Medidas para prevenir Leptospirosis y Hantavirus
Medidas para prevenir Leptospirosis y Hantavirus Crédito: Prensa Gobernación
Sin categoría
Redacción El Santafesino
02/10/2012
Endémicas hantavirus leptospirosis

Medidas para prevenir Leptospirosis y Hantavirus

El Ministerio de Salud provincial, a través del Nodo Salud Reconquista, Región 1, detalló las estrategias de prevención para evitar enfermedades endémicas en la zona, ante la presencia de lluvias pronosticadas para esta época del año y la crecida de ríos, arroyos, lagunas y bañados.

“Las medidas de salud pública requieren de la participación de variados actores y, en ocasiones, involucran el accionar de toda la comunidad”, expresó el coordinador del Nodo, Néstor Osti, recordando que “la prevención es un compromiso de todas y todos”, por lo cual dio a conocer herramientas básicas para la identificación y la prevención de la infección por leptospirosis y hantavirus.

En ese sentido, sostuvo que las recomendaciones más efectivas para el control de roedores contemplan la aplicación permanente “de las buenas prácticas de manejo sanitario, a fin de reducir las posibilidades de obtención de alimento y abrigo para estos animales”.

“Las fuentes de alimentos y agua son los elementos más importantes para la mantención de las funciones vitales de los roedores, la obtención de ellos es crítica para su supervivencia, razón por la que estos animales tienen altamente desarrollado el sentido del olfato, lo que les otorga una especial capacidad para detectar la presencia de alimentos, unido a la capacidad de trepar, cavar, y pasar por espacios reducidos, lo que les permite acceder a ellos con gran facilidad”, puntualizó el funcionario provincial.

“Teniendo en cuenta esas características, el limitarles la oferta de alimentos y agua es una de las medidas más efectivas para el control de estas especies” por lo que en toda circunstancia “se deben mantener todos los alimentos almacenados en lugares o envases a prueba de roedores”, indicó el coordinador.

“Es necesario además evitar que restos de alimentos queden al alcance de los roedores, por tanto, se debe impedir su acumulación, lavando en forma inmediata los platos de comida usados y depositando los restos de comida en tarros de basura cerrados, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda. En el área rural, donde es factible alimentar a los animales domésticos con los restos de alimentos, se debe tratar, en lo posible, que éstos sean consumidos de inmediato por los animales, cuidando no dejar restos a disposición de las ratas”, especificó el funcionario.

“Si bien –agregó Osti–, generalmente el acceso al agua es más fácil para los roedores, especialmente en áreas rurales de la zona sur, con abundantes fuentes de este elemento, se debe tener la precaución de mantener protegidas las fuentes de abastecimiento de agua para la bebida, de modo de evitar que ésta sea contaminada por estos animales”.

Leptosppirosis

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana que afecta a animales y a humanos. La bacteria se denomina leptospira, un microorganismo con forma de espiral del cual existen varias especies. Las ratas son los principales reservorios de la enfermedad y eliminan las leptospiras por orina contaminando el medio ambiente, siendo los animales domésticos más afectados, perros, bovinos, porcinos y equinos.

Las personas que en las últimas semanas han estado en zonas inundadas, o que por actividades recreativas y / o laborales se sumergen en agua de arroyos, lagunas, zanjas y fundamentalmente en agua estancada, también tienen la posibilidad de adquirir la enfermedad por contacto de la piel o mucosas con barro, suelos y materiales húmedos (escombros, basura), contaminados con orina de animales.

El hombre se infecta por exposición a agua o consumo de alimentos contaminados y pueden desarrollar una enfermedad que puede variar desde un cuadro parecido a la gripe hasta enfermedad severa con compromiso, hepático, renal y pulmonar.

Después de un período de incubación de 1 a 2 semanas, se presenta síntomas como fiebre, dolores de cabeza o musculares, enrojecimiento de las conjuntivas, salpullido, náuseas y vómitos. En los casos graves y complicados puede presentarse compromiso pulmonar, renal, hepatitis, meningitis.

Ante los síntomas se debe consultar precozmente al centro de Salud más cercano. El médico luego de un examen solicitará pruebas de laboratorio para confirmar o descartar el diagnóstico.

El tratamiento se realiza con antibióticos. El pronóstico en general es bueno, pero existen casos graves.

Para prevenir el contagio hay que evitar el contacto con agua estancada; utilizar medidas de protección adecuadas cuando se trabaja en zonas de riesgo: botas y guantes; mantener el patio y jardín limpios; desmalezar terrenos baldíos; tapar los orificios del hogar por donde puedan ingresar los roedores, eliminar basura y escombros, acondicionarlos para que no se transformen en refugio de roedores; y colocar la basura en recipientes con tapas ajustadas taparla.

Hantavirus

El hantavirus es una enfermedad grave que se propaga a los humanos a partir de roedores y que tiene síntomas similares a un cuadro gripal. Los roedores, especialmente los ratones ciervo, son portadores del hantavirus, el cual está presente en la orina y en los excrementos. El virus no causa enfermedad en los animales portadores. Se piensa que los seres humanos resultan infectados cuando se exponen al polvo contaminado de los nidos o excrementos de los ratones. La enfermedad no se transmite entre los seres humanos.

Las personas pueden encontrar polvo contaminado al limpiar viviendas, barracas y otros recintos cerrados que han estado desocupados durante largo tiempo. Para el hantavirus no existen vacunas y no son suficientes las campañas de desratización.

Las precauciones a tener en cuenta en las casas son el desmalezamiento en un radio de 30 metros; tapar orificios del hogar por donde puedan ingresar los roedores; ventilar y desinfectar los ambientes con agua y lavandina; no dejar sobrantes de comida de animales domésticos en sus recipientes; colocar la basura que ha de ser recolectada en recipientes con tapas a más de 30 cm del piso; de no contar con recolección enterrarla y taparla; y no acumular artículos que sirvan de nido a roedores.

Los trabajadores que realizan control de plagas deben llevar mascaras purificadora de aire capaces de retener partículas de 0,3 micrones; utilizar guantes y botas de goma; lavar todo y desinfectar con agua lavandina y alcohol etílico al 70%; rociar a los roedores muertos con abundante lavandina y desechar el material en doble bolsa plástica; quemarlo o enterrarlo a un metro de profundidad.

En tanto, los turistas no deben usar cabañas o alojamientos cerrados por largo tiempo hasta que hayan sido apropiadamente aireados; no deben colocar carpas o bolsas de dormir en suelos donde observe heces, madrigueras, basureros o pilas de maderas; no dormir directamente sobre la tierra; guardar la comida en recipientes bien cerrados; quemar, enterrar o colocar en contenedores cubiertos toda la basura; usar solamente agua embotellada hervida o clorada tanto para beber, cocinar o lavar vajilla; y no introducir en la boca pasto o palitos recogidos del suelo.

Por último, las recomendaciones incluyen mantener la vivienda y sus cercanías en condiciones de higiene, con el pasto corto, libre de residuos o elementos en desuso así como para la limpieza y baldeado de ambientes invadidos por roedores; ventilar y utilizar soluciones de lavandina o detergente, protegiéndose con botas, guantes de goma y vestimenta adecuada.

Todos los roedores portadores de hantavirus son animales silvestres, habitantes de áreas de vegetación arbustiva y rastrera, que pueden invadir el peri domicilio y locales deshabitados, siendo recomendable reducir la disponibilidad de comida y anidamiento, por lo que se debe guardar los alimentos y el agua en recipientes seguros con tapa cerrada y colocando la basura en tachos con tapa.

Las medidas de control recomendadas para estos casos son las de saneamiento básico habitual para el control de roedores y están orientadas a evitar en lo fundamental, que estas especies encuentren fuentes de alimentos, agua y condiciones favorables para su refugio, reproducción y anidación en las viviendas de las personas o en sus alrededores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *