y apoyo constante. Es fundamental porque nuestro camino no es sencillo”.

La producción de sellos es artesanal y casera, utilizando polímero líquido y resina. Algunos materiales los adquiere en Santa Fe y Buenos Aires, mientras que las carcasas de los sellos provienen de marcas importadas de Australia, Japón y Estados Unidos. “El proceso puede llevar media hora contando con el diseño, posteriormente su procedimiento y contar con el producto final. En octubre implementé la producción en vivo porque la gente quiere llevarlo en el momento, por ejemplo, en una feria”, explicó Fabricio.

Pensando en un futuro cercano, este emprendedor tiene pensado continuar con su propósito. “En 2016 voy a seguir por este camino, la idea es fortalecerme en un comercio y poder sumarle algunas cosas de diseños”, proyecta y sigue soñando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *