Lectura, Libertad, Tecnificación
Lectura, Libertad, Tecnificación

Lectura, Libertad, Tecnificación

¿Máquinas para quiénes?, ¿Máquinas para dónde?, ¿Máquinas para cuántos?. ¿Cómo actuar ante la violencia iracunda de la “pura técnica”, de la pura robótica?

No desesperemos, la lectura estará siempre allí, ALTIVA y SONORA en el acervo vivo de la comunicación humana, como la verdadera ventana abierta para descubrir con ella lo mejor de cada pueblo, lo más importante de la vida humana, de esa vida global que se pretende instaurar, alimentando sensibilidad y sentimientos, en lucha quijotesca, siempre firme y exitosa, contra el vano ruido exterior, exacerbado, masificador.

Voltaire ya decía: “Mediante la lectura nos hacemos contemporáneos de todos los hombres y ciudadanos de todos los países.” Sí, lo decía Voltaire, hace trescientos años.

Por la lectura, las palabras, que pueblan todos nuestros actos, aún al dormir, nos asaltan como rebaños de ininterrumpidas formas expresivas, sonoras y coloreadas produciendo ese eterno efecto emocional y movilizador inexorable mientras sigamos siendo personas. El día que mutemos la cosa, tal vez, será diferente.

Dice Umberto Eco: “Es un hecho que voy repitiendo a los cuatro vientos, que el CD ROOM “no” podrá sustituir al libro… Los libros que sirven para consultar ocupan demasiado lugar en la casa, son difíciles de manejar y costosos. Ellos podrán ser sustituídos por discos multimediales y así habrá más espacio para los libros que sirven para leer…, los que están hechos para ser tomados con la mano, llevarlos a la cama, en barco, allí donde no hay pilas eléctricas…” Bs.As. – La Nación – agosto l995.

Aún cuando recibamos los textos buscados a través de las “Redes de Información”, como dice Eco, siempre según el alcance y el poder económico de las personas, claro está, al imprimirlos y armarlos, volveremos a formar un LIBRO, con hojas y palabras impresas otra vez, volveremos al libro.

Nos asaltan sin embargo y con fuerza, las imágenes desde fuera acompañadas del estatismo personal, nos asaltan en todos los medios de comunicación y entonces no podemos reconocer nuestros propios silencios y no llegamos a detenernos suficientemente en los sentidos plenos de las palabras que las acompañan; no podemos PENSAR.

De este modo, ¿seremos capaces de seguir teniendo ideas propias, lecturas realmente INTERACTIVAS, o en esta vorágine del maquinismo post moderno nos “maquinisaremos”, nos “cosificaremos” hasta petrificarnos atrofiando plenamente el ejercicio de la creatividad particular ? o, como dice R. Bradbury…”cuanto más veamos o aprendamos con el avance de la técnica, más curiosos seremos y, participando, opinando, si nos aseguramos que cada maestro enseñe a los niños a leer y a ser curiosos, los libros jamás, jamás desaparecerán.” Bs. As. NOTICIAS – 5/ 12/ 95.

Nosotros, que hablamos tanto de LIBERTAD,¿sabremos realmente ejercitarla como personas?, ¿sonar por nosotros mismos desde dentro de nuestras resonancias imaginativas y reales?.

Los que describen oscuros horizontes apocalípticos, aseguran la muerte del libro pero , por suerte, no será así, el hombre seguirá necesitándolo, por y con la computadora que es un extraordinario producto de la tecnología pues con ella y para ella necesitaremos la palabra impresa y vivenciada de los libros. Es seguro que seguirán combinándose armónicamente, lo lingüístico, lo sonoro, lo icónico en ese hombre total, personal y creativo que es de por sí lo propio de la naturaleza humana.

Estamos preparados para SABER, para PENSAR, para observar, comprender y desarrollar propuestas prácticas y dinámicas desde el nacimiento.

La tecnología por sí sola, como pura máquina de comunicar, sin la respuesta, sin el sentimiento activo del hombre, no podrá cambiar el rumbo de la educación de este nuevo siglo que ya casi está con nosotros.

Sí, el uso de esta tecnología combinada, inteligente, dialogal, INTERACTIVA con el hombre y por supuesto para todos los hombres no sólo para quienes puedan acceder cotidianamente a ella.

“Ha llegado el momento de reflexionar sobre los efectos de la transmisión electrónica de los textos… Ello puede producir lo peor o lo mejor… La posible conversión electrónica de los textos no debe significar de ninguna manera la relegación, el olvido, o peor, la destrucción de los objetos que los han portado…” CHARTIER,Roger-Bs.As. CLARÍN – agosto l995.

Dice Cristóbal Sarria, crítico literario español: “Gracias a la lectura y a los libros me he sentido más hombre y más hermano de los hombres…, comparto estas palabras con Tomás de Kempis quien dijo: He buscado en todas partes el sosiego y no lo he encontrado sino sentado en un rincón con un libro en la mano”. Es seguro que, en verdadera ARMONÍA, avanzaremos tecnológicamente y viviremos expresivamente.

Bibliografía

* ECO, Umberto – “Acto de inauguración de la Escuela de Libreros de Venecia.” Gazeta No. 4 – Bogotá – octubre l984.-

* CHARTIER, Roger – “Hace 700 años la cultura era más audiovisual que hoy”- Bs. As. Clarín – 30-7-95.

* SMITH, F. “La computación, promesa y amenaza para el aprendizaje de la lengua” en:

* “De cómo la educación apostó al caballo equivocado”.- Bs. As., Aique, l994.

* ASIMOV, Isaac – en : “Revista muy interesante”-Bs. As. Octubre, l987

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *