IDEAR: La gestación de una empresa
El predio del Instituto Tecnológico El Molino de Esperanza Crédito: El Santafesino
Panorama Empresario
Redacción El Santafesino
10/05/2014
Complejo Tecnológico IDEAR incubadora de empresas

IDEAR: La gestación de una empresa

Una incubadora de empresas es una herramienta de apoyo para emprendedores de una determinada región. En este caso, su ámbito es la ciudad de Esperanza y la región, y funciona a partir de un convenio asociativo entre la Universidad Nacional del Litoral y la Municipalidad de Esperanza, entidades que le dan carácter público. En este caso se trata de una Incubadora de Base Productiva, a diferencia de otras en la región, por ejemplo Expresiva, en la ciudad de Santa Fe, de Base Cultural, o el Parque Litoral Centro, de Base Científico- Tecnológico.

La historia señala que en el año 1997, se firma un Convenio Marco de Cooperación entre la Universidad Nacional del Litoral y la Municipalidad de Esperanza, mediante el cual formalizan la relación a los efectos de comenzar a realizar acciones en conjunto para el desarrollo productivo y sustentable de la región, es decir comenzar a realizar acciones en donde las capacidades del municipio y la universidad puedan complementarse y potenciarse, y tengan como consecuencia un impacto positivo en la región.

En el año 2001 la Universidad Nacional del Litoral y la Municipalidad de la ciudad de Esperanza firman un Convenio Asociativo específico mediante el cual se comienza a gestar la idea y realizarse las primeras acciones conjuntas que desembocarían posteriormente en la creación de lo que es hoy la Incubadora de Empresas del Ámbito Regional (IDEAR) que comenzó a funcionar a final del 2002 principio de 2003, funcionando en el Complejo Tecnológico “El Molino”.

Balance

“El año 2013 ha sido un año muy positivo, con los frutos del trabajo que se inició particularmente desde 2010, a pesar que IDEAR funciona desde hace 10 años”, introduce el Ing. Químico Lucas Bruera, Gerente de la Incubadora de Empresas de Ámbito Regional IDEAR. En el ciclo 2013 egresaron dos empresas, Covipanel de Héctor Salteño, y Tonos Gráficos de Pablo Lisowyj. En tanto, ingresaron varios emprendimientos que totalizan 14. De ese total, 8 funcionan de manera interna y 6 de manera externa. Desde IDEAR se brinda a estas incipientes empresas un espacio físico (en el caso de las que funcionan de manera interna), además de capacitación y asesoramiento en diversos órdenes (también las externas reciben este servicio), como por ejemplo, búsqueda de financiamiento externo o elaboración del plan de negocios.

Para 2014 esta iniciativa se proyecta con buenas perspectivas. El año pasado una delegación del Ministerio de Industria de la Nación visitó IDEAR, puntualmente referentes del Programa Pacc Emprendedores, los licenciados Carlos Pinasco y Carla Bendaval, quienes mantuvieron una entrevista con el personal de gestión de la incubadora y luego con cada uno de los emprendedores. El relevamiento que hicieron estos funcionarios nacionales, permitió acreditar a IDEAR al programa mencionado.

“La intención que tienen –según explicaron es trabajar directamente con incubadoras de empresas y financiar proyectos que solamente estén dentro de las mismas. A partir de esta visita, se comenzaron a completar formularios electrónicos de 8 proyectos, los cuales fueron aprobados técnica y administrativamente”, destacó Lucas Bruera.

El programa Pacc Emprendedores funciona con un 85 por ciento de Aportes No Reembolsables, un 15 por ciento que paga el emprendedor, al margen de impuestos. En el primer concepto, se recibieron unos 600 mil pesos. “Estamos muy contentos porque obtuvimos el aporte inicial que necesita cualquier emprendedor para comprar maquinaria (la línea apunta en un 70 por ciento a este rubro) y materia prima”, explicó.

La última novedad es la presentación de IDEAR en el Programa Incubar, también del gobierno nacional, con un proyecto basado en tres ejes: capacitación (emprendedores y personal de gestión); asesoría técnica e infraestructura y equipamiento. “Nuestras necesidades pasan por construir un entrepiso y refaccionar la estructura existente. Se trata de modificaciones del espacio disponible”, aclaró.

Cabe acotar finalmente, que en el marco del Capital Semilla -un programa nacional destinado a aquellos que están comenzando- “ayudamos a emprendedores, que no necesariamente estén en una incubadora, se presentan a título personal, y tramitan un préstamo de honor a tasa cero, que se devuelve en aproximadamente 2 años”, comentó.

Después de un período de diez años, IDEAR parece haber echado raíces y ahora comienza a crecer. El fortalecimiento de los emprendimientos existentes, el acompañamiento a los nuevos, la capacitación y el asesoramiento técnico que se puede ir perfeccionando siempre, y una mejora ostensible en su estructura edilicia, pueden ser los puntales de esta incubadora de empresas, que irradia desde el corazón de Las Colonias, un reflejo emprendedor, ese que necesitamos para nutrir de sangre nueva el entramado productivo.

La misión de Idear

La incubación de empresas tiene por misión fundamental generar las condiciones necesarias para que nuevos emprendimientos incorporen valor agregado a la producción.

Para ello, se sirve de una estructura de soporte adecuada para procesos innovadores y de un grupo de profesionales encargados de facilitar la interacción entre el sector empresarial y el universitario. Inscribiéndose bajo ese propósito, IDEAR posibilita a los emprendedores el acceso a formación, capacitación y apoyo técnico-científico, e incluso a fuentes de financiamiento, asumiendo como misión: 1- Apoyar el desarrollo de proyectos innovadores, potencialmente rentables y al fortalecimiento de empresas existentes; 2- Brindar a los emprendimientos incubados el acceso a los recursos para que puedan desarrollarse; 3- Propiciar el emprendimiento, la innovación y el desarrollo tecnológico del sector productivo de la región; 4- Identificar a los nuevos emprendedores susceptibles de entrar al proceso de pre incubación; 5- Reducir los tiempos de gestación y arranque de empresas, facilitando su despegue comercial; 6- Fomentar la generación de bienes y servicios con un alto valor agregado y de contenido tecnológico; 7 – Fortalecer la interacción y transferencia de tecnología entre el sector académico-científico, el sector productivo y el sector público.

Sus objetivos son la creación y el desarrollo de pequeñas empresas en sus primeras etapas de vida; Propiciar la cultura emprendedora; Formar “emprendedores”, personas emprendedoras; Ser referente y partícipe fundamental dentro del sistema de generación de empresas de base productiva de Esperanza y la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *