Monóxido de carbono: mejor conocer para prevenir
Monóxido de carbono: mejor conocer para prevenir
Sin categoría
Prensa Universidad Nacional del Litoral
21/06/2008
átomo de oxígeno dióxido de carbono monóxido de carbono

Monóxido de carbono: mejor conocer para prevenir

Durante la época invernal, son trágicamente comunes las noticias que dan cuenta de accidentes fatales por envenenamiento con monóxido de carbono (CO), un gas incoloro e inodoro causado por procesos de combustión producidos a nivel doméstico, industrial e inclusive por medios de transporte. Pero estos hechos pueden ser evitados, si se toman los recaudos necesarios.

“Una combustión ideal es aquella que produce, a partir del combustible, dióxido de carbono (CO2) y agua. Si todas fueran así no producirían gases tóxicos, pero una combustión perfecta es difícil de alcanzar”, comenzó a explicar Eduardo Miró, doctor en Química y profesor de la Facultad de Ingeniería Química de la UNL. Es en una combustión “imperfecta” cuando aparece, justamente, el “asesino silencioso”, como metafóricamente se ha dado en llamar al CO. “En la combustión imperfecta el proceso de oxidación no avanza hasta CO2 en su totalidad, sino que en parte se queda en monóxido de carbono (CO). Esta molécula es carbón con un átomo de oxígeno y la de CO2 es carbón con dos átomos de oxígeno. Esa pequeña diferencia hace que el primero sea altamente tóxico y el segundo sea inocuo”, dijo Miró.

En esa “mala combustión” también están presentes otros contaminantes, como óxido de nitrógeno y residuos de hidrocarburos, pero “pero el gas más tóxico, más perjudicial para la salud de todo ese pool que se produce es el CO”.

“A nivel doméstico se producen accidentes cuando hay un artefacto precario, por una cuestión de indigencia o economía, o que está funcionando deficientemente o quema mal, y no hay ventilación. El CO se acumula en la atmósfera del hogar y produce la intoxicación de las personas que están allí”, ilustró.

Pero no todos los accidentes a través de estufas o cocinas son producidos por el CO. Puede que haya problemas de ventilación, que el artefacto esté tomando oxígeno directamente del ambiente y no del exterior. También puede suceder que haya una pérdida de combustible como, por ejemplo, gas natural que también puede causar la muerte por asfixia.

Cómo actúa el CO

En el caso del CO, destacó el investigador, los decesos se dan por envenenamiento, ya que “en la atmósfera puede haber suficiente oxígeno pero una pequeña cantidad de CO es venenoso y mata a la persona: uno respira el aire que pasa a los pulmones y luego, a través de los alvéolos pulmonares, pasa a la sangre que transporta el oxígeno por medio de la hemoglobina. Así se oxigenan los tejidos del cuerpo humano”.

Pero es suficiente con una parte de CO en cien de oxígeno para que aquel se combine fuertemente con la hemoglobina. Como consecuencia, la sangre se “contamina” y se produce la muerte porque los tejidos del cuerpo no se oxigenan, continuó el docente universitario.

De todos modos, es suficiente con que la persona intoxicada salga a un ambiente limpio y respire para que la sangre vuelva a tener capacidad de combinarse con el oxígeno. El problema es que la presencia de CO en la sangre produce un adormecimiento, la pérdida de reflejos, y la víctima no puede reaccionar. “Entonces se va muriendo sin darse cuenta”, afirmó.

“Lo típico es que una persona a la mañana se levante, prenda el motor de su auto para calentarlo en un garage cerrado y se quede esperando. Hay mucha gente que ha muerto así, porque el coche emite CO por el caño de escape y el individuo se queda dormido y fallece. Eso no ocurre en la calle, cuando voy caminando o circulando con un auto, porque los niveles de CO son más bajos que el que se produce en el garage. Sin embargo, si bien la persona no se muere, pierde reflejos por el envenenamiento parcial de la sangre, se marea y puede chocar”, señaló.

Precauciones

Al mismo tiempo, el especialista manifestó que para prevenir los accidentes domésticos siempre que se instala un artefacto doméstico se debe comprobar que esté debidamente verificado de acuerdo a la reglamentación vigente.

“Si se pone un artefacto de tiro balanceado, debe tener las condiciones adecuadas de entrada de aire y salida de gases de la combustión. Si no tiene tiro balanceado y funciona directamente descargando los gases en el interior, no tiene que estar ubicado en la zona de los dormitorios y debe haber una ventilación adecuada. Si es un aparato catalítico debe verificarse periódicamente el estado del catalizador. También es importante que los mismos tengan los sensores reglamentarios”, aconsejó.

En el caso de las viviendas que dispongan de otros elementos de calefacción más precarios (hogares, salamandras, estufas a kerosene, etc.), Miró apuntó que es conveniente ayudar a que el aire que consume la combustión provenga del exterior. Esto se logra poniendo el elemento calefactor cerca de una ventana parcialmente abierta para que se consuma un poco del aire del exterior y asegurar que los gases de combustión que pueda emitir el artefacto sean ventilados. Nunca deben utilizarse estos calefactores en zona de dormitorios. “Se pierde un poco de eficiencia en la calefacción, pero es mucho menos peligroso”, culminó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *