Gas: la llama de la esperanza
Gas natural en la provincia de Santa Fe Crédito: Archivo
Política
Redacción El Santafesino
17/06/2014
Emilia Gasoducto GNEA Llambi Campbell Nelson San Justo Videla

Gas: la llama de la esperanza

La apertura de sobres de la licitación del tercer tramo del Gasoducto del Noreste abre una luz de esperanza para el desarrollo del centro norte santafesino. Pero además permitirá saldar una deuda histórica que la Argentina tiene con los 3,5 millones de habitantes de Formosa, Chaco, Misiones, Santa Fe y Corrientes que no tienen servicio de gas natural corriente.

La construcción del gasoducto está dividida en 4 etapas, de las cuales se encuentra en licitación la primera, que está dividida en 3 tramos. Días atrás, en Buenos Aires, se realizó la apertura de ofertas económicas para el tercer tramo, que atravesará 265 kilómetros de Santa Fe y requerirá una inversión de $ 1.120 millones.

Según explicó en la oportunidad, el Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, la obra total, explicó el funcionario, contará con una inversión cercana a los $ 5.000 millones y generará 10.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Tendrá una extensión de 4.130 kilómetros y abastecerá a más de 3,5 millones de personas.

La traza troncal de 265 kilómetros de 24 pulgadas del Gasoducto del Noroeste Argentino (GNEA) para el tramo Santa Fe, se extiende desde Desvío Arijón hasta Margarita. En sus inicios será alimentado por el sistema actual de gasoductos. Luego se complementará con los tramos que bajen desde el norte.

La obra del Gasoducto comenzará en Desvío Arijón, subiendo por la Ruta Nacional Nº 11 hasta las proximidades de Vera, alcanzando localidades como Nelson, Llambi Campbell, Emilia, Videla, San Justo, Ramayón, Marcelino Escalada, Colonia Silva, Gobernador Crespo, La Criolla, Vera y Pintado, Pedro Gomez Cello, Calchaquí y Margarita.

La obra

La construcción del gasoducto se realizará en cuatro etapas, de las cuales la primera es la que se encuentra en licitación. La misma está dividida en tres tramos. El primero, de 230 km, va desde el gasoducto internacional Juana Azurduy hasta el límite entre Salta y Formosa. El segundo atraviesa 303 km de Formosa, partiendo del límite con Salta, mientras que el tercer tramo son los 265 kilómetros que se construirán en Santa Fe. En todas las licitaciones de esta primera etapa ningún oferente podrá resultar adjudicatario de más de un tramo. Con lo cual, si su oferta resultó ganadora de un tramo, queda automáticamente fuera para competir por otro. Esta medida es para favorecer una mayor participación de empresas y generar el mayor nivel de empleo posible.

Por otra parte, el proyecto contempla dejar instalada la planta reguladora en la puerta de cada pueblo ya que el concepto con el que se hace la obra prioriza facilitar los medios para concretar las redes domiciliarias. Los oferentes para construir este tercer tramo son la UTE integrada por BTU-Esuco-Víctor Contreras que ofertó 1.090.322.000 pesos; la UTE Iecsa-Austral-Conta-Isolux, que ofertó 1.051.166.000; y la UTE Contreras Hermanos-Helport-CPC-Rovella Carranza, que fijó un precio de 1.082.900.000 pesos.

Antecedentes

El convenio para la construcción del Gasoducto Noreste se firmó el 24 de noviembre de 2003. Fue una iniciativa de Techint que luego adoptó el Estado argentino. El acuerdo lo rubricaron inicialmente el Ministerio de Planificación, siete provincias y la propia Techint. En ese momento, Paolo Rocca, titular del holding, aseguró que la obra se completaría en 28 meses, pero nunca comenzó. La última postergación se produjo en 2012. En febrero de ese año, la empresa estatal Enarsa aprobó el llamado a licitación para la contratación de la ingeniería, provisión de materiales y construcción. El 26 de junio se realizó la apertura de sobres y una de las cuatro ofertas era de Techint. Entonces, la petrolera estatal le solicitó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que se expidiera sobre un supuesto caso de abuso de posición dominante proveniente de la vinculación entre Techint y el proveedor nacional de las cañerías, otra firma del grupo. Por ello, la CNDC emitió dictamen donde recomendó realizar un nuevo llamado para la construcción del gasoducto, separando la compra de caños de la obra civil, y así evitar prácticas anticompetitivas. Enarsa tomó en cuenta el dictamen y el 12 de diciembre de 2012 anuló el concurso y realizó una nueva convocatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *