La central atómica Atucha II sumará 745 MW al sistema eléctrico nacional
La central Atucha II Crédito: Prensa Argentina
Política
Redacción El Santafesino
19/02/2015
Atucha II central atómica Programa Nuclear Argentino

La central atómica Atucha II sumará 745 MW al sistema eléctrico nacional

Cristina Fernández de Kirchner encabezó el acto de puesta a marcha a pleno de la Central Nuclear Atucha II – Néstor Kirchner, obra que requirió una inversión de más de 13.000 millones de pesos. Allí le dio la instrucción al operador para que la potencia pase del 99 al 100 por ciento, desde el centro de operación de la Central Nuclear Atucha II- Néstor Kirchner.

La piedra fundamental de esa central nuclear se colocó en 1982. Sin embargo, desde 1994 su construcción estuvo paralizada. En 2006, bajo el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner, como parte del Programa Nuclear Argentino, se reinició la obra civil. En 2011 finalizó la construcción y se dio inicio a las tareas para la puesta en marcha de la planta.

La planta se emplaza en la localidad de Lima, a 115 km de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de una central nucleoeléctrica con una potencia de 745 MW eléctricos que funcionará a base de uranio natural y agua pesada, enriqueciendo la diversidad de la matriz energética del país.

Según detallaron desde el Ministerio de Planificación, por su bajo costo y seguridad, será muy beneficiosa desde la perspectiva productiva. La central necesitará 180 kilos de uranio para generar 700 MW.

Explicaron que “para obtener la misma cantidad de MW utilizando carbón, se necesitarían 12.000 toneladas o bien 3.200 m3 de gas natural diarios. Su turbogrupo es la máquina de mayor potencia del Sistema Argentino de Interconexión (SADI)”.

La Central Nuclear Néstor Kirchner se convirtió en la principal fuente de empleo de la región, ya que llegó a ocupar más de 6.900 trabajadores.

Repercusiones políticas

Julio De Vido afirmó que “gracias a la gestión de Montamat y otros exfuncionarios que paralizaron Atucha II, Argentina perdió más de diez mil millones de dólares entre 1994 y 2003 al no contar con esos 745 megavatios de generación de base”.

De esta manera, el ministro salió al cruce de las declaraciones de ex secretario de Energía durante la presidencia de Fernando De la Rúa, Daniel Montamat, publicadas en el diario Clarín, en relación a supuestos sobrecostos en la construcción de Atucha II y que “la Presidenta la inauguró tres veces”.

El ministro aseguró que “en el año 2003 el símbolo del estado de la Central Atucha II era una carpa con materiales oxidados y abandonados hacía 10 años. Ese fue el resultado de la gestión acumulada de los ex funcionarios que critican ahora el alcance de plena potencia de la Central Nuclear Néstor Kirhcner. Asimismo la situación era aún más complicada porque el proveedor de la tecnología, Siemens, había abandonado hacía años la actividad nuclear.”

“Hubo que hacer una planificación nueva y detallada, reconvocar especialistas y trabajadores, formar nuevos profesionales, obreros y soldadores nucleares. Asimismo se convocó e involucró decididamente a las empresas nacionales. En el año 2003 había cero empresas nacionales calificadas en el sector hoy hay 129. Este arduo e incesante para poder revertir el abandono de Atucha II y relanzar las obras llevó casi 3 años hasta el 2006. Fue un trabajo durísimo pero con resultados impecables.”

“Desde el año 2006 se invirtieron 18 mil millones de pesos que en un 70 por ciento corresponden a mano de obra altamente especializada que hubo que recuperar y formar luego de la debacle en que dejaron el sector las políticas neoliberales y antinucleares de Montamat y los exsecretarios” y detalló que se ocuparon 42 millones de horas hombre, desde 2006 y 6 mil puestos de trabajo con un pico de 7.200 en Agosto de 2010, además de que se formaron 1.300 soldadores nucleares, 242 técnicos, 187 jóvenes profesionales y se recuperaron 800 especialistas”.

“Es falso decir que la Presidenta la inauguró tres veces: en el acto del año 2011 se anunció el fin de las obras civiles y el inicio de las pruebas de los más de 566 subsistemas de la central que evalúan el funcionamiento de cada sector, proceso que culminó con la exitosa puesta en funcionamiento del reactor, denominada primera criticidad, la producción de vapor y la generación de energía, que se alcanzó durante junio de 2014”, explicó De Vido y destacó que se tardaron 32 dos meses para la puesta en marcha, plazo completamente razonable cuando internacionalmente se considera que puede extenderse por 48 meses”.

“Desde la puesta en funcionamiento del reactor, la producción de vapor y la generación de energía eléctrica, que se alcanzó durante Junio de 2014 hasta alcanzar plena potencia el 18 de Febrero de 2015 pasaron 8 meses, plazo que se ubica entre los plazos más eficientes registrados entre las más de 400 centrales nucleares que se han construido y puesto en marcha en el mundo hasta ahora”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *