La apicultura también sufre
Apicultor del pueblo de Sarmiento Crédito: El Santafesino
La Región
Redacción El Santafesino
04/02/2009
actividad apícola apicultura Trebolar

La apicultura también sufre

La apicultura santafesina no levanta cabeza. Tras varios años de dificultades, el sector vuelve a padecer problemas en su dinámica productiva, esta vez, producto de la prolongada sequía que golpea a la provincia.

Para tener una dimensión de esta realidad, El Santafesino consultó a Martín Rubiolo, apicultor de la localidad de Sarmiento, departamento Las Colonias. Integrante del establecimiento apícola Trebolar, el joven explicó que el sector “viene sufriendo en los últimos tiempos ya sea por inundaciones y sequías. La verdad que 2008 se vio muy afectado, máxime si sumamos la crisis financiera internacional” añadió.

Puntualmente, el clima seco disminuye la oferta de néctar ante la menor cantidad de floraciones, y la abeja no tiene donde pecorear ese néctar y, por lo tanto, produce menos miel. “Los últimos años se producían entre 25 y 30 kilos por colmena, hoy no se llega ni a 15 kilos” reveló Rubiolo.

El apicultor se refirió acerca de las dificultades que tiene el sector para acceder a ayudas económicas. “A nivel institucional, se está tratando de crear un consejo y llegar a líneas de créditos de manera grupal. En forma individual, se hace muy difícil. El productor pequeño tiene muchas dificultades” advirtió.

Sarmiento tiene casi una decena de apicultores y la tendencia, como para el resto de la zona, continua siendo negativa. Rubiolo calcula que la última cosecha buena fue en 2004. De ahí, a la fecha, “venimos teniendo sobresaltos”.

Trebolar es una empresa familiar que vende su producción a exportadores pero también apunta al mercado interno. Fracciona parte de su producción que tiene destino en supermercados y dietéticas de Santa Fe, Buenos Aires y Rafaela.

Finalmente, Rubiolo recordó que con las inundaciones brindó ayuda ante la pérdida de colmenas. “En este caso, no tenemos salidas mediante subsidios o créditos. En nuestro caso cosechamos, pero hay otros apicultores que no cosecharon nada. Entonces, el futuro no es muy promisorio. La actividad apícola tiene altibajos y es una actividad que requiere condiciones de producción, pero en este caso no acompaña el clima. Hace falta la presencia del Estado para que el sector no quede desamparado” concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *