Jóvenes de pueblos originarios a la Universidad
Convenio UNL y Ministerio de Desarrollo Social Crédito: Prensa Gobernación
Cultura
Redacción El Santafesino
20/08/2008
Administración de Empresas estudios universitarios pueblos originarios

Jóvenes de pueblos originarios a la Universidad

El ministerio de Desarrollo Social de la provincia y la Universidad Nacional del Litoral (UNL) firmaron un convenio que permitirá a cinco jóvenes santafesinos pertenecientes a pueblos originarios cursar la carrera de formación Técnico en Administración de Empresas Agropecuarias, en la ciudad de Esperanza.

De esta manera, la provincia financiará los costos destinados a la incorporación y manutención de los alumnos; el hospedaje en la ciudad de Esperanza; la alimentación; los gastos de manutención; seguro médico; y los gastos de administración de la UNL.

El Convenio de Cooperación para la Movilidad Estudiantil tiene por objetivo abordar la problemática de acceso a la educación pos secundaria y superior de las comunidades indígenas y afrolatinoamericanas, mediante la implementación y evaluación de un programa piloto de capacitación técnica del cual participarán además 15 estudiantes provenientes de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

El acto se desarrolló en el salón Blanco de la Casa de Gobierno, en la capital provincial, y estuvo presidido por el ministro de Desarrollo Social, Pablo Farías, quien estuvo acompañado por el rector de la UNL, Albor Cantard; el director provincial de Pueblos Originarios y Equidad, Raúl Britos; el secretario de Relaciones Internacionales de la UNL, Julio Theiler; el director de Cooperación Internacional de la UNL, Adrián Bolatti; José María Iñet, Autoridad Tradicional de pueblo Mocoví; y Carlos Mansilla, de La Loma (Santa Fe).

El convenio de cooperación –a desarrollarse entre agosto de 2008 y julio de 2010– se basa en el exitoso programa “Cooperative Association of States for Scholarships” (CASS) que implementa el Centro para la Educación Intercultural y el Desarrollo de la Universidad de Georgetown (con sede en Washington DC, EE.UU.) en México, América Central y el Caribe.

La puesta en marcha de este proyecto es el resultado de un trabajo coordinado entre la Dirección de Pueblos Originarios del Ministerio y la Secretaría de Relaciones Internacionales de la UNL.

Equilibrar las oportunidades para todos

El ministro de Desarrollo Social habló del interés por “lograr un equilibrio mínimo en las oportunidades de todas las personas, y lamentablemente en los pueblos originarios, sobre todo en la provincia, están lejos de ese piso mínimo de oportunidades”.

Pablo Farías dijo que para que la “integración exista realmente, necesitamos un pie de igualdad, que no puede darse mientras la mayoría de los pueblos originarios de la provincia sigan sumidos en la pobreza, que es lo que queremos lograr con este y otros programas, que salgan de la pobreza, que se incluyan a la sociedad y que tengan las mismas posibilidades que otras personas”.

Mientras, el director provincial de Pueblos Originarios y Equidad, Raúl Britos comentó que desde hace tiempo “soñábamos con que los chicos entraran a la universidad. La mejor forma de pensar la integración, de respetar las diferencias, dejar de hacer guetos, dejar de hacer discursos, y desgarrarnos las vestimentas por los pueblos originarios, era potenciar, trabajar y construir desde este ámbito y hacer todo lo posible a nuestro alcance para que la educación sea permanente. Y la universidad era un desafío que teníamos”, por lo que expresó su satisfacción tras la firma del convenio.

El origen del proyecto

El titular de esta secretaría, Julio Theiler dijo que “hay muchas organizaciones concurrentes para que en la UNL hoy estemos comenzando con esta propuesta educativa”.

Theiler explicó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) posee una línea de financiamiento de formación y capacitación para ciudadanos de América Latina. Uno de sus programas de capacitación esta destinado para jóvenes indígenas y afro-descendientes, llamado IALS, y que es coordinado por la Universidad de Georgetown.

“A pedido del BID, esta universidad hizo extensiva esta experiencia a otras instituciones de educación superior de América Latina, y la UNL se presentó al concurso internacional, siendo seleccionada junto con la Universidad de Santamaría (Colombia)”, comentó.

“Con esta iniciativa desarrollamos una propuesta educativa destinada a jóvenes sudamericanos oriundos de pueblos originarios y de comunidades afro-descendientes, lo que fue todo un desafío. Así construimos la propuesta llamada Tecnicatura en Administración de Empresas Agropecuarias, que será dictada desde el martes 19 en Esperanza, para la cual ya hay 20 alumnos de Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia, quienes vivirán en esta ciudad durante dos años cursando la carrera”.

Entre esos alumnos están los estudiantes santafesinos. “Vimos la necesidad de pensar en nuestra región, e interesamos al gobierno provincial de donde obtuvimos gran eco para rubricar este convenio”, aseguró Theiler.

Por su parte, el rector de la UNL, Albor Cantard, destacó que “no es común, sobre todo en la administración pública, encontrar la ejecutividad y celeridad con la que pudimos concretar este convenio. Teníamos un plazo muy cercano, porque el 19 comienzan las clases, y en menos de 30 días se redactaron las cláusulas, se eligió a los cinco alumnos que tomarán el curso y se firmó el convenio”.

Finalmente, José María Iñet, Autoridad Tradicional de pueblo Mocoví, rescató que “hay infinidad de posibilidades de crecimiento conjunto. Es una enorme alegría para mí que los chicos indígenas, o aquellos que tengan pocas posibilidades, hoy las empiecen a tener”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *