Mano a mano con un Súper Campeón
Leandro Chichizola, arquero de River Crédito: Archivo

Mano a mano con un Súper Campeón

Es Leandro Chichizola, flamante campeón del fútbol argentino y gran figura en los partidos decisivos de su equipo para la obtención del título. Desde Buenos Aires, el arquero habló con El Santafesino y contó sobre lo que siente acerca de este buen momento que atraviesa.

Humilde, sacrificado, trabajador, persigue siempre metas fijas que él mismo se propone y que, al fin y al cabo, aunque haya escollos que traten de impedirlo, sabe que va a lograr. Así llegó donde está y es por eso que en la estrella Nº 35 de uno de los Clubes más importantes del país, él tendrá su rol protagónico pese a que su modestia y sencillez reconozcan que, “todos fuimos importantes. Los que jugaron más y los que veníamos de atrás. El equipo siempre respondió de la mejor manera, no sólo cuando me tocó a mí; sino que todos los que entramos lo hicimos bien. Armamos un muy buen grupo y es por eso que las cosas se dieron así”, y continuó, “es un momento histórico para mí. Ganar 2 copas en una semana (Torneo final y Supercopa) no pasa todos los días y creo que mi mejor momento futbolístico lo estoy pasando con estos logros”, finalizó Leandro.

Sin dudas uno de los momentos más importantes del campeonato de River fue el penal que, en minutos de adición, Chichi le atajó a Sebastián Saja para que el “Millonario” se quede con la victoria ante Racing. “Fue una alegría enorme. Sentí un estallido de todo el estadio. Veía que todos mis compañeros me venían a abrazar y lo primero que atiné fue abrazarlos y festejar aunque no caía todavía. Era importantísimo ganar y habíamos hecho las cosas bien para quedarnos con el triunfo. Afortunadamente se dio y sirvió mucho para quedarnos, al final, con el campeonato”, aseguró el arquero que, muchos aseguran, fue la figura del torneo.

Detrás de todo deportista, de toda persona, existe una familia. Leandro se desprendió muy joven de su casa; pero el apoyo incondicional de sus padres, Virginia y Norberto (Pepe), y de sus hermanos, Agustina y Nicolás, ha sido de gran ayuda para nunca bajar los brazos. “Desde el primer día que decidí irme, siempre estuvieron conmigo. Siempre me apoyaron, respetaron mis decisiones, me aconsejaron. Aunque no sea físicamente, ellos siempre están y uno se da cuenta y lo valora un montón. Es algo que todos necesitamos y yo afortunadamente lo tengo”, aseguró.

Amante de la pesca, de la música, cada vez que vuelve a su ciudad trata de dividirse en cuantas partes sea posible para hacer todas las cosas que estando lejos no puede. Muy querido en San Justo, logró que más de un hincha de Boca Juniors festejara sus intervenciones sin importar los colores. “Me pone muy contento que la gente de mi ciudad me reconozca de esa manera. Siempre preguntando por cómo me siento o felicitándome cada vez que me toca jugar. Cada vez que voy a San Justo me lo hacen saber y me demuestran mucho cariño. Siento el apoyo de todos ellos y estos logros también van dedicados a todos los sanjustinos que son muy importantes para mí. A través de lo que me cuentan o lo que leo, me voy enterando de todo lo que pasa allá y me importa y me intereso por lo que sucede”, manifestó Leo que, para destacar, con escasa edad y cuando otros piensan sólo en vacaciones, organiza en su corto momento de receso el evento solidario más importante de San Justo.

Desde los 15 años en River Plate, y antes, 2 años en Unión, Leandro sabe de sacrificio y esfuerzo. Con 24 años, del plantel campeón, es uno de los que más historia tiene dentro de la institución de Núñez donde ha vivido momentos de alegrías y tristezas. Siempre con la cabeza en alto, sabiendo que “el que abandona, no tiene premio” (como dice su banda de música preferida) Leandro tiene sueños por delante que sin dudas, por su personalidad, nadie va a impedir “Quiero seguir ganando cosas, crecer como futbolista y como persona. Quiero que al momento de ser viejo tenga muchos recuerdos como el de este campeonato que ganamos y me emocione como lo hago ahora”, finalizó el campeón de San Justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *