La pérdida de la memoria por Alzheimer
La pérdida de la memoria por Alzheimer

La pérdida de la memoria por Alzheimer

“Demencia significa que hay un impedimento de la actividad mental cognoscitiva [del conocimiento] al punto que afecta la habilidad de funcionar normalmente. Hay de 80 a 100 causas diferentes de demencia. Después de los 65 años, la causa más común [65 por ciento] de demencia es la enfermedad de Alzheimer”, dice el Dr. Ranjan Duara, profesor de Neurología graduado en la India, Gran Bretaña y los Estados Unidos, y Director del Centro Wien para el Mal de Alzheimer y Desórdenes de la Memoria en el Mount Sinai Medical Center / Miami Heart Institute, de Miami Beach, Florida.

“Hay que aclarar que estar demente no tiene nada que ver con estar, ‘loco’, término este que no usa la medicina moderna”, aclara la Dra. Amarilis Acevedo, diplomada de la Academia Americana de Neuropsicología Clínica y afiliada al mismo centro hospitalario. “Demencia es sinónimo de deterioro cognoscitivo, no de locura”.

El Dr. Duara explica que para estar completamente seguros sobre el diagnóstico de Alzheimer, se saca tejido cerebral [biopsia], pero eso casi nunca se lleva a cabo; o por medio de una autopsia, en un cadáver. Lo que sí es común es el diagnóstico clínico, que aunque no da al médico certeza absoluta sobre el Alzheimer, permite el diagnóstico correcto en más del 90 por ciento de los casos.

“Además de las pruebas de la función mental, realizamos scans del cerebro para determinar si existen derrames o tumores cerebrales; y un examen de sangre para determinar otras enfermedades o deficiencias que también pueden ocasionar pérdida de la memoria”, expone el Dr. Duara.

El experto aclara que existen nuevos medicamentos para tratar [o retrazar] el Alzheimer, los cuales son más efectivos cuando se administran durante un estado temprano de la enfermedad. Algunos de ellos son Aricept, Exelon, y el más recientemente aprobado, Reminyl. Sin embargo, lo más nuevo y prometedor son las investigaciones para descubrir los mecanismos genéticos y químicos relacionados con la función cerebral que generan el Alzheimer. Cómo

resultado de estas investigaciones se está desarrollando una vacuna, pero aún es experimental.

Ahora se sabe que hay factores que se pueden controlar para prevenir el Alzheimer, tales como educarse a temprana edad, ya que los cerebros activos tienden a padecer menos este mal; combatir la depresión, evitar el aislamiento social, aumentar la actividad física y mental, y dejar el cigarrillo, el alcohol y las dietas altas en grasa.

Por último, la Trabajadora Social y Coordinadora de Educación del Centro Wien, Marina Bravo, advierte que “los familiares que cuidan de los pacientes de Alzheimer también necesitan orientación y apoyo emocional”.

*Alfredo Arango, Writer-SALUD MIAMI

alfarango@aol.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *