La política de subsidios se vuelve en contra de Santa Fe
La política de subsidios se vuelve en contra de Santa Fe
Economía
Redacción El Santafesino
02/09/2008
agroalimentos energía Fundación Libertad política de subsidios transporte

La política de subsidios se vuelve en contra de Santa Fe

La arquitectura de los subsidios en la Argentina es compleja y el esquema de distribución, esencialmente, asimétrico e inequitativo. Empujado por un contexto macroeconómico de precios y tarifas congelados, el estado delineó de un tiempo a esta parte una estrategia de subsidios destinados a solventar el funcionamiento de ciertos sectores estratégicos de la economía: la energía, el transporte y los agroalimentos.

La comprobación se desprende de un estudio sobre subsidios a sectores económicos presentado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) de la Fundación Libertad. Una de las conclusiones más interesantes de las expuestas por el trabajo reside en la que advierte respecto al exponencial crecimiento de los subsidios en apenas dos años, cuadriplicándose entre 2005 y 2007 y pasando de $3500 M a $14600 M.

Buena parte de estas asignaciones las absorbe el sector energía, que se lleva un 57% de la torta. Le siguen el transporte con cerca de 29% y los agroalimentos, cuyo índice trepa al 8%. En el primer sector subsidiado, se destaca con particular peso específico la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) que recibió entre 2005 y 2007 montos por $6700 M. En el rubro transporte, entretanto, los trenes de pasajeros suponen para el Estado argentino un desembolso diario de $9 M. Aunque toda la atención se la lleva el caso de LAFSA, línea aérea oficial que nunca puso en el cielo un solo vuelo pero se tradujo en un gasto de $39 M.

Otro desequilibrio de importancia que refleja el estudio del IEE es el de la profunda asimetría que existe en el plano de la distribución regional de los subsidios. La provincia de Santa Fe, en este sentido, sufre con particular intensidad, en la salud de su economía, los efectos de este desajuste. Hay un ejemplo que ilustra con claridad cristalina esta situación. Un colectivo santafecino recibe a diario $4000 pesos en materia de subsidios, mientras que en la Capital Federal percibe, como mínimo, el doble.

En la provincia de Santa Fe, el subsidio por pasajero es de $0.38. En Buenos Aires, el guarismo está próximo a triplicarse: $1.21. Esta realidad fáctica coloca a nuestra provincia en los últimos escalones de la escala de subsidios, ubicándose sólo por encima de la parte de Buenos Aires que excluye el área metropolitana y Neuquén. En provincias como Santiago del Estero, La Rioja y Río Negro, más del 50% del boleto está subsidiado.

Las proyecciones para este año indican que el nivel de subsidios, probablemente, alcance los $35000 M, lo que se traduce en más de dos veces el superávit proyectado para el año o el equivalente a la mitad del aumento esperado de la recaudación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *