Llamado contra el negocio de la educación
Llamado contra el negocio de la educación

Llamado contra el negocio de la educación

“Si la educación superior es regulada por la Organización Mundial del Comercio (OMC) como un servicio comercial más, se puede legítimamente preguntar para qué servirán los gobiernos nacionales. Si se acepta la propuesta, cualquier Estado que no cumpla con los compromisos firmados con la OMC podrá ser condenado a pagar indemnizaciones a los empresarios o industriales de la educación que se consideren perjudicados y estará sujeto a represalias de los países proveedores de enseñanza, en especial de la enseñanza por Internet”. Así destaca Marco Antonio Rodríguez Dias, un prestigioso académico brasileño, a partir de cuya conferencia presentada en la III Cumbre Iberoamericana de Rectores de Universidades Públicas se firmó en abril de este año la llamada Carta de Porto Alegre “Llamamiento contra la transformación de la educación en mercancía”.

El debate se trasladó a la Reunión de Rectores de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM), que nuclea a 15 instituciones de educación superior públicas de Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile y Argentina. Los rectores, reunidos en la Universidad Nacional del Litoral con sede en Santa Fe, debatieron el tema y discutirán hoy estrategias comunes para alertar a la comunidad sobre las nefastas consecuencias de estos procedimientos y solicitar a los gobiernos de cada país que no suscriban ningún compromiso en esta materia en el marco de la OMC.

“Nuestros gobernantes, ni enterados”

Durante el debate, el rector de la Universidad Federal de Santa Maria (Brasil), Prof. Paulo Jorge Sarkis, relató las declaraciones contrarias que surgieron desde distintas organizaciones de universidades de todo el mundo, tanto de Estados Unidos, Canadá y Europa como de Latinoamérica, y señaló que en todos los casos, cuando fueron consultados los gobernantes acerca del acuerdo firmado “la mayoría reconoce haber aprobado el acuerdo sin tener toda la información y sin conocer las consecuencias que implican en el terreno de la educación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *