La situación económica y la alta oferta afectan los precios de las carnes
Fuente: Prensa FIFRA
Agro
Redacción El Santafesino
14/08/2019
cadena ganadera carne vacuna Feedlots inflación

La situación económica y la alta oferta afectan los precios de las carnes

El precio del pollo acorta la brecha contra la inflación mientras que las demás carnes comienzan a perder la carrera. Alta oferta y menos poder de compra afecta a los valores en el mostrador y en la cadena ganadera.

El consumo interno le puso un freno al precio de la carne y eso afecta al valor de la hacienda en pie. Es muy probable que hasta que no se produzca una reducción en la oferta, es decir, hasta que los feedlots vacíen sus corrales, la oferta sea más que suficiente para un consumo bien abastecido y con restricciones en su poder de compra.

El informe del IPCVA indica que en julio el precio del pollo mantiene una suba de 70% respecto de igual mes de 2018. Sin dudas le gana a la inflación, pero se viene achicando una brecha que supo ser de casi 100%.

En el caso de la carne vacuna el aumento interanual es de 53%, empata a la inflación aunque con perspectivas de terminar perdiendo la carrera.

El cerdo, que se vende con valores inferiores a los de la carne vacuna, guarda una mejora del 50%.

Pese al incremento en las exportaciones de carne vacuna, la demanda interna se encuentra bien abastecida de carne. La suma de la oferta bovina (50 kilos hab/año), la de pollos (46/47 kilos según dicen los directivos de Cepa) y la de cerdos (15 kilos por hab/año) suma 111/112 kilos a los que se debe agregar un aporte aunque muy menor de carne ovina que da un total de 113 kilos. La alta oferta se encuentra con una demanda afectada por la crisis económica y por eso se planchan los precios de toda la cadena ganadera.

El abastecimiento interno sigue en niveles altos

A pesar del crecimiento notable de las exportaciones la producción de carnes de este año permite una consumo promedio de las cuatro principales (vacuna, aviar, porcina y ovina) de 113 kilos por habitante/año.

La demanda interna de carnes sigue bien abastecida. En el caso de la producción de carne vacuna en el primer semestre alcanzó a 1,5 millón de toneladas, descontadas las exportaciones que vienen creciendo a paso más que firme el consumo dispuso de 50 kilos por habitante.

La producción de pollo también mejora. Entre enero y junio se produjeron 1,05 millón de toneladas y el consumo según el ministerio de Agricultura fue de 42 kilos aunque de acuerdo con las estimaciones del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas en los últimos 3 meses (mayo a julio) la demanda dispuso de 46/47 kilos.

El sector porcinos, que arrancó con sus primeras exportaciones, produjo en el primer semestre de 310.000 toneladas res con hueso y con consumo fue de 15 kilos.

Queda agregar lo ofertado por el sector ovino que generó un consumo promedio de 1,2 kilos por habitante/año en el primer tramo del 2019. El sector productivo junto con funcionarios provinciales y nacionales viene trabajando para desarrollar la cadena y contar con más salas de faena de esta especie que ya tiene algo de presencia en cadenas de supermercados de las grandes ciudades.

El acumulado de las cuatro carnes da un consumo total de 113,5 kilos si se toma en cuenta el dato de Cepa respecto del consumo de pollos o de 107 kilos si se cuenta el de Agricultura. En cualquiera de los dos casos el abastecimiento está garantizado en niveles altos y con precios que están perdiendo la carrera contra la inflación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *