Más de 1800 policías de la provincia identificaron sus armas
Toman impresión del dígito pulgar a policía para el Registro Balístico Crédito: Prensa Gobernación
Política
Redacción El Santafesino
29/12/2014
policía Comunitaria Registro Balístico Seguridad Vial

Más de 1800 policías de la provincia identificaron sus armas

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe continuó con el proceso de identificación de armas de los agentes de la Policía provincial. En esta ocasión, se trató de 900 nuevos datos provenientes de efectivos que ingresaron formalmente a la fuerza recientemente, lo que alcanza a 1800 en todo el año.

El objetivo de este Registro Balístico de Armas es generar una base central de información útil sobre el arma y su portador. El mismo comenzó a funcionar en agosto cuando se ingresaron al banco los datos correspondientes a las armas de 650 agentes que se incorporaron en ese mes a la institución policial. El trabajo continuó con 200 efectivos de la Policía de Seguridad Vial y 80 de la Policía Comunitaria de las ciudades de Rosario y Santa Fe.

Control

El Registro Balístico de Armas es llevado adelante por la Subsecretaría de Control de Armas, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública del Ministerio de Seguridad. Se trata de una de las acciones definidas en coordinación con el Ministerio Público de la Acusación (MPA) para aportar a la mejora de las investigaciones de diferentes ilícitos.

Con relación a la finalidad de la base de datos, el funcionario a cargo del área, Matías Palavecino, recordó que “otorga a la institución (policial) cierta tranquilidad en el modo y la transparencia con la que se están realizando estas actividades”.

“Básicamente -explicó- nos permite contribuir a la identificación rápida de las armas utilizadas por la fuerza en episodios confusos, incrementando la velocidad del procesamiento y la resolución de los procesos investigativos”.

El mecanismo contempla la registración de los datos del arma y su portador. De la primera se resguarda la ojiva y la vaina disparada, lo que permite identificar cada una según las estrías del cañón y las marcas producidas sobre el casquillo. Del segundo se toman los datos personales, del arma y la impresión del dígito pulgar.

“Se efectúan dos disparos en un cajón recuperador balístico -especificó Palavecino-. Ahí se recolectan la ojiva y la vaina ya disparadas. Cada uno de los disparos se pone en un sobre distinto, identificando al personal con sus datos y los del arma”.

El funcionario destacó que uno de los sobres queda archivado en la Dirección de Asuntos Internos, dependiente de la Secretaría de Control, y el otro es escaneado para confeccionar el archivo que queda a disposición del Ministerio Público de la Acusación.

El proceso continuará en el transcurso de 2015 para el resto de la fuerza policial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *