Nueva tecnología para controles de alcoholemia
Nuevos alcoholímetros en Santa Fe Crédito: Gobierno de la Ciudad
Política
Redacción El Santafesino
12/08/2009
accidentes alcoholemia Educación Vial

Nueva tecnología para controles de alcoholemia

El Gobierno de la ciudad incorporó nueva tecnología para detectar la presencia de alcohol en sangre en los conductores. Como se sabe, la ingesta de bebidas alcohólicas y la conducción de vehículos es una de las principales causas de accidentes, por lo que detectar tempranamente el consumo de alcohol en quienes conducen, resulta primordial a la hora de la prevención.

La principal característica de los nuevos alcoholímetros es la alta precisión con la que cuentan. El modo de uso se da en dos etapas, el primero es por aproximación: el médico que participa de los controles de alcoholemia realizados por el Municipio acerca -a unos 20 centímetros- el alcoholímetro a la boca del conductor. Si la persona bebió, el equipo lo registra inmediatamente, sin necesidad de soplar una pipeta como en la modalidad anterior.

Si el testeo indica valores prohibidos para conducir (más de 0,5 gramos de alcohol por litro), se pasa a la segunda etapa, donde sí será necesario la utilización de una boquilla. Ésa segunda prueba ratifica el consumo de alcohol.

Una vez que concluye el testeo, el equipo imprime un ticket que indica el valor de graduación alcohólica en sangre; la hora, la fecha y el lugar donde se registró la infracción; el nombre y la matrícula del médico que intervino y los datos del vehículo. Uno de los tickets será para el contribuyente, y otro, junto al protocolo médico, quedará para el Municipio.

Según se informó desde la Secretaría de Control, los alcoholímetros adquiridos son de última generación. Están calibrados por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) y aprobados por la Asociación de Control de Estados Unidos. Países como España, Estados Unidos e Israel, utilizan los mismos aparatos que, a partir de este fin de semana, se incorporan en los operativos en Santa Fe.

Números

Con el objetivo de desalentar la conducta de la bebida alcohólica en los conductores, el Gobierno de la ciudad ha multiplicado durante el último año y medio los operativos de control de alcoholemia.

En ese sentido, desde la Secretaría de Control se remarcó que durante todo el año 2007, se inhabilitó por consumo de alcohol a 247 conductores. El número aumentó en 2008 a 541, y durante los primeros siete meses de este año, ya se alcanzó la cifra de 517 casos positivos. De todas formas, el incremento se justifica en el aumento de los procedimientos de control: durante 2007, se realizaba un operativo por semana; en 2008 se concretaron de 3 a 5, y este año se realizan de 8 a 10.

De acuerdo a lo establecido por el artículo 70 de la ordenanza 7882, que establece el “Régimen de infracciones y penalidades”, conducir “en estado de manifiesta alteración psíquica o de ebriedad o bajo la acción de tóxicos o estupefacientes”, es sancionado con una multa de 200 a 380 pesos. Pero como la sanción implica, además, la retención del vehículo, a esa cifra se le deberá sumar el uso de la grúa, el sellado y la estadía en el depósito de vehículos retenidos. Además, se retiene el carné del conductor por 30 días como mínimo, aunque se puede llegar a los 180 días.

Diferentes estudios han comprobado que quienes toman alcohol tardan más en reaccionar ante un imprevisto y son más imprecisos a la hora de maniobrar. Esta conducta se debe a que los sentidos sufren una alteración en la percepción de las distancias y los tiempos.

Esto se debe a que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central. En principio, produce una sensación de bienestar, ligado a un mayor control de la situación y mayor verborragia. Esta conducta se genera ya que hay una desinhibición de factores biológicos por depresión del sistema nervioso.

Los profesionales de la medicina aseguran que el conductor debe ser consciente de que el hecho de consumir alcohol afecta los reflejos, aunque él no lo note. Es por eso que las distintas legislaciones que regulan el tránsito a nivel global, ponen un límite de 0,5 gramos por litro como valor máximo permitido.

Para tener en cuenta

Con esa proporción, ya existe una peligrosa disminución de los reflejos y del tiempo de reacción del conductor ante imprevistos, aumentando la posibilidad de accidentes de tránsito.

La siguiente tabla ilustra sintéticamente las cantidades de bebida con las que una persona adulta de 75 kg alcanza el límite máximo permitido de alcoholemia. Cabe destacar, que los valores varían de acuerdo al peso, sexo y metabolismo.

* Con dos vasos de cerveza se llega a los 0,5 gr/ltr.

* Vino: una copa y media.

* Champaña: dos copas.

* Fernet: un vaso.

* Whisky: una medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *