Finalizó con gran éxito el Curso de Prevención en Adicciones
Curso de prevención de Adicciones en San Cristóbal Crédito: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
15/12/2007
adicciones drogadicción Resiliencia San Cristóbal

Finalizó con gran éxito el Curso de Prevención en Adicciones

El pasado 13 de noviembre culminó el dictado del Curso de Control y prevención de Adicciones, en el marco del “Programa de Capacitación: Sociedad, Conflicto y Violencia. Herramientas de Abordaje e Intervención”, organizado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y la Defensoría del Pueblo de Santa Fe. Apoyaron la realización del curso el Consejo Municipal de Deportes (COMUDE) y la Coordinación de Acción Social de la Municipalidad de San Cristóbal.

El Dr. Hugo March -Dirección Provincial de Prevención de Adicciones-, la Lic. Mabel Bellandi (coordinación) y las docentes Lic. María Caspani y Dra. María Sonnet, expusieron una serie de módulos informativos tendientes a desarrollar conocimientos y formas de intervención social para el tratamiento y prevención de las adicciones.

Los profesionales partieron de una serie de definiciones necesarias para el abordaje de la temática: Los adictos son aquellas personas en las que se observa una dificultad para expresar con palabras las emociones, los sentimientos y el propio pensamiento, El lenguaje es generalmente Sin palabras: “A-DICTO”. También deriva del latín adictum (encadenado). “Las características más salientes de estos pacientes son la psicoactividad, la nocividad, la adictividad en las conductas cotidianas”, explicaron.

Hay adicciones ingestivas (alcohol, drogas ilícitas, cafeína, alimentación, chocolate, azúcar, fármacos) y de proceso, las cuales se subdividen en emocionales (enojo, alegría, culpa vergüenza); de comportamiento (robo, compras, sexo, mentiras); mentales (pensamientos obsesivos, negativos, detalles maníacos, preocupación excesiva) y relacionales (codependencia de pareja).

En esta clasificación juegan un papel preponderante los factores de riesgo, entendidos como aquellas “circunstancias o características personales y ambientales que, relacionadas con la droga, aumentan la probabilidad de que una persona la consuma”. En tanto cada individuo se encuentra inmerso en su contexto social, los factores de riesgo pueden aparecer en lo personal, lo familiar, lo escolar, en lo comunitario, etc.

Los factores protectores son aquellos “recursos personales o sociales que atenúan o neutralizan el impacto del riesgo a través de mecanismos concientes o inconscientes de adaptación”. En este marco, cobra significativa importancia el concepto de “resiliencia”, el proceso de lidiar con acontecimientos vitales disociadores, estresantes o amenazantes, de un modo que proporciona destrezas protectoras y defensivas adicionales a las previas al acontecimiento estresante o amenazador. “Es la capacidad de recuperarse y sobreponerse con éxito frente a la adversidad, y desarrollar competencia social, académica y vocacional pese a estar expuesto a un estrés grave o a las tensiones del mundo de hoy”, señalaron los profesionales. Las conductas y características resilientes se observan en la competencia social, la resolución de problemas, la autonomía, el sentido de propósito y de futuro.

Intervención comunitaria frente a la adicción

Puede definirse el concepto de prevención de adicciones como el conjunto de acciones encaminadas a promover la salud de las personas, para reducir la probabilidad de que aparezcan problemas relacionados con el consumo de drogas. Hay estrategias de prevención específicas que deben ponerse en acción para contrarrestar conductas adictivas: de información, difusión y sensibilización; de aprendizaje y desarrollo de habilidades sociales; de habilidades de resistencia social; de generación de alternativas; de desarrollo social, etc. En este sentido, la intervención comunitaria es “el conjunto de acciones destinadas a promover el desarrollo de una comunidad”.

“Se debe trabajar fomentando el desarrollo y capacitación de organizaciones de la comunidad; formar y capacitar personas que son referencias o desarrollan una función social; coordinar y potenciar el trabajo de las redes para optimizar recursos; Contribuir al desarrollo de redes naturales”, explicaron los especialistas.

¿A quién recurrir por ayuda?

El Defensor del Pueblo de Santa Fe es quien protege los derechos e intereses de los individuos y la comunidad frente a actos acciones, hechos y omisiones de la Administración Pública y sus agentes. Tiene a su cargo la defensa de los Derechos Humanos, y demás derechos e intereses individuales, colectivos y difusos, y derechos referentes a la salud pública, calidad de vida, consumidores, prevención y conservación del medio ambiente, preservación del patrimonio histórico, cultural y artístico. Protege los derechos fundamentales del individuo y los intereses difusos o colectivos de la comunidad; ejerce la defensa del individuo y de la comunidad en el plano de los derechos fundamentales (derechos básicos enunciados en la Constitución Nacional).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *