Las nenas acá y los varones allá
Las nenas acá y los varones allá
Opinión
21/01/2004

Las nenas acá y los varones allá

A partir de los 9 años los niños descubren que son miembros de la sociedad, sociedad formada por sus pares con los que comparten intereses parecidos, secretos y fundamentalmente hacer cosas juntos, piensan que se puede más en grupo que solos. Estos grupos son generalmente entre varones y mujeres.

Es en esta época donde los varones se interesan por los deportes, organizan excursiones y coleccionan cualquier cosa ,desde figuritas hasta insectos; en cambio las nenas se ocupan por los vestidos, las fiestas, la música e inventan códigos secretos para que nadie entiendan sus charlas.

Un niño de esta edad toma conciencia de su mundo real el que está lleno de emociones con amigos, planes y recuerdos. Ahora el niño se interesa por expresar características vinculadas al sexo y diferenciarlos, por ejemplo, los varones con pantalones y las nenas con polleras, adquieren cierto sentido por los detalles, pero frecuentemente pierde el movimiento, ya que podemos ver mayor rigidez en la figura humana, aunque cada parte del cuerpo no pierde su significado si lo separamos del resto. Desarrolla una mayor conciencia visual y ya no emplea la exageración u omisión para darle importancia a algunas cosas, sino que usa otros medios como acumular detalles en ciertos lugares que quiere resaltar.

En los dibujos de esta etapa no hay interés de mostrar luz y sombra, movimientos, pliegues ni arrugas en la ropa, sólo se dedican a caracterizar su ambiente. Las niñas suelen centrar su interés en los dibujos de animales, en espacial los caballos, símbolo de velocidad y de libertad. Los varones en cambio a los automóviles hasta imitan el ruido de la marcha y de las frenadas.

Es en esta época donde adquieren mayor conocimiento de las diferencias del color no por una verdadera percepción visual ya que no señalan los efectos de la luz sobre el color, sólo gozan con ellos.

Adquieren habilidad para distribuir varias imágenes sobre la hoja y todas tienen relación entre sí; descubre que el espacio que queda ente las líneas de base es un plano y por ello descubre también la superposición de los elementos en ese plano, ya que un árbol puede invadir la zona del cielo porque este ahora llega hasta la tierra.

En este período debemos motivar al niño para que acentúe el sentido de independencia social y logre apreciar se persona. La experiencia artística debe ofrecer la oportunidad para expresar su conciencia con respecto al sexo, al conocimiento de él mismo y que satisfaga la curiosidad que tiene hacia el ambiente.

Debemos estimularlo para que utilice métodos de cooperación grupal, podemos despertar su interés aplicando dos métodos el subjetivo que se vale de representaciones en donde la cooperación es importante, por ejemplo, “Yo ayudo a un niño herido” y el otro el objetivo, cuando el grupo entero trabaja en un mismo proyecto “Pintamos un mural”.

Debido a que descubre el plano en esta etapa, el mejor material es la témpera, la que puede ser preparada por ellos mismos y la que les da la oportunidad de mezclarse para obtener nuevos colores; los papeles lo ayudan para superponer formas en ese plano, la arcilla para proyectos tridimensionales y todos los materiales de desecho que a ellos les resulten interesantes .

*Mónica Mai, Profesora de Artes Visuales de la Escuela Nº 29 Sgto. P. Bustamante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *