La UNL tiene su propio programa de uso racional de la energía
La UNL tiene su propio programa de uso racional de la energía
Cultura
Redacción El Santafesino
17/02/2008
ahorro energético crisis energética Seguridad Eléctrica

La UNL tiene su propio programa de uso racional de la energía

En sintonía con diferentes acciones llevadas a cabo en todo el país y en respuesta a una crisis innegable, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) creó su propio programa del uso racional y eficiente de la energía, mediante el cual pretende no sólo disminuir el consumo sino especialmente crear conciencia entre sus trabajadores sobre la importancia de cuidar el recurso.

El programa forma parte de la primera resolución que firma el rector Albor Cantard, y –además de fundamentaciones- incluye un listado de “medidas mínimas de ahorro de energía”, que serán informadas a todo el personal. Allí se incluyen acciones básicas como apagar las luces innecesarias o las PC al terminar la jornada laboral, o graduar los equipos de aire acondicionado en 25 grados en verano y en 20 en invierno.

Pero además de ese conjunto de acciones, el programa prevé también un “plan de educación para el ahorro energético”, con lo que se buscará crear conciencia entre toda la comunidad universitaria, sean docentes, estudiantes, no docentes y personal, y cambiar hábitos y actitudes de uso.

“Tratamos de inculcar que el ahorro energético debe ser un compromiso que la comunidad universitaria en su conjunto, consciente y preocupada por la calidad de vida, puede hacer para reducir los impactos del uso de la energía y de esta manera contribuir a mejorar las condiciones de trabajo, seguridad y economía en la UNL”, indica el escrito en sus consideraciones iniciales.

El “Plan de Ahorro de Energía y Seguridad Eléctrica en la UNL” fue elaborado por el Programa de Seguridad y Vigilancia y la Secretaría de Bienestar Universitario, en tanto que la instrumentación de las acciones estará a cargo de la Dirección de Obras y Servicios Centralizados.

Algunas acciones

Entre las acciones principales del programa, se incluye el recambio total de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo -que ofrecen la misma iluminación y consumen un 75% menos de energía- durante el primer semestre del año.

El listado de acciones básicas incluye: apagar todo el equipamiento una vez que deja de utilizarse (fotocopiadoras, monitores, impresoras); configurar las opciones de energía de la PC para que el apagado sea automático a los 15 minutos de inactividad; utilizar persianas existentes que bloqueen las radiaciones directas del sol; no utilizar estufas de cuarzo en invierno (consumen más energía que los equipos de aire acondicionado); apagar los expendedores de agua caliente y fría cuando no se utilizan; y no dejar cafeteras eléctricas u hornallas en cocinas en proceso de calentamiento permanente.

El programa también contempla una mejora en las instalaciones eléctricas, una actividad que se implementa en la UNL desde hace algunos años. En este sentido, se plantea cambiar, reemplazar y/o modificar las instalaciones eléctricas existentes con el objetivo de lograr que sean plenamente seguras, y refuncionalizar las instalaciones eléctricas en edificio de interés histórico patrimonial. En este sentido, la institución ya viene trabajando en la instalación de disyuntores y protecciones para la eliminación de pérdidas y protección de vidas, lo que redunda en ahorro energético, el aumento de la seguridad y menor riesgo de generación de incendios”, indica el documento.

“Ahorrar energía es cuidar el medio ambiente y ahorrar dinero, aplicando para ello la reglamentación vigente en la ejecución de las instalaciones eléctricas y logrando a la vez la seguridad de las personas y del patrimonio”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *