Investigan la problemática hortícola
Exposición sobre la problemática hortícola en Monte Vera Crédito: El Cronista Regional

Investigan la problemática hortícola

La iniciativa está en manos de profesionales del Inta Estación Experimental Rafaela y la Facultad Regional Rafaela de la Universidad Tecnológica Nacional, con apoyo del Inta de Ángel Gallardo. El trabajo -que se encuentra en una primera etapa- se presentó en la sede de la Comuna de Monte Vera y contó con la participación de Sandra Gorosito, tesista de la Licenciatura en Administración Rural; Ing. Agr. Eduardo Scaglia; Ing. Agr. Miguel Vega; Ing. Agr. Sebastián Gambaudo; y el Ing. Agr. César Salto, entre otros especialistas, productores, y autoridades de la comuna de Monte Vera.

En primera instancia, el técnico responsable de la delegación local del Inta, Eduardo Scaglia, describió las actividades que desarrolla ese organismo en la zona, para dar paso luego a Sandra Gorosito, quien dio detalles sobre el trabajo de encuestas. Luego, el ingeniero Miguel Vega, del Inta Rafaela, brindó aproximaciones acerca de 20 de las 61 preguntas que se hicieron a los productores de Santa Fe, Recreo y Monte Vera. El universo quedó conformado por 36 productores que respondieron a las preguntas sobre cuatro variables principales: Manejo de la empresa hortícola, Infraestructura de producción, Producción y Comercialización.

El relevamiento, que sugiere líneas de investigación para afrontar la problemática del sector hortícola, revela resultados interesantes que demuestran a priori las dificultades por las que atraviesan los productores de la zona y la falta de políticas de estado para su desarrollo.

Manejo de la empresa

En este aspecto, las encuestas revelan que predomina un alto grado de desorganización de la empresa hortícola, falta de liderazgo dentro de la misma, desconocimiento del mercado, relativo trabajo en asociaciones o alianzas (un 47 por ciento no tiene vínculos de ningún tipo) y la ausencia de una línea sucesoria. Los números que conducen a estas conclusiones indican por ejemplo que el 78 por ciento del negocio está en manos sólo del dueño o del dueño y su familia; y que más del 80 por ciento de los productores posee entre 20 y 40 años en la actividad, una evidencia de la falta de recambio generacional. En ese sentido, se advierte que no se está preparando a los más jóvenes para continuar con la empresa familiar. Sin embargo, hay aspectos positivos: un alto grado de conocimientos operativos por experiencia en el rubro; amplio margen de maniobra por escasa deuda y deseo de continuar produciendo. “Hay una gran oportunidad para trabajar en conjunto y obtener mayores beneficios” destacó el Ing. Vega al presentar estos primeros datos.

Infraestructura de producción

En el cinturón hortícola santafesino, un 53 por ciento de los productores detenta el 80 por ciento de la tierra, mientras que el 47 por ciento restante sólo posee el 20 por ciento. La concentración en la tenencia de la tierra, aparece como una preocupación para los especialistas y una evidencia que marca la necesidad de establecer políticas de estado para una mejor producción, con los consecuentes beneficios para la mayor cantidad de productores posibles.

Es justamente la distribución del suelo la base sobre la cual los investigadores sacan sus primeras conclusiones respecto de la infraestructura de producción. Y los datos son reveladores: un 67 por ciento de los productores posee menos de la media de 17 has.

Vega resaltó que esta debe ser una preocupación para los gobiernos municipales y comunales “porque tienen una economía regional que sostener”.

Por otra parte, el 60 por ciento de los productores trabaja sobre una superficie propia, en tanto que el 40 por ciento alquila. Y sobre las instalaciones para acondicionado, Vega advirtió que al menos un 80 por ciento de los productores “no hace nada” para diferenciarse en el mercado respecto de parámetros de calidad. Un escaso porcentaje tiene estructura para lavado y empacado, menos cámaras de frío.

Producción

En esta variable, se pone de manifiesto uno de los potenciales del sector hortícola: la importante participación de mano de obra. El relevamiento señala que en los establecimientos visitados un 70 por ciento de los trabajadores son medieros. Un 10 por ciento son temporarios, permanentes un 4 por ciento y un 15 por ciento familiares. En las quintas, trabajan en promedio 11 personas por cada 10 has. En el universo de 3.100 has que posee el cinturón verde en Santa Fe, Monte Vera y Recreo, hay unos 3.400 operarios. Esto demuestra sus ventajas sobre otros rubros: en la lechería, 1 persona por cada 50 has. y la agricultura, 1 persona cada 500 has. En el sector hortícola “hay una alta demanda de mano de obra que habría que tratar de mantener” sugirió Vega.

Respecto de la rotación de los cultivos, entre superficie cultivada y superficie física, va de un 25 a un 245 por ciento. “Hay una gran variación” explicó el ingeniero, quien advirtió que indagar en este aspecto permitiría optimizar la producción y la distribución de dinero en el sector.

En síntesis, el 64 por ciento de los productores genera el 80 por ciento de la producción de hortalizas; aunque el 36 por ciento restante produce sólo el 20 por ciento. Otra conclusión, indica que muchos productores no hacen la elección de los cultivos en función de la venta.

Comercialización

Todos los productores consultados comercializan su producción en el Mercado de Productores y Abastecedores de Santa Fe, un 50 por ciento en Santa Fe y Buenos Aires, en Santa Fe y verdulerías menos de un 20 por ciento, y muy pocos venden combinando todos los mercados. Una tendencia actual es la modalidad de comercialización en supermercados, los grandes compradores de hoy. El Ing. Vega sostuvo que, al margen del mercado local, es necesario explorar más el resto de los mercados.

Por otra parte, el 70 por ciento de la producción se vende. Sin embargo, entre un 12 y 15 por ciento de los productores apenas comercializa entre un 50 y un 60 por ciento de sus productos. El promedio de desperdicio llega al 30 por ciento.

¿Por qué no se vende?, es uno de los interrogantes. La principal causa, según la encuesta, es la falta de compradores (47 por ciento), el precio (27 por ciento), la calidad (15 por ciento). En muchos casos, para el especialista, esa falta de compradores está asociada a otra cuestión: “No se vende porque no conviene el precio”. Al momento de presentarse esta variable, un productor opinó que en muchos casos los precios bajos está en relación a la falta de calidad del producto. Y esto marca un contrapunto con otro aspecto estudiado: cuando a los productores se les preguntó qué exigencias tiene el comprador, un 94 por ciento respondió que las exigencias son de calidad. Sin embargo, se trabaja muy poco en ese aspecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *