Esperanza participó del 1º Encuentro de Empresas Incubadas
1º Encuentro de Empresas Incubadas Córdoba 2007 Crédito: Municipalidad de Esperanza

Esperanza participó del 1º Encuentro de Empresas Incubadas

El 1º Encuentro de Empresas Incubadas Córdoba 2007 contó con la presencia de la comitiva esperancita compuesta por el gerente de la incubadora Idear, Lic. Abel Dátola, incubados y representantes de la Universidad Nacional del Litoral.

El encuentro fue organizado por La Fundación para la Incubación de Empresas de la ciudad de Córdoba en forma conjunta con la Asociación de Incubadores, Parques y Polos Tecnológicos (AIPyPT) y la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (SeCyT) de la nación.

Del evento participaron emprendedores a nivel nacional pertenecientes a las incubadoras, parques y polos egresados o vinculados de ellos y empresas de los países miembros del Mercosur y países asociados.

En la oportunidad se realizaron talleres de análisis abocados a diferentes temas dirigidos a empresas incubadas que expusieron experiencias enriquecedoras. Por otra parte, se llevaron a cabo disertaciones de funcionarios de la Secretaria de Ciencia y Técnica de la nación que informaron sobre programas de apoyo y financiación en vigencia. A su vez, directivos de Brasil, Chile, Paraguay y Perú tuvieron a su cargo trasmitir datos sobre funcionamiento y resultados de las incubadoras de sus países.

Los temas y el nivel del debate alientan la prosecución de este tipo de encuentros y la formación de una red de incubados que permita el contacto permanente entre los actores.

El gerente de la Incubadora de Esperanza, Lic. Abel Dátola, señaló que “para fortalecer las empresas y promover su desarrollo sustentable no alcanzan los parques industriales tradicionales donde se comparte energía, gas, agua, efluentes y otros servicios; el camino es incorporar ciencia, tecnología y capacidad de gestión”.

“Se necesita capacitación y formación de recursos humanos rescatando demandas, necesidades y carencias que debemos resolver a través del conocimiento. Hoy resulta imprescindible la correcta aplicación de tecnologías blandas y, como meta posterior, la incorporación de biotecnologías”, agregó Dátola.

En el país se desarrollan 26 incubadoras y 17 parques. Existen fondos para apoyar estas iniciativas pero faltan proyectos y es en ese espacio de interlocución y aprendizaje donde son receptores los jóvenes egresados, los técnicos, los prácticos y toda persona con vocación emprendedora.

Las incubadoras, parques y polos tecnológicos con la participación de las Universidades constituyen la herramienta idónea donde se puede potenciar el conocimiento para desarrollar proyectos y, con el apoyo del estado como sucede en Esperanza y el acompañamiento de las instituciones intermedias, se debe lograr la instrumentación de políticas claras y consensuadas de base productiva, cultural y social que produzcan la sinergia necesaria para crear empresas tecnológicamente competitivas que contribuyan al crecimiento económico local y regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *