La solidaridad no tiene límites
Viaje solidario desde Felicia al Chaco Crédito: Gentileza
La Región
Redacción El Santafesino
03/01/2011
Felicia Grupo Solidario Santa Sylvina

La solidaridad no tiene límites

Bajo el lema Grupo Solidario Felicia, el 29 de Agosto las sonrisas y la alegría acompañada del asombro y la sorpresa viajó desde Felicia hacia la Escuela 344 “Miguel Cané” de la Colonia Jacarandá Sur (Las Tablas) Santa Sylvina (Chaco). Allí llegó una tonelada de mercadería, ropa, juguetes, útiles escolares, juegos didácticos, 125 pares de zapatillas y dinero en efectivo para comprar agua.

Sí, como se lee, no tienen agua, solamente un aljibe. No hay un baño instalado, no hay una perforación, no solamente falta el fluido para la higiene de sus 30 alumnos sino también para sus docentes. Es inconcebible que en este siglo haya escuelas en las cuales los niños y el personal deban ir al baño llevando el agua en un balde.

¿Cuál fue el contacto y por qué Felicia? Marcela Rocchia actual docente de la escuela y oriunda de esta localidad preocupada por las necesidades de sus pequeños alumnos comentó la inquietud de buscar a alguien que apadrine su escuela, a su cuñada que vive en Felicia, a la vez esta lo comenta con gente integrante de Cáritas, la cual dice que sí enseguida, pero a la vez buscan ayuda y así se integra el Grupo de los Motoqueros, gente muy joven dispuestos a trabajar.

Grande fue la sorpresa para todos con la reacción y aceptación de la comunidad al enterarse del porque y para que de todo esto. Así fue que a través de los negocios y los medios de comunicación, el cable y la FM se logró juntar las donaciones las cuales desbordaron nuestra capacidad de asombro. Por eso se decide ser el “Grupo Solidario Felicia” por ser la comunidad entera que hizo posible esta cruzada.

La caravana viajó 492 km. 14 automóviles y dos motos, 60 personas hicieron el recorrido y vivieron la experiencia de quitarse las vendas de los ojos y ver que no todo es verdad de lo que se quiere hacer ver, que la impotencia y la vergüenza ajena se te clava en el corazón al encontrar escuelas rurales en estas condiciones. Verdad reflejada en esos ojitos de asombro de niños que carecen de lo básico, esos ojitos de alegría por compartir una golosina, jugar con un payaso, saltar en un castillo inflable o comentar bajito “Las zapatillas son nuevas, tenemos cuentos para leer y lápices para escribir y pintar”, “Ahora sí Seño vamos a venir todos los días a la escuela”

Realmente el Grupo Solidario Felicia llevado adelante por Mercedes Ferrero, Alejandra Butarelli, Verónica Fontanini, Mario Franconi y Nicolás Ferrero son padrinos del corazón. Un grupo que velará por esta Escuela hasta que sea necesario, allá en Santa Sylvina, Chaco, hasta que las autoridades entiendan que las escuelas son prioridad así estén a 10 km o a 1000 km. Gracias a la comunidad de Felicia por tener el corazón abierto a tanta necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *