Inundados de Esperanza iniciarían un reclamo administrativo
Reunión de vecinos del Barrio Sur de Esperanza Crédito: Gentileza esperanzadiaxdia
La Región
Redacción El Santafesino
15/10/2007
emergencia hídrica Esperanza VUA

Inundados de Esperanza iniciarían un reclamo administrativo

Movilizados por los efectos negativos de la emergencia hídrica de marzo pasado, dolidos por la falta de respuesta oficial y motivados por la ayuda económica que sí recibieron otros sectores damnificados, los esperancinos del Barrio Sur agrupados en Vecinos Unidos por el Agua (VUA) podrían iniciar trámites en el plano administrativo que conllevan un reclamo concreto de resarcimiento por los perjuicios padecidos en la referida contingencia.

En este sentido, los abogados patrocinantes de este grupo siguen trabajando y haciendo gestiones en diferentes ámbitos. “De no tener ningún tipo de respuestas en el corto plazo, según el mandato de la última asamblea, convocaremos en los próximos días a la gente para que, en forma individual, preste conformidad e iniciar conjuntamente el Reclamo Administrativo correspondiente” expresaron a través de un comunicado.

Desde la solicitud de audiencia al gobernador y la apertura de un registro de daños para todas las familias de ese sector de la zona urbana, las reuniones semanales se sucedieron con numerosa participación de los vecinos que ahora podrían formalizar un reclamo administrativo. “Lamentablemente no tuvimos respuesta del gobierno provincial que le bajó el pulgar a este tipo de reclamos” sintetizaron representantes de VUA.

“A nivel provincial -apuntaron- es de público conocimiento el enorme desinterés y la indiferencia absoluta manifiesta por el Sr. Gobernador en cuanto a nuestro pedido, sabiendo que ha ayudado económicamente a comerciantes, industriales, clubes deportivos, productores rurales, lo que obviamente apoyamos” se aclaró, a pesar que se sigue “por todos los medios a nuestro alcance lograr que nos atienda y que reciba las 2500 carpetas presentadas que fundamentan y sostienen nuestro reclamo”. Cabe recordar que cada vecino presentó una nota que acompaña una carpeta con la documentación de los daños sufridos y hace explícita la solicitud de un resarcimiento económico.

Por otra parte, en los últimos días, se concretó una reunión con el intendente Rafael De Pace, a quien le solicitaron que revea su posición en relación al pedido de resarcimiento. También se reunieron con la intendenta electa, Ana Meiners, a quien instaron a continuar con las obras necesarias para prevenir futuras inundaciones.

El argumento central pasa por las condiciones en las cuales quedaron algunas viviendas de familias de nivel económico medio y bajo, que no están en condiciones de erogar sumas de dinero que oscilen los 10 mil o 20 mil pesos. Tampoco podrían cumplir los requisitos para la toma de un crédito, con lo cual las posibilidades de rehacer su vida en condiciones dignas se reducen. Distinta es la situación de familias que cuentan con emprendimientos comerciales por ejemplo, que ya han comenzado a refaccionar sus viviendas o locales.

Un largo camino

El objetivo de la agrupación de vecinos desde un comienzo ha sido la realización de las obras necesarias para no volver a padecer las terribles consecuencias que dejaron estos desastres metereológicos. Este largo camino estuvo acompañado del diálogo con las autoridades de turno y los reclamos de obras “han sido escuchados con la atención debida”.

El segundo desafío es hoy recuperar parte de lo perdido. “La mayoría de nosotros somos trabajadores, y en gran parte pertenecemos a la clase media-baja. Todo lo que tenemos nos ha costado mucho sacrificio y años de trabajo para conseguirlo. En pocos días el agua nos lo hizo perder o deterioró en forma significativa, en otros casos afectó por segunda vez consecutiva” expresaron desde VUA.

Por ese motivo, apelaron al gobierno provincial con el objeto de evaluar la forma de resarcir económicamente a sus familias. En ese marco, se inscribe la audiencia solicitada al Ing. Jorge Obeid -que aún aguarda respuesta- para presentar la documentación reunida por cada afectado, donde consta la evaluación de sus daños y la veracidad de lo sucedido; todo ello en carácter de declaración jurada, con el aval de 2 testigos por caso.

“Pensamos que, tanto el municipio como el estado provincial y/o el nacional, deben concurrir en nuestro auxilio con recursos para mitigar las pérdidas causadas. A tal fin -advirtieron- nos amparamos en la base de lo mencionado en el Art. 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reza “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Nota: Este artículo ha sido publicado por el autor en diario El Litoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *